Entrevista featured

Jack White y Gary Oldman repiten

11/05/2017P. O'Leary

No es nuevo ver a Jack White metido en el papel de entrevistador para Interview Magazine, recordemos por ejemplo su conversación con la genial actriz australiana Cate Blanchett. El músico ha repetido formato para reencontrarse con Gary Oldman, a propósito del próximo estreno de su último proyecto cinematográfico: Darkest Hour (El instante más oscuro). Por aquí, hasta 2018 no podremos comprobar si su actuación tan feroz y emocionante como la pinta la crítica.
Fuente: www.jackwhiteiii.com

Tampoco es la primera vez que vemos a ambos artistas formar tándem. Difícilmente olvidaremos su colaboración para el evento musical del Webster Hall de NYC en 2012 -patrocinado por la financiera americana de la blue box-. En este nuevo encuentro, ni "placajes" ni labios partidos, solamente conversación de la buena, una clase magistral sobre política e historia.

Gary Oldman dirigiendo el Amex Unstaged protagonizado por Jack White en 2012

Gary Oldman: Jack, ¿cómo estás? 
Jack White: Estoy bien. Si no te importa, voy a hablar como Winston Churchill durante el resto de la entrevista. 
GO: [Risas] Vale. 
JW: [Imitando a Churchill] Este no es el principio de una entrevista, pero puede que sea el fin del principio. 
GO: Fantástico. Eso no aparece en la película, pero obviamente has hecho tu investigación. 
JW: ¿Cómo está, señor? Llevaba tiempo sin hablar contigo. 
GO: Todo bien. Ocupado con cosas. Estoy siendo creativo, que siempre es bueno. ¿Qué hay sobre ti?
JW: He estado grabando en Nueva York, Los Ángeles y Nashville. Nunca había grabado en Nueva York o Los Ángeles antes. He intentado ir a nuevos sitios y encontrarme con músicos con los que nunca había trabajado, para ver si conseguía algo diferente. Estoy llegando a algún sitio. Te mandaré algo. Es buena música para la jardinería, techar o, ya sabes, el apuñalamiento de callejón. [Oldman ríe]. Estoy intentando pensar en algunas buenas actividades para las que la gente no ha escrito canciones todavía. Lo bueno de esta interpretación de Winston Churchill. Tenía que concentrarme en mirarte a los ojos para comprobar que eras realmente tú. Siempre has sido mi actor favorito y no lo digo por decir. La única cita que tuve en el instituto fue para ver Drácula. Solía acudir a cafeterías para participar en debates sobre tu modo de actuar y decía "Cada vez que ves a Gary Oldman, se transforma completamente en alguien al que no puedes reconocer".
GO: Pienso que todo se reduce a que actuar es un antídoto contra el odio a tí mismo. [Ambos ríen].
JW: Voy a apuntármelo. Empezaré a actuar un poco más a partir de ahora. 
GO: Creo que ha sido una salida, una vía de escape. Lo divertido es alejarme de mí mismo y meterme en las características y el comportamiento de otra persona. Proviene de eso de no estar necesariamente cómodo en tu propia piel. Pero el reto de representar a alguien como William Churchill es que hay más material de él del que te puedas imaginar, y definitivamente hay mucho que leer. Junto con Washington, creo que es el que más biografías tiene. Y luego está su propia obra, que son unos 50 libros.
JW: ¿Churchill escribió 50 libros?
GO: No he leído todos, pero me han dicho que cada uno de ellos merece la pena. Cambió de partido político dos veces. Luchó con distinciones en cuatro guerras, sirvió en política durante más de 50 años, creo, y ocupó casi cada cargo político. 
JW: Estás hablando de Donald Trump, ¿no? [Oldman ríe]. No, creo que se puede afirmar con seguridad que ya no tenemos líderes como esos. 
 GO: Defendió la constitución británica, ganó el Premio Nobel de Literatura, pintó 500 cuadros que expuso en la Royal Academy. 


JW: ¿Cuál es el sentimiento general sobre Churchill en Reino Unido en la actualidad? ¿Es una figura controvertida? ¿Es sumamente respetado?
GO: Creo que es ambas cosas. Existe una corriente histórica revisionista, bastante radical, relacionada con Churchill. A menudo se le cita mal o parcialmente. Así que depende de dónde busques la información. La Primera Guerra Mundial no fue costosa solamente en términos de vidas, sino que dejó a Europa herida financieramente. Y luego, por supuesto, poco tiempo después, se produjo un derrumbe económico, que resultó devastador. La gente pensó que la Primera Guerra Mundial fue la guerra que acabaría con todas las guerras. Tras ella, era la paz a cualquier precio. Mientras Churchill estaba investigando para la biografía de uno de sus antepasados, John Churchill que fue el Duque de Marlborough y un gran general, fue a Alemania en 1932 y vio de primera mano lo que estaba ocurriendo allí. Se estaban rearmando. Él dio la alarma en Gran Bretaña y eso chocó demasiado contra la atmósfera de pacifismo imperante. 
JW: También hay gente que no sigue la historia -si avergüenzas horriblemente al perdedor de una guerra, volverás a luchar contra él. 
GO: Y, tristemente, lo hicimos. En las investigaciones de Churchill, cuando estaba escribiendo la biografía, descubrió que había ciertos patrones repetitivos. Él venía de años pensando en la guerra, estudiando la guerra. Estaba pertrechado. Era como un músculo que estaba entrenando mientras Chamberlain agitaba su pedazo de papel por todas partes, diciendo "Paz en nuestro tiempo". Churchill era considerado un belicista. Creo que por eso él es tan reverenciado como odiado. 
JW: Churchill fue la persona perfecta en el momento perfecto. ¿Qué piensas de los imitadores? Cuando observo a un cómico o a un actor imitando a gente, a veces me pregunto dónde está la línea entre alguien que puede hacer una muy buena imitación y alguien que está haciendo una muy buena actuación y sumergiéndose en un papel. Tiene que haber una línea cuando estás haciendo de Churchill. ¿Como sabes si estás traspasando la línea de la imitación?
GO: Tengo un oído relativamente bueno y se me da bien hacer algunas imitaciones. No los estudio, pero pienso que lo que ocurre con los imitadores es que se basan en una fuente particular.
JW: Es decir que, si fueran a imitar al presidente, tomarían algo pequeño, lo exagerarían y lo transformarían en una muletilla.
GO: Sí, o un manierismo físico o algo así. Pero solamente enfocándose en ese pensamiento. Los imitadores tienen que pintar con una brocha gorda porque tienes que ser capaz de percibirlo en un par de segundos. Dices "Ese es un Robert de Niro muy divertido". Como actor miras a distintos aspectos del personaje. Yo intento rodearme completamente por el trabajo. Es como estar en una gran nube y entonces algo de lluvia se filtra. Por ejemplo, no me limito a examinar su forma de andar, sus gestos y su manera de hablar, también su psicología. 

JW: Trabajaste con Dennis Hopper en Chattahoochee (Héroes de papel) [1990], le vi recientemente en Cool Hand Luke (La leyenda del indomable) [1967]. Tiene un pequeño papel en el que hace de loco. Nunca le he conocido así que quizás puedas ilustrarme en esto, pero tengo la impresión de que su manera de ser real es como la de los personajes que interpreta. Como que, si te le encontraras en un bar, dirías -Guau, ese tipo es un personaje-. Pero un actor como tú tiene que convertirse en un personaje. ¿Cómo es trabajar con alguien como Dennis Hopper, actores que no necesitan transportarse a otro mundo, simplemente son ellos mismos?
GO: Bueno, siempre que veo a alguien así, pienso "Cristo, y yo tengo que hacer todo este trabajo". [Risas]. Obviamente, igual que los músicos blues han influido en tus composiciones y tu modo de tocar, yo me fijo en el trabajo de mis héroes: Alan Bates, Tom Courtenay, Albert Finney y definitivamente actores de carácter como Alec Guinness, al que admiro enormemente. Pero mi gusto es muy amplio. Me encanta Cary Grant. Amo la absoluta simplicidad de Gary Cooper. También me fijo en Newman y McQueen, incluso en Redford. Me refiero a que si ves a Redford en All the President’s Men (Todos los hombres del presidente) [1976], es una de las mejores actuaciones de la pantalla. 
JW: Dime por qué.
GO: Está en los ojos. No está alejándose de sí mismo vocal o físicamente, o toda esa clase de artificios. Es algo psicológico. Siempre se lo digo a los estudiantes de actuación, hablamos de actuación telefónica. 
JW: ¿Qué es eso?
GO: Hay un ejemplo en El instante más oscuro cuando estoy al teléfono con Roosevelt. Normalmente no estás hablando con el otro actor, alguien está leyendo las líneas en la habitación o ni siquiera tienes respuesta. Hay gente que es muy buena en eso y gente que no lo es. En Todos los hombres del presidente, hay una escena en la que Redford está cambiando de línea de teléfono, hablando con distintas personas. Dura unos seis o siete minutos. Redford va entrando muy, muy lentamente. Yo les digo a los estudiantes que, si quieren ver actuación telefónica, esa escena es el Miguel Ángel de la actuación telefónica. 
JW: Sé a qué escena te refieres. Él va cambiando de una persona a otra, entre dos tipos que tratan de darle evasivas. Es una escena muy larga. 
GO: Es maravillosa.
JW: Tengo una cosa divertida para ti que podrías hacer la próxima vez que estés en una cafetería o en un aeropuerto. La gente tiene auriculares Bluetooth de esos que parecen que están hablando solos, pero, en realidad, están hablando por teléfono. Deberías decir tan alto como puedas "Espera un momento, tengo otra llamada". Y después cambiar a un acento ruso y decir "Mantente a la espera, tengo otra llamada". Y, entonces, cambiar a Winston Churchill y esperar a ver si alguien lo pilla. 
GO: [Risas]. Lo intentaré la próxima vez que esté en Starbucks, esperando la cola. Es interesante que hayas mencionado lo de salir por ahí. Como actor, eres un observador, estudias a la gente. Según te vas haciendo famoso, lamentablemente vas perdiendo esa habilidad. En lugar de observar a la gente, te conviertes en el foco de atención.
JW: Creo que Bob Dylan dijo que puedes mirar a través de la ventana de un resturante y todo el mundo está actuando normal, sin embargo, cuando entras en el restaurante, todo cambia y no vuelves a ver a la gente actuar normalmente nunca más. Podrías simplemente irte. [Risas]
GO: Hace muchos años fui a un restaurante lleno en Manhattan con David Bowie. Hablando de cambio de atmósfera, ¡Dios mío!
JW: Me imagino. Pero haces un gran trabajo camuflándote en el día a día. 
GO: Sí, puede que a ti también te pase esto: si la gente no espera que estés en un sitio, no te ven. Estoy seguro de que te reconocen, la gente a veces hace una doble comprobación y siguen adelante. 
JW: Correcto. "¿Por qué está comprando matarratas en una ferretería ahora mismo? No es posible que esté planeando un asesinato". 
GO: [Risas]. Siempre puedes decir que estás investigando para un papel. 

JW: Quería preguntarte si piensas que estamos en la cima de todo lo lejos que puede llegarse en el arte de la actuación antes de la próxima generación, del futuro de la actuación. Parece que vamos a ver más casos similares al de Jeff Bridges en Tron: Legacy [2010], donde una versión más joven de su cara se superpuso visualmente sobre el cuerpo de otra persona. ¿Hacia dónde crees que nos dirigimos? ¿Te ves a ti mismo trabajando dentro de 15 años en un mundo donde todo sea digital?
GO: En 15 años espero haber colgado los guantes. 
JW: Yo espero que no.
GO: Soy como tú en eso, soy un tipo analógico. Como sabes, me gusta la fotografía con la técnica de colodión húmedo. 
JW: Película de verdad.

Fotografía de Jack White por Gary Oldman (2012)

GO: Es emocional. Tiene alma. Creo que tú eres un gran defensor porque, por ti mismo, has conseguido que el vinilo sea una realidad de nuevo. 
JW: Bueno, a veces han tenido que echarme una mano. [Oldman ríe]. Ni yo sé qué significa esa broma. 
GO: Me da un poco de miedo a dónde puede derivar. Si tomas una película como Dunkirk (Dunquerque), a Chris Nolan le gusta hacer muchos trucos de cámara. Creo que el barco que se hunde es, de hecho, un barco hundiéndose. Pienso que cosas así la hacen más disfrutable. Utiliza lo digital para realzar y complementar únicamente donde se necesita. 
JW: Y eso es para lo que debería usarse. Otra cosa interesante sobre Dunquerque es que la película se estrenó poco antes que El instante más oscuro, que es una asombrosa incursión de unas semanas dentro de la vida de Churchill, e históricamente ambas historias retratan lo que estaba ocurriendo en un mismo período de tiempo. ¿No es genial? Qué increíble movimiento de largometrajes históricos, basados en la Segunda Guerra Mundial. 
GO: Es divertido cómo todo está en el zeitgeist
JW: Me encanta que la película se centre en un período de la vida de Churchill. Aprendes mucho analizando un breve momento en el tiempo. Comprendes lo importante que fue Dunquerque, y que rápida y fácilmente pudo haber sido invadida Gran Bretaña. Si Inglaterra hubiese sido invadida y EEUU hubiese sido entonces incapaz de venir y aterrizar sus aviones, quién sabe que habría ocurrido. Podría haber sido horrendo. 
GO: Cuando realizaron las proyecciones de prueba, ¿puedes creer que, no solamente en EEUU, también en UK, muy poca gente conocía la historia de lo cerca que estuvimos?
JW: Es salvaje, ¿verdad? Si lo miras con perspectiva, momentos como Dunquerque o la Crisis de los misiles en Cuba son cruciales y tan cercanos al fin de la humanidad tal y como la conocemos. Ahora tenemos a Corea del Norte y a Trump... Carl Sagan decía a menudo que "El cielo nos llama. Si no nos destruimos a nosotros mismos, algún día nos aventuraremos a las estrellas". La gente está enamorada de la idea de viajar a otros mundos, pero la primera parte es la importante: "Si no nos destruimos a nosotros mismos". 
GO: Churchill sabía esto, casi como un profeta. Podía ver cómo la tecnología estaba influyendo en las armas. Hay un ensayo que escribió en 1924 llamado "¿Cometeremos todos suicidio?". En él dijo "La muerte se mantiene firme, obediente, expectante, lista para servir, lista para segar a los pueblos en masa". Después de la guerra se refirió a la carrera armamentística nuclear: "Todo lo que vais a hacer es devolver los escombros". No había esperanza. A pesar de todos sus esfuerzos, todavía tenemos guerras.
JW: Adoro como la película explora todo eso y muestra a la gente lo que podía haber sido. Puedes aprender mucho sobre quién era Churchill a través de tu interpretación. Qué tipo tan extraño era. En algunos momentos era un magnífico orador, en otros era como un viejo gruñón en el rincón de un pub. 
GO: Tenía una gran relación con el público. Era muy honesto y directo. Churchill dijo en un discurso: "Tenemos ante nosotros muchos, muchos largos meses de lucha y sufrimiento". No estaba diciendo a la gente que no iba a haber suficientes plátanos en la mesa, les estaba diciendo que la cosa se iba a poner muy fea. Y la gente le quería por eso. Una vez escuché una historia de una reunión de antiguos Primeros Ministros británicos, la conversación empezó a girar en torno a Churchill y uno de ellos, no sé cuál, era un estudioso del tema. Uno preguntó quién escribía los discursos de Churchill, y este tipo dijo: "Bueno, él lo hacía". El ex-primer ministro continuo "¿Cómo podría haber escrito él mismo sus discursos?, ¿De dónde sacaba el tiempo?" y el erudito le contestó: "Probablemente esta no sea la respuesta que quieres oír pero era un genio". Sencillamente era una de esas personas increíblemente dotadas de un cerebro maravilloso.

JW: Y pasión. Cuando tienes pasión, tienes todo el tiempo del mundo. Haces el tiempo.
GO: Nunca lo había escuchado tan bien expresado. 
JW: Mi redactor de discursos lo escribió para mí.

Tambien Te Puede Interesar

2 comentarios

  1. ¿ La entrevista sigue? ...Soy insaciable losé

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso está muy bien, jaja. Pero no, no sigue.

      Eliminar

Formulario de contacto