Third Man

TMR a la conquista de la última frontera

7/27/2016P. O'Leary

Tengo que confesar que ayer, después de que Third Man Records comunicara los detalles de la misión Icarus, me invadió una profunda sensación de bienestar. Me preocupaba que Jack White, acabase como el protagonista del mito que da nombre al proyecto: el pobre Ícaro, que deslumbrado por la belleza del vuelo, acabo acercándose demasiado al Sol y ¡pum! Acabó cayendo en picado. 


No es que pensará que White fuera a 'estrellarse', ni mucho menos. Pero temía que, en su tenaz empeño por cumplir su sueño romántico de reproducir un disco en el espacio, el asunto acabara alcanzando proporciones megalomaníacas. Después de tantos encuentros con astrofísicos, astrólogos, astrónomos, astronautas y demás expertos en hacer el astro, no me hubiera sorprendido que se le hubiera ido... de las manos. 

Pero no.

Después de mostrar al mundo el artefacto con el que pretende superar la última frontera, podemos dormir con la tranquilidad de saber que Jack y compañía siguen siendo leales a sus principios. ¿A alguien se le ocurre una manera más "analógica" de intentar alcanzar el espacio que enganchar un tocadiscos de fabricación casera a un globo? ¡Filosofía DIY!

La mente pensante detrás del artesanal diseño es un clásico de la casa, Kevin Carrico. Un tipo cuya habilidad para restaurar los artilugios que se exhiben en las dos tiendas, esta más que demostrada. Lo que acabamos de descubrir es que dedica sus ratos libres a la ingeniería aeroespacial. Es renacentista, por lo visto.


Source: thirdmanrecords.com

Seguro que los colaboradores del programa SATINS (siglas en inglés de "Estudiantes Y Profesores del Espacio Cercano), que han asistido a TMR con el experimento, han calculado perfectamente la probabilidad de que el rudimentario Icarus alcance la estratosfera -de momento, vamos a conformarnos con eso- con éxito. Aunque parezca impensable que semejante cachibache es capaz de elevarse a más de 10 metros del suelo, no tengo ninguna duda de que lo logrará. Al fin y al cabo:

¡El VII Aniversario de la discográfica se merece un desenlace feliz!



Como habitualmente, un puñado de privilegiados podrán visionar la expedición, que será retransmitida tanto en Nashville como en Detroit, en las sendas fiestas de lanzamiento [nunca mejor dicho] del precioso master 12" del "A Glorius Down" de Carl Sagan. Por si no fuera lo suficientemente especial -y espacial- ha sido además el disco 3 millones impreso por (o para) el sello. No le falta detalle. 

Todo un acontecimiento que provocará que las escasas copias disponibles, adquieran en re-venta un precio a la altura de las circunstancias. Estarán garantizadas solo a los poseedores del ticket estelares y, posteriormente, en exclusiva hasta final de existencias en los puntos de venta físicos. Malas noticias para el bolsillo de los que lo quieren todo, ejem. 

Más allá de la pirotecnia y de la concomitante repercusión mediática (el evento es, en sí mismo, una grandiosa campaña de marketing), están también las insaciables ganas de White por ofrecer un espectáculo invariablemente innovador y lo de siempre: crear cosas hermosas, por el mero hecho de que existan

¡Creo En Jack White le desea a todo el equipo de TMR muchos más años de éxito!


Tambien Te Puede Interesar

0 comentarios

Formulario de contacto