Cover Directo

Grinnin' In Your Face (letra)

7/11/2015P. O'Leary

Esta es una petición de récord. Récord porque Esteban me la hizo llegar allá por enero, ¡nada menos! Jack White seguía de gira y, en el hemisferio norte, se quejaban del frío. -¡Qué ganas de que se acabe el invierno y llegue el verano!-, decían. Seis meses después, no tenemos esperanzas de ver al detroiter en directo en un buen tiempo -quizás en un tiempo récord-, y las olas de calor también marcan récords históricos a diario, por estas latitudes. Por eso lo dejo todo y pongo rumbo al norte unos días.

Son House

También tiene un nivel de dificultad récord. Porque una cosa es traducir a Jack que, a pesar de todos sus enredos líricos, utiliza un lenguaje del Siglo XXI; y otra, bien distinta, traducir a Eddie James House, Jr. -más conocido como Son House-.

Pero comprendo perfectamente la curiosidad que genera la letra de una canción de la que hemos escuchado, tantas veces, que le cambió la vida a Mr. White. Intentaré, en la medida de lo posible, ser fiel a su espíritu pero advierto que el significado de las palabras no marcará un antes y un después para nadie.

Para poder valorar cuan trascendental es "Grinnin' In Your Face", no hay más remedio que conocer al hombre que la creó. Un personaje, retratado como sombrío y atormentado, que cumple todos los tópicos que impone la visión más romántica del bluesman. Veréis que su historia merece ser contada...

Nacido en el Mississippi más profundo de 1902, se pasó los primeros años de su vida deambulando, junto al resto de la familia, de plantación en plantación. Su futuro parecía claro: el chico iba para predicador y quién necesita una guitarra cuando lo tuyo es el gospel. No tocó una hasta los 25 años, sencillamente no la soportaba. Pero si había algo que odiaba realmente, era la labor en la plantación. Con ese panorama, al hombre le dio por beber. Lógico. Y no fueron otros que los 'vapores etílicos' los que le llevaron a lanzarse con un blues una noche cualquiera...

Gustó y con ello ganó unas cuantas monedas. No había vuelta atrás. Pero una tragedia se cernía en el horizonte. Disparó a un hombre con resultado de muerte y fue condenado por ello. Afortunadamente para la música, solamente cumplió dos años de sentencia gracias a la cruzada que emprendieron sus padres, que alegaron defensa propia. Pero el juez le ordenó poner tierra de por medio y, así, comenzó su nueva vida en el Delta. Fue en esta segunda vida cuando su camino se cruzó con el del legendario Charley Patton

Dos músicos con personalidades completamente antagónicas que acabaron siendo socios. Lo cierto es que, sin el éxito que alcanzó Patton, posiblemente House nunca hubiese logrado grabar ninguno de sus maravillosos discos con la Paramount [y, entonces, no sabemos a que habría dedicado el tiempo Jack White]. Pero Charley falleció en la plenitud de su carrera, en 1934. 

Son continuó tocando hasta principios de los 40. Algunas veces, temas que compuso en solitario; otras, versiones de sus números favoritos con una banda que enchufaba las guitarras y se apoyaba en el ritmo de una batería. Los primeros indicios de la música moderna. 

Después, desapareció. 

Los apasionados investigadores del folk blues consiguieron seguir su pista hasta dar con él, a mediados de los 60. House no había vuelto a pisar un escenario y uno de esos jóvenes entusiastas tuvo que volver a enseñar a Son a tocar la guitarra al estilo Son. Por una vez, el universo confabuló a nuestro favor y quiso que esa persona fuera el portentoso Alan "Blind Owl" Wilson , líder y fundador de Canned Heat -si no sabéis quién es, os estáis perdiendo otro musicazo (lamentablemente pertenece al exasperante club de los 27, murió el mismo maldito año que se llevó a Hendrix y Joplin). Apenas un lustro, disfrutó el bueno de Son de una tercera vida de importantes actuaciones, documentales -a medio acabar- y reconocimiento. Pero 1970 no se contentó con arrebatarnos a grandes músicos, a House le asestó el que sería el golpe definitivo. Enfermó de lo que más tarde se diagnosticaría como Alzheimer y Parkinson. Primero perdería la capacidad para recordar sus propias canciones, posteriormente los temblores de sus manos le impedirían volver a tocar la guitarra para siempre. Murió en Detroit, en 1988.


Muy a su pesar, Son House fue un pionero y un innovador. Uno de los padres fundadores de la música, tal y como la conocemos hoy en día. Pero, por encima de todo, fue alguien que consiguió dotar a la música de un fervor emocional sin precedentes. Y lo hizo a costa de soportar una terrible carga toda su vida, la de haberse convertido en algo que nunca quiso ser: un músico de blues

Pero House no fue un músico de blues. Son House fue la encarnación del blues mismo. Jack White lo sabe bien. 

Antes de la letra, la versión un millón tres de The White Stripes rindiendo homenaje al genio sobre un escenario. En directo desde Australia, "Death Letter" y "Grinnin' In Your Face".



"Grinnin' In Your Face". Letra traducida al español: 

No te molestes porque la gente se sonría en tu cara
No te molestes porque la gente se sonría en tu cara
Solo ten presente que un amigo verdadero es difícil de encontrar
No te molestes porque la gente se sonría en tu cara

Sabes que tu madre hablará sobre ti
Tus propias hermanas y hermanos también
No les importa cómo estés intentando vivir
Hablarán sobre ti igualmente

Sí, pero ten presente que un amigo verdadero es difícil de encontrar
No te molestes porque la gente se sonría en tu cara
No te molestes porque la gente se sonría en tu cara
No te molestes porque la gente se sonría en tu cara

Solo ten presente que un amigo verdadero es difícil de encontrar
No te molestes porque la gente se sonría en tu cara

Sabes que te atacarán
Te arrastrarán de acá para allá
Tan pronto como les des la espalda
Intentarán machacarte

Sí, pero ten presente que un amigo verdadero es difícil de encontrar
No te molestes porque la gente se sonría en tu cara
No te molestes porque la gente se sonría en tu cara
No te molestes porque la gente se sonría en tu cara

Y solo ten presente que un amigo verdadero es difícil de encontrar
No te molestes porque la gente se sonría en tu cara


[Fuente: www.allmusic.com]

Tambien Te Puede Interesar

8 comentarios

  1. Como siempre, mil gracias por la traducción y por tomarte la molestia de crear un post. Un fiel seguidor del blog.

    ResponderEliminar
  2. Mr.Señor Septimus15 de julio de 2015, 8:26

    Cuanta verdad, certero y directo , me atrevería a decir que gran parte de las canciones de Juan Blanco se desprenden de esta línea de pensamiento tan básica. ( .. y a Winehouse y Cobain )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Sr. Septimus, yo también lo creo. Es una letra abrumadora por su precisión. Cuánto dice y con que pocas palabras.

      Eliminar
    2. De pie hijo de perra y escribe una nueva entrada !!! Porque micky te ama ..

      Eliminar
    3. Señor, sí señor! (En cuanto termine de arreglar el desastre del blog)

      Eliminar
  3. Me dan escalofríos cada vez que la recita en medio de Death Letter. Lo mismo con Motherless Children.

    ResponderEliminar

Formulario de contacto