Jack White Media

Regreso al pasado (V)

5/02/2016P. O'Leary

Hubo un tiempo en el que todo lo que Jack White le pedía a la vida era helado frío y un poco de cream soda. Obviamente, hoy en día sus ambiciones apuntan mucho más alto. Y, precisamente, sobre ese apetito voraz que le ha llevado a querer siempre más (lo dice él), trata fundamentalmente la actualización que compartió el 22 de octubre de 2002 a través de la web de The White Stripes. Era martes y acabó poniéndose un poco trágico... y romántico.

The White Stripes (NYC, 2002) - Photo credit: Bob Gruen

"Acabamos de completar una semana de alucinantes y mutilantes maniobras políticas y musicales. Abrimos el concierto de The Rolling Stones. Para ser una estúpida banda de dos personas de Detroit, es posiblemente lo más increíble que nos ha pasado. 

Nos dejaron tocar en directo en saturday night [SNL]. Tanto para los que o vieron como para los que no, Meg y yo queremos que sepáis que estamos muy orgullosos de nuestra actuación. Ese es exactamente el modo en que queremos The White Stripes sean vistos y escuchados. Fue perfecto.

Nunca está de más volver a verlo...


Y no estaba nervioso. No me pongo nervioso. Cada vez que salimos en TV y volvemos a casa, hay alguien que me dice "parecías muy nervioso". Bueno, entonces debe ser que parezco nervioso a todas horas porque nunca estoy más tranquilo que cuando me subo al escenario, no importa lo duro que sea a veces. Quizás la gente se pone nerviosa POR nosotros. He terminado un trabajo de producción para la banda Whirlwind Heat. Suenan fantásticos y llegará pronto a Third Man Records. Tienen mucho talento, creo que son los nuevos Devo.

Ver también White Heat Tour

Tengo una mofeta y un kudú.
Monté en bici por el vecindario hoy.
Vi a Beck y a los Flaming Lips anoche.
Estoy muy cansado.
Estoy muy feliz.
A veces estoy confuso y me comporto de manera patética.
Soy muy fan de Os Mutantes.
Ahora tengo un cenicero de goma.
Nunca he poseído un megáfono.
Pertenezco a una generación ambivalente.
Quiero pertenecer a la generación beat.
Como cuando es necesario.
Me encantan los niños y los pensamientos que tienen.
Echo de menos a mi amor.
Soy el propietario de billetes de avión.
Soy el perdedor de los talonarios de cheques.
Tengo un Thunderbird de 1960 algunas veces.
No he tapizado ningún mueble desde hace un par de años.
Quiero algo de acción.
Quiero un buen amigo, igual que tú lo quieres.
Quiero más.
Jack White
III

-----
PLAY SULLIVAN BALLOU AUDIO (file size 2.4 MB, MP3) [A continuación, Jack compartió el audio que podéis escuchar en este vídeo en inglés]
-----

Jack White fotografiado un día antes de su debut en el SNL en 2002 - Credit: Pieter M Van Hattem

Una semana antes de la batalla de Bull Run, Sullivan Ballou -un Mayor del 2º de los Voluntarios de Rhode Island- escribió a sus esposa en Smithfield.
14 de julio de 1861
Washington DC

Querida Sarah,

Hay fuertes indicios de que tendremos que movernos en pocos días, quizás mañana. Por temor a no ser capaz de volver a escribirte de nuevo, siento el impulso de escribir algunas líneas que puede que lleguen hasta tus ojos cuando yo ya no sea más.
No tengo dudas al respecto, ni falta de confianza en la causa con la que me he comprometido. Tampoco flaquea mi valor. Veo como la civilización americana ahora se inclina ante el triunfo del gobierno, y cuán enorme es la deuda que tenemos con aquellos que, antes que nosotros, entregaron su sangre y su sufrimiento por la Revolución. Y estoy dispuesto -perfectamente dispuesto- a sacrificar todas mis alegrías en esta vida para ayudar a mantener este gobierno y para pagar esa deuda.
Sarah, mi amor por ti es inmortal. Parece atarme con poderosos cables que nada, salvo lo omnipotente, puede romper. Pero aún así el amor por mi país me invade como un fuerte viento y me empuja irresistiblemente, con todas esas cadenas, al campo de batalla. El recuerdo de los momentos dichosos que disfruté a tu lado me rebosa, y me siento profundamente agradecido a Dios -y a ti- por haberlos gozado durante tanto tiempo. Y qué duro me resulta abandonarlos y reducir a cenizas la esperanza de los años futuros, con la ayuda de Dios podríamos todavía haber vivido y amado juntos para ver crecer a nuestros hijos hasta convertirse en hombres honorables, a nuestro alrededor.
Si no regreso -mi querida Sarah- nunca olvides cuánto te he querido, ni que cuando se escape mi último aliento en el campo de batalla, susurrará tu nombre. Perdona mis muchas faltas y todo el daño que te he causado. Qué desconsiderado, qué estúpido he sido en algunos momentos. 
Pero oh, Sarah... si los muertos pueden regresar a esta tierra, y revolotear invisibles alrededor de aquellos que aman, siempre estaré junto a ti, en los días más brillantes y en las noches más oscuras. Siempre, siempre. Y cuando la brisa suave acaricie tu mejilla; será mi aliento; o el viento fresco, tu palpitante templo, será mi espíritu que pasa. 
Sarah, no llores mi muerte. Piensa que me he marchada y espérame, porque volveremos a encontrarnos de nuevo. 

- - - Sullivan Ballou murió una semana después, en la Primera Batalla de Bull Run.- - -"

Tambien Te Puede Interesar

0 comentarios

Formulario de contacto