Estuve Allí

Miniguía esencial de Detroit

5/29/2016P. O'Leary

Cuando decidí incluir a la Motor City en mi agenda vacacional, consulté diversos foros en busca de información práctica y me topé con que, aparte de ser escasos, todos resultaban bastante disuasorios. Una consigna común: "peligro inminente de muerte". ¿En serio? Pensé. Así que, aunque suponga salirse del guión habitual, he decidido compartir algunos de los aprendizajes que me he traído de mi visita a Detroit por si sirven de ayuda.

The Spirit Of Detroit

Déjate los prejuicios en casa y disfruta The D


Desde que la ciudad se declarara oficialmente en bancarrota, a mediados del 2013, nos han bombardeado con noticias sobre deudas billonarias, espeluznantes índices de criminalidad, el colapso de los servicios públicos y sociales, y un sinfín de impúdicos reportajes fotográficos en los que se exhibía su peor cara.

De 2015 a esta parte, estamos presenciando el efecto contrario. La red está inundada de blogs y páginas locales, escritas por y para detroiters, que ofrecen una visión ultra positiva y bastante hipster (todo hay que decirlo) de The D. Incluso los grandes medios de comunicación, nacionales e internacionales, se han echo eco de la fiebre del resurgimiento que parece haber contagiado a todos. 

Pero ¿qué hay de cierto en todo ello? ¿Es Detroit una ciudad insegura? ¿Están dando resultado los esfuerzos por revitalizarla? La realidad, según mi experiencia, está (como suele suceder) en el término medio. Es verdad que casi cada esquina de Detroit huele a cambio y a reconstrucción. A recuperación, en definitiva. Pero no nos engañemos, le queda mucho camino por recorrer. Y cuando digo mucho, es mucho. 

Monument to Joe Louis

La clave es buscarse un buen motivo para ir a Detroit. No estamos hablando de Miami, Los Ángeles o New York. Detroit no es un destino vacacional per se. Quizás lo fuera en su época de esplendor, cuando se la consideraba el París del Este. Pero a día de hoy es fundamental que te mueva algo. La oferta es variada: la música, los coches, el deporte, sus vanguardistas restaurantes o una mera curiosidad por ver qué está pasando allí. Sea lo que sea, te ayudará a ver las cosas con perspectiva.

No hay absolutamente nada que temer, si tienes un poco de sentido común. Como cualquier otra ciudad, ni más ni menos. Con la diferencia de que al turista, es importante decirlo, le llevará un tiempo acostumbrarse al desierto paisaje urbano. Y es que no hace falta aventurarse en los suburbios para encontrar edificios abandonados, el propio downtown tiene a ratos aire de ciudad fantasma. Hay áreas en las que con suerte verás a otras 2 o 3 personas andando por la calle (y serán indigentes, posiblemente). Puedes dejarte intimidar por ello o puedes elegir convertirte en Batman y sentirte el amo de Gotham. Después de todo, ¿cuántas veces has tenido una gran metropoli a tu entera disposición? 

Hart Plaza & GM Renaissance Center

Uno de mayores desafíos a los que se enfrentan actualmente, es convertir aquello en un lugar más walkable (más transitable para el peatón). Para ello, están haciendo lo que se tiene que hacer: abrir establecimientos a gogó, poner todo bonito a base de pico y pala, y plantar arbolitos por todas partes. Ahora solo falta que los adictos al motor, dejen sus musculosos autos en casa y se echen a la calle. Tiempo al tiempo.

Por ahora, la única manera de moverse es el coche o el taxi. No existe una red de transporte público, como tal. Yo no alquilé coche porque no pretendía salir del centro, salvando la visita a TMR que está en el otrora infame Midtown, así que reservé un servicio privado para los trayectos aeropuerto-hotel-aeropuerto desde aquí (lo más económico que encontré: $50-55 + propinas / por trayecto).


Guardian Building

Puede parecer un problema a priori, pero los chicos están en ello. Poco a poco se está aumentando la flota de autobuses y una de las avenidas transversales más importantes, Woodward Ave -que discurre en paralelo al Cass Corridor-, está levantada por las obras de construcción del tren ligero que la recorrerá, el M-1 Rail. El proyecto, no exento de polémica, promete transformar la ciudad. 

Dentro del downtown, la solución se llama Detroit People Mover. La línea circular de tren elevado autómata, además de ofrecer unas vistas maravillosas, conecta todos los puntos imprescindibles y, para colmo, es eficiente y barata ($0.75 por trayecto). Otra historia es llegar al 441 de West Canfield St., la ubicación de la tienda de Third Man Records, pero eso os lo contaré, con todo lujo de detalles, en el siguiente capítulo...

Si os ataca la agorafobia y/o echáis de menos las aglomeraciones, la mejores opciones son recorrer el renovado Detroit Riverfront cuando el tiempo acompañe. De paso, volveréis loca a vuestra compañía telefónica que no parará de mandaros mensajes de bienvenida a Canadá; los locales también lo sufren porque el "Great White Northern Neighbour" está justo en la orilla de enfrente. En las inmediaciones están además algunos de los puntos de interés más típicos: la Hart Plaza, el GM Reinassance Center -la inmensa sede mundial de General Motors, que ofrece vistas incomparables- y Belle Isle Park. Imposible no imaginarse a un travieso Jackie correteando por los alrededores, caña de pescar en mano. 




Detroit RiverWalk

O la experiencia Detroit completa, dejarse caer por el Comerica Park, el estadio de los Detroit Tigers, un día de partido [el Ford Field de los Lions está justo detrás; los Red Wings juegan algo más lejos, en el Joe Louis Arena]. Los detroiters están completamente entregados a sus equipos locales. En un abrir y cerrar de ojos, decenas de miles de personas invaden las calles desiertas. Nadie sabe de dónde salen, pasa igual con el vapor de las alcantarillas. Todos, niños y abuelos, hombres y mujeres, blancos y negros, uniformados con sus camisetas de la suerte desde por la mañana hasta por noche durante ¡tres días consecutivos! Bares al aire libre, euforia a raudales y bailes más o menos improvisados. Inusual lo de beber alcohol en plena calle en EEUU, sobre todo con los cops de cuerpo presente y prácticamente unidos a la fiesta -la policía muy amable, por cierto (¡lo juro!)-. Ahora entiendo mejor el rollito de Mr. White con el baseball, jaja.



Comerica Park

El resto del tiempo, deberíais dedicarlo a apreciar la increíble arquitectura local (los edificios Fisher y Guardian son prácticamente obligatorios). A dejaros sorprender por el arte: por el de los museos (como el del Detroit Institute of Arts) o especialmente por el urbano, que aguarda en cada callejón. A deleitaros con la gastronomía, no en vano el Washington Post la ha destacado como una de las más pujantes del país (como opción económica, no os perdáis la pizza estilo Detroit que tanto defiende Jack). Y a paladear una de las numerosas cervezas locales (me declaro fan de la Ghettoblaster) o un buen cocktail, mientras disfrutáis de su nutrida escena musical.


The Belt

No solo de los mitos del motown vive la ciudad, de hecho es el lugar de nacimiento y mantiene el rango de capital mundial de la música techno. Aunque en esto punto, seguro que estaremos tod@s de acuerdo, nada puede compararse con el punkrock garagero de gente como Iggy y sus Stooges, MC5, Alice Cooper, Bob Seger, los mismísimos Gories o cualquiera de las mil bandas coetáneas de nuestros héroes locales favoritos. A estos últimos géneros no es que no los exploten lo suficiente, es que los promocionan cero. Mala decisión, el mundo está lleno de dementes peligrosos como yo...

Afortunadamente, jugamos con ventaja y siempre nos podemos improvisar nuestra propia ruta White Stripes, que incluya visitas a los enclaves más emblemáticos de la banda en la ciudad: sitios como Ferdinand St., el mítico Hotel Yorba, Indian Village, el Garden Bowl, el Fox Theatre, el Masonic Temple o la centenaria tienda de sombreros Henry The Hatter deberían estar declarados de interés nacional. Si bien no lo son, harán las delicias de cualquier fan del dúo.

Fox Theatre

Henry The Hatter

"Detroit is its people not its problems" 
Patricia Lay-Dorsay (artista local)


Tambien Te Puede Interesar

4 comentarios

  1. Espero con ganas el siguiente! Detroit es un lugar que quiero visitar desde hace mucho tiempo y esta entrada me mantiene las ganas de ir. Cuando tenga dinero y con quien ir me escapo unos largos días jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial! Hazlo en primavera o verano preferentemente. Si algún día te animas y tienes alguna pregunta en concreto, solo tienes que contactarme! Saludos

      Eliminar
  2. Yo disfruté mucho los paisajes nocturnos de Jarmusch en el filme Only Lovers Left Alive, que, por cierto, si no la has visto, tiene una agradable sorpresa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, me encantó esa peli! Se comentó mucho la escena de la casa... ;D (Gracias por el audio, por cierto! Una rareza absoluta!)

      Eliminar

Formulario de contacto