Third Man

TMR abrirá su propia planta de vinilos

11/21/2015P. O'Leary

Third Man Records ha revelado que el nuevo espacio que la ¿discográfica? inaugurará el próximo viernes 27 de noviembre -coincidiendo con el pistoletazo de salida oficial de las compras navideñas en EEUU, Black Friday- en Detroit, alojará un planta de impresión de vinilos propia en 2016.

Source: pitchfork.com

Es la respuesta del sello de Jack White -uno de los máximos contribuidores al descontrolado boom del sector en en los últimos años- a una realidad ineludible: que las plantas de impresión existentes en la actualidad -unas pocas docenas en el mundo-, están 'asfixiadas' y carecen de los recursos necesarios -en lo referente a maquinaria y a personal cualificado- para abastecer la ingente (y creciente) demanda de discos en este formato. 

El fondo de la cuestión es verdaderamente complejo y tanto medios especializados, como profanos, le han dedicado multitud de análisis al fenómeno del bottlenecking (embotellamiento) que azota a la industria del vinilo. Las principales consecuencias son problemas de producción a todos los niveles y prolongados retrasos a la hora de servir los pedidos. 

Una actividad agonizante, como muchos la han calificado, que vive con sabor agridulce el revival del nostálgico soporte. Se imploraban soluciones y sus ruegos parecen estar siendo escuchados, aunque quizás no en la forma deseada. El remedio está empezando a llegar en forma de competencia

La enorme inversión inicial, principalmente destinada a la compra de la limitada y obsoleta maquinaria imprescindible para la fabricación de los discos de vinilos -sin desestimar los gastos de mantenimiento y en capital humano, pocos profesionales son capaces de repararlas/manejarlas convenientemente-, no parecen disuadir a todos los que están viendo, en el precario panorama, una oportunidad de oro.   

Source: pitchfork.com

Basta tomar como ejemplo, el artículo que publicaba The New York Times -unos de los "profanos" más sensibilizados con la situación-, el pasado mes de septiembre. En él, se referían a la apertura de Independent Record Pressing, el penúltimo jugador en saltar al campo de la impresión de vinilos. La compañía estimaba poder manufacturar 1.5 millones de discos al año y su lista de clientes, antes incluso de enchufar las prensas, daba miedo.

Ben Blackwell, por su parte, manifestaba a Pitchfork que la decisión de Third Man Records de abrir una planta propia liberará de presión a la actual, la United Record Pressing de Nashville. Dentro de sus planes, explicaba, está el no limitar la producción a sus propios vinilos, y abrir sus puertas a jóvenes artistas y a sellos DYI.

Y, de paso, ser completamente autónomos, y garantizarse su propio stock y el cumplimiento de sus plazos. Y, si todo sale según lo previsto, seguramente ganen algún que otro dólar... Y, a este ritmo, Jack White acabará siendo dueño y señor de Detroit. Y, digo yo, entre proyecto y proyecto ¿creéis que, alguna vez, volverá a tener tiempo para crear música?


Tambien Te Puede Interesar

0 comentarios

Formulario de contacto