Directo Jack White

Flashes festivaleros ¡estelares!

3/24/2015P. O'Leary

La inagotable energía que Jack White derrocha en vivo, día sí y día también, no entiende de discusiones estériles como la que lleva ocupando las mentes de fans y músicos, desde que se produjera la explosión de la fórmula festivalera: ¿concierto en sala o festival? Para mí, este tipo de macro-eventos musicales no son buenos ni malos en sí mismos. Son buenos para unas cosas y malos para otras. Y son tan buenos y malos para el público, como lo son para los profesionales que se dan cita en ellos.

Fotografía exclusiva del Vault Package 22 - el show de Bonnaroo por David Swanson

A favor, que los asistentes lo pasamos bastante bien [aunque acabamos con el cuerpo molido], podemos disfrutar de muchas bandas en poco tiempo y, sobre todo, descubrir nuevas propuestas. Los músicos, por su parte, se ahorran el tener que montar todo el 'tinglado' (ya lo hace la organización por ellos) y, además, obtienen visibilidad a una escala con la que muchos no podrían ni llegar a soñar.

En contra [además del riesgo de lesiones físicas y el precio astronómico de las entradas] es que si vas con la idea de ver a un artista en concreto, normalmente lo vas a tener que hacer con prismáticos o rodeado de gente que ha escuchado una o ninguna canción suya, y, lo peor, que los set suelen estar atados a estrictos horarios y durar mucho menos de lo normal. Los que tocan tampoco salen mejor parados, su caché se rebaja considerablemente, actúan a horas intempestivas y, si no cierran cartel, deben prepararse para ese golpe -tan duro para el ego- que supone que te echen del camerino 'a patadas' porque llega el siguiente.

Sin embargo, los músicos no suelen quejarse tanto de las incomodidades o de las restricciones que les imponen, como de la falta de comunión con un público que, sin miedo a equivocarme, diría que es el más heterogéneo posible. Muchos de esas miles de personas ante las que se presentan, no sienten demasiado interés por ellos; a veces todo lo contrario, están deseando que acaben ¡de una vez!

Fotografía exclusiva del Vault Package 22 - Jack White por David Swanson

Ante algo así, o haces lo que has ido a hacer y te marchas a casa; o eres uno de esos tipos 'raros' que se motivan cuando lo tienen todo en contra, y das lo mejor de ti mismo.

Dudo mucho que nadie se atreva a "echar" a Jack White del camerino y, seguramente, todos los organizadores han perdido cualquier esperanza de que cumpla con el horario programado. Pero el desafío del público no se lo quita nadie, por muy cabeza de cartel que sea. En una venue puede ocurrir que alguno de los presentes haya escuchado "Seven Natin Army", con suerte dos más, pero la amplia mayoría sabe dónde está. En un festival, la proporción se invierte, unos pocos saben donde están y el resto "pasaba por allí" a ver al tío del Oh-O-O-O-Oh-Ooh.

La apabullante realidad es que algunos de los shows más memorables de Jack, desde que lanzó Lazaretto, han tenido lugar en festivales. Sus performances en el Free Press Summer de Houston, el Forecastle de Louisville, Roskilde o Glastonbury; tienen poco que envidiar a los conciertos que ha dado ante "su público". Y el colosal Bonnaroo, inclusive, podría compararse con las maratonianas actuaciones de Chicago, Detroit o Shreveport (el favorito de muchos y con razón).

La set-list de Shreveport ha sido una de las más personales de la gira Lazaretto

El músico ha desplegado su lado más salvaje y seductor precisamente ante las audiencias más hostiles. Cero sorpresas para los que conocemos que White se crece ante las dificultades, nada puede resultarle más estimulante que 'meterse en el bolsillo' a un público inicialmente apático -aunque se tenga que romper la crisma contra la batería o dejarse la voz en el intento-.

Todavía recuerdo a los locutores de la radio Futuro chilena, que retransmitieron el LollaCL en directo, comentando el buen hacer de Jack durante el concierto y preguntándose si volvería al escenario tras el descanso. El más optimista apostó por que lo haría con un par de temas. Acabaron atónitos cuando se encontraron con siete de las canciones más poderosas de su repertorio. Nadie, incluidos los especialistas del sector, está preparado para la traca final. Nadie salvo nosotros, que sí sabemos dónde estamos...

GLASTONBURY - "High Ball Stepper" ["I know your energy is sad..."]


ROSKILDE - "Top Yourself" [La intro de todas las intros]


FORECASTLE - "Icky Thump" [con desenlace sorpresa]


BONNAROO - "Ball And Biscuit" [¡renovarse o morir!]


LOLLAPALOOZA ARGENTINA - "The Lemon Song" [¡irrepetible!]


"Led Zeppelin is an inmovable force in music that will never be forgotten" Jack White


Tambien Te Puede Interesar

8 comentarios

  1. Estuve en el Lollapalooza Argentina este sábado. Todo el show fue increíble, quizás uno de los mejores de su carrera solista. Pero cuando entró Robert Plant fue totalmente emocionante, se hizo un ambiente mezcla entre nostálgico e histórico. Increíble.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me das mucha envidia ¿sabes? Jaja, me encantó el show. Fue impresionante incluso vía streaming, ya me puedo imaginar lo que sentisteis los que estabais allí. Felicidades y gracias por comentar, Manuel!

      Eliminar
  2. Ante esta entrada no puedo quedarme de brazos cruzados y así es que vengo a dejarte este video del Corona Capital, jajaja.

    https://www.youtube.com/watch?v=zO_SvZxv8DA

    A pesar de la tormenta, el retraso, el frío y lo tarde que era, muchos nos quedamos, sobre todos los que sí sabemos dónde estamos.
    Supongo que ya lo viste y si no, ¡disfrútalo, crack!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buff! Si es que me encanta todo lo que he visto de México, te lo prometo. Se merece un puesto, sin duda, entre la selección de "momentazos". Pero no lo voy a incluir en la entrada, será el premio "sorpresa" para los que se la lean hasta el final (incluidos los comentarios, que son de lo mejor que tiene este blog). Gracias Davihds!

      Eliminar
  3. Increíble el set-list de Shreveport! Yo creo que lo peor que llevo de los festivales, aparte de la gran cantidad de gente que hay y que te impide tener un buen sitio para ver de cerca, es el tiempo de espera hasta que actúa el grupo al que vas a ver, sobre todo si es cabeza de cartel, aunque por otro lado, también eso hace que vaya subiendo mas la adrenalina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ya te entiendo. Incluso en sala, algunos teloneros se me hacen muy cuesta arriba así que en festivales ya es la muerte. Horas y horas a pleno sol normalmente hasta que ya va cayendo la noche, al final estas echo polvo. Menos mal que cuando, por fin, sale el escenario se te quita el calor, el dolor de pies y ¡todo! Afortunadamente, al día siguiente solo te acuerdas de lo bueno.

      Eliminar
  4. Pude disfrutar su show en Estereo Picnic aquí en Colombia, el seguía después de Foster the people y The Kooks,y tuve el placer de verlo bien cerquita y claro apretados a mas no poder pero valió la pena, Jack te genera una adrenalina total que te cura todo el cansancio, aunque extrañe Icky Thump, pero me hizo la noche con Fell in Love with a Girl (mi favorita) .

    La verdad para mi fue perfecto, lo único malo es que te queda esa sensación de "quiero mas" por lo bueno que fue el show pero todo tiene su fin. Fue lo máximo, este hombre es un crack total!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho tener noticias del Estéreo Picnic. Y sé bien a lo que te refieres cuando dices que te quedaste con la sensación de "quiero más", lo sé muy bien. Muchas gracias por compartir tu experiencia con todos nosotros, Gaby! :)

      Eliminar

Formulario de contacto