Creyentes Directo

El show acústico de Idaho, desde dentro

4/24/2015P. O'Leary

Esto que os he traducido a continuación, niños y niñas, es lo que nos estamos perdiendo todos por no residir en ninguno de los cinco estados norteamericanos, que Jack White está visitando para cerrar ciclo -quién sabe durante cuánto tiempo-. Personalmente, me duele incluso leerlo pero, por otra parte, pienso... ¡Qué regalo de artista! ¿Cuántos más harían algo así por sus fans? Mr. White, es usted ¡el más grande!



"La primera palabra que me dijo mi mujer esta mañana, cuando pensaba que todavía estaba dormida, fue -Egyptian-. 

-¿Huh?- contesté, antes de darme cuenta de que debía haber comprobado ya su teléfono para saber que Jack estaría esta noche en Boise en el Egyptian Theatre, una sala renovada de la época pre-guerra en la que antes se proyectaban películas. Lo habíamos visto venir por supuesto, Idaho era la siguiente parada lógica, después de Alaska, en el mini-tour acústico actual.

Enseguida mi jefe empezó a mandarme mensajes de texto, preguntándome si iba a acercarme al centro para ponerme a la cola. Entonces me llamó. -No sé, debería ver que dice mi jefe primero- le dije. Se echó a reír y me comentó que él y su mujer se reunirían pronto conmigo en la puerta del Egyptian

Egyptian Theatre por Fats Kaplin

Cuando llegamos, alrededor de las 8:45h de la mañana, contamos menos de 200 personas en la fila. Lo que nos dejaba en buena situación, puesto que la sala tiene capacidad para 750. La cola se extendió rápidamente durante un rato, después se mantuvo más o menos. Sobre las 10 hubo una segunda oleada de personas y la línea ya daba la vuelta a tres de las cuatro paredes del bloque, finalmente ocupó la cuarta hasta que el extremo final se juntaba con el principio. Esas pobres almas, que estaban en los últimos puestos, no tenían ninguna oportunidad de poder entrar. 

Periódicamente, miembros de la empresa promotora local encargada del concierto, se paseaban entre la gente y nos informaban de las reglas del show. El responsable incluido: -al que se vea utilizando una cámara o un teléfono móvil durante el concierto, se le confiscará y se parará la actuación-.

No sé si todo formaba parte del plan de Jack, pero la experiencia de tener que hacer el esfuerzo de esperar sentado en la cola consiguió que el concierto pareciese algo más que un evento. Hablamos con toda la gente a nuestro alrededor, mantuvimos largas discusiones sobre música, arte, el comportamiento humano. Nos preguntábamos en voz alta por qué se habría molestado en cobrar 3$ por la entrada, ¿por qué no hacerlo gratis? Los 2.500$ de recaudación aproximada no alcanzaban ni para costear el alquiler del local. Por no mencionar que tiene que pagar a los músicos, la producción y los gastos del viaje. Supongo que el número 3 es parte del mito de Jack White.

Jack White por David Swanson

Después de conseguir mi pulsera al mediodía (nº 00356, "Jack White, April 2015, IDAHO"), nos compramos unos bocadillos y me separé de mis amigos. Fui a trabajar unas horas y tuve bastantes problemas para concentrarme. Me marche a casa, hice la cena y jugué con mi hija en el suelo. Mi mujer llegó a casa del trabajo, la di un beso de despedida y puse rumbo al centro de nuevo (es enfermera, había estado viendo pacientes todo el día y no podía estar esperando en la fila para conseguir una pulsera. Estaba destrozada por perderse el show).

Entré en el Egyptian cuando abrieron las puertas y encontré un hueco al fondo de la pista principal - una vista magnífica del escenario, casi como cada butaca de la sala-. Me encontré con mis amigos y estuvimos especulando sobre qué podíamos esperar de Jack y su banda. 

El tour manager apareció en el escenario y nos imploró de nuevo que no tomásemos vídeos ni fotos. Pero a diferencia de otras veces, está vez hizo la declaración con plena convicción, una súplica para que viviésemos el momento. El mensaje resonó entre el público y todos le vitoreamos.

El escenario no tenía telón de fondo, solo los ladrillos desnudos de la pared del teatro. Unos cuantos micrófonos de cinta vintage y un radio casette, sobre un taburete, en el que sonó música antigua un rato.

Dominic Davis por David Swanson
Fats Kaplin y Lillie Mae Rische por David Swanson

La banda salió al escenario, muy elegantemente vestidos. Durante un momento me sentí avergonzado de Boise, una ciudad que no se enorgullece de vestirse apropiadamente para nada. Ví, quizás, a tres hombres vistiendo chaquetas o corbatas en toda la noche. Algunas personas llevaban jerseys informales o pantalones cortos. 

Incluso ahora me resulta complicado recordar la setlist completa, pero algunos momentos destacados para mí fueron: "Do", "Carolina Drama", "Love Interruption", "A Martyr For My Love For You" (por la intro, pensé por un segundo que sería ¡"I Think I Smell A Rat"!), "Sugar Never Tasted So Good", "Hotel Yorba", "We're Going To Be Friends", "The Same Boy You've Always Known" y "Blunderbuss". Por algún motivo, estuve manteniendo la esperanza de que tocase "I Want To Be the Boy to Warm Your Mother's Heart" pero, por supuesto, no se materializó: no había piano.

Jack contó una versión larga de la historia de sus desventuras a la hora de intentar grabar las caras B del single de "Hotel Yorba" [refiriéndose a "Rated X (Live At The Hotel Yorba)" y "Hotel Yorba (Live At The Hotel Yorba)"] en el propio hotel, con Meg y Brendan Benson [les negaron la entrada, os lo he contado en alguna ocasión]. No mimó demasiado a los asistentes, quitando que dijo que estaba encantado de tocar en Idaho por primera vez.

"You've Got Her In Your Pocket" fue un comienzo sobresaliente del encore, que acabó con "Good Night, Irene" claro está. Jack tenía al público en el bolsillo durante todo el tiempo, consiguiendo que nos mantuviésemos en silencio, en los momentos adecuados, y explotáramos en aplausos cuando no interrumpían si no que añadían valor a la experiencia. No sé cómo lo hace.

Mis amigos y yo reflexionamos sobre la singularidad de la noche. Jack y su banda fueron capaces, de algún modo, de que nos 'divorciásemos', no solo se nuestras preocupaciones del día a día, sino del momento presente. Nos transportaron a un lugar donde lo único que importaba era el simple disfrute de la experiencia de la música, y por eso le estamos agradecidos."


Infinitas gracias a fanshave por compartir su experiencia y por transmitirnos, como pocos, la intensidad con la que la vivió. Este era su séptimo concierto. En su haber cuenta con dos shows de The White Stripes (ambos en 2003), tres de The Raconteurs, uno de The Dead Weather y, finalmente, este. 

Este tema se lo dedico a él, por haberse quedado con las ganas...



Tambien Te Puede Interesar

4 comentarios

  1. Goodnight, Irene... :) esa canción es bellisima, y quisiera pedirte una vez más, una entrada a esa canción, creo que la primera vez que la pedí no lo leíste anfitrión jejee en fin... de igual forma me emociona y a la vez me hace llorar (por no poder estar ahí) estas entradas con detalles de conciertos... Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí, se que te debo la entrada de la canción. Cuando me hacéis las peticiones las guardo en la carpeta de borradores para que no se me olviden. No te preocupes, ahora parece que voy a tener muuuucho tiempo para ir sacando todo lo que tengo atrasado :)

      Eliminar
    2. Habrá un largo tiempo para todo (U.u)... Jack se merece ese tiempo :) Saudos y gracias anfitrión...

      Eliminar
  2. Muy de acuerdo con el "es lo que nos estamos perdiendo todos por no residir en ninguno de los cinco estados norteamericanos" :( :( :(

    ResponderEliminar

Formulario de contacto