Jack White Media

La bio no autorizada de Jack White a revisión

1/07/2017P. O'Leary

A finales del año pasado me planteaba si la crítica que Megan Volpert de PopMatters realizó sobre la biografía no autorizada "Jack White: How He Built An Empire From The Blues", y que evidenciaba su aversión por el artista, era una lectura fiel de la imagen que Nick Hasted había proyectado del artista o una mera interpretación de una mujer que identifica a White con una 'hidra' misógina y 'despreciable' que amenaza los principios feministas que, con todo derecho, ella defiende. 


Ciertamente el periodista británico pinta, en algunos pasajes, a un White anclado a un ideal romántico de caballerosidad y buenas maneras más propias de una novela rosa de otro siglo que del actual. Y, de nuevo, recae en la vieja mala costumbre de descontextualizar las letras de sus canciones y alguna declaración temprana para 'ilustrar' la teoría de que Jack añora un pasado, no tan lejano, en el que cada género actuaba conforme a su rol. Signifique lo que signifique eso.

Una nueva oportunidad pérdida de aclarar que 'quizás' tenga algo que ver el hecho de que Jack idealiza el blues y que sus historias son, sobre todo, adaptaciones modernas de aquellas que otros, en la misma tradición, contaban hace cien años. No necesariamente son el espejo de su alma. 

Al margen de esto, nada de lo que cuenta Hasted hace pensar que White represente un peligro público para las mujeres de este mundo. Ni siquiera cuando relata los dimes y diretes de su segundo divorcio. En todo caso son los hombres los que deberían estar preocupados, al fin y al cabo sus estallidos de rabia más bochornosos (exhaustivamente descritos) han tenido siempre protagonistas masculinos. 


EL PRIMER INTENTO DE ESCRIBIR UNA BIOGRAFÍA COMPLETA DE JACK WHITE
Este es para mí el mayor mérito del libro de Nick Hasted. Los escasos precedentes se habían limitado al surgimiento y posterior ascensión al éxito de The White Stripes. Nadie, hasta ahora, había publicado un libro con el objetivo de contar la historia del hombre al que frecuentemente se señala cuando se pregunta quién es el músico más influyente del panorama. ¿Cómo es posible? No lo sé. 

El inglés, desde luego, ha hecho sus deberes. Es muy complicado estructurar una biografía coherente partiendo de la premisa de que la persona sobre la que versa no ha colaborado en ningún modo. Es encomiable cuando se trata de Jack White, cuyo su mito se cimienta sobre el misterio.

El autor lo resuelve hilvanándola cronológicamente a base de corta y pegas de declaraciones de White previamente publicadas y de las dispares versiones de los hechos que algunas personas próximas a él, principalmente durante la época de los Stripes en Detroit, le han querido contar. De algunas no sale muy bien parado, como imaginaréis. Entre los dispuestos a hablar, absolutamente nadie de su círculo más cercano. 

Basándose en esas evidencias retrata a White, primero, como un niño desintegrado que crece en un entorno de inseguridad física y afectiva. Luego, como un joven idealista y generoso, con una visión preclara de su futuro y capaz de mantener el foco incluso cuando es engullido por la espiral de la fama. Más tarde, como un adulto que pierde cualquier rastro de inocencia al descubrir que ya nada volverá a ser como antes y que jamás será aceptado en la ciudad a la que llamaba hogar. Finalmente, como un hombre paranoico y desencantado, lleno de sí mismo, de ánimo oscuro y endurecido que, de alguna forma, se recluye tras los muros de su imperio pre-frabricado para dar rienda suelta a sus obsesiones. ¿?

Una metamorfosis, qué ya quisiera Franz Kafka, narrada en un estilo más periodístico que literario (imperdonable lo del corrector). Arranca con buenas intenciones pero pronto se disuelve en una tediosa bruma de datos, fechas y eventos, de sobra conocidos y manifiestamente sesgados por la anglofilia se su autor. Por momentos, la prolijidad de detalles resulta excesiva.  

Una obra que se autoproclama 'completa' pero que dedica 230 páginas a los inicios y primeros cinco discos del dúo roji-blanco. Y que comprime en las 60 restantes: el final de su carrera con The White Stripes, toda su actividad con The Raconteurs y The Dead Weather, su carrera en solitario -hasta Lazaretto- y todo su trabajo al frente de Third Man Records.

El recorrido acaba donde empezó, en Detroit. Con el "retorno" de Jack, ya como artista consagrado, a la ciudad de la que tuvo que exiliarse, un regreso espiritual en forma de sucursal de TMR, planta de vinilos y promesas de oportunidades. 


VALORACIÓN
Para unos, un trabajo interesante y esclarecedor. Para otros, un intento malogrado. Todo depende de cuánto supiesen acerca de su enigmático protagonista, antes de afrontar la lectura.

Así, los habrá que serán capaces de detectar errores de bulto en el desarrollo del libro. No solo pequeños lapsus, como los relacionados con los títulos de las canciones (que los hay, siendo fácilmente evitables); sino falsas interpretaciones que ponen de manifiesto el desconocimiento del autor sobre capítulos clave de la vida del músico y que, consecuentemente, le restan credibilidad como experto en la materia. 

Da igual que tengas un conocimiento ingente sobre música y que revises todos los artículos publicados desde 1.975 hasta nuestros días, hay cosas sobre Jack White que se saben o no se saben. No están escritas en ningún sitio

Para mí es un libro con un comienzo prometedor, que pierde irremediablemente la chispa cuando afronta la etapa más reciente de la vida del músico, en la que los testigos escasean y White apenas se prodiga en los medios. Sin esa referencia, el autor parece perder la capacidad de trazar una línea nítida entre la persona y el personaje, y el White actual acaba convertido una edición lúgubre, solitaria e instalada en la comodidad del músico que un día fue. Un final demasiado amargo como para que yo lo acepte. 

¡Qué le voy a hacer! Creo en Jack White, todo el mundo lo sabe.  

Tambien Te Puede Interesar

0 comentarios

Formulario de contacto