Estuve Allí Jack White

Creo en Jack White... Living Las Vegas!

2/08/2015P. O'Leary

Vuelta a la dura realidad después de mi alucinante aventura en Las Vegas. Me he recorrido cada palmo del Strip -el área de Las Vegas Boulevard donde se concentran los hoteles más emblemáticos y kistch de la ciudad-, fuí a Freemont St. (echadle un vistazo a este vídeo y decidme si no pensáis que "Seven Nation Army" es simplemente perfecto para este escenario), he visitado el Gran Cañón por tierra y aire -100% recomendable-; y, como colofón final, el show de Jack White en el Brooklyn Bowl. Un planazo, lo advertí


The Linq es uno de los tropecientos mil complejos hoteleros de la "la franja" [comparte propiedad con el mítico Caesars Palace] y, entre otras muchas y variopintas atracciones, aloja esta venue (parte bolera, parte sala de conciertos) relativamente nueva, The Brooklyn Bowl. Recientemente fue seleccionada como “Best New Music Venue” y, habiendo estado allí, puedo decir que no me extraña en absoluto. De hecho, gran parte de la culpa de que este concierto haya sido "mi mejor concierto" de White, hasta la fecha, la tiene su inmensa -¡inmensa!- calidad de sonido [¿por qué en Europa no invertimos en cosas así?].

Esa fue la guinda del pastel, desconocía que iba a ser así. En realidad, mi decisión de ir a Vegas tenía más que ver con el romanticismo adicional que suponía verle tocar en una sala de bolos (como en sus comienzos) y, principalmente, con la capacidad de la sala: ¡2.000 personas! Impensable en US, incluso las salas españolas en las que ha tocado son más grandes. No os perdáis esto:



Quizás viendo a los chicos de Chicano Batman, el opening act de la noche, os podáis hacer mejor a la idea de las diminutas dimensiones del escenario. Ridículo tratándose de una figura de primera línea como Mr. White pero no es una crítica ¿eh? Tenerle al "alcance de la mano" fue lo mejor.


Pero no todo fueron ventajas. 

Mi propósito de año nuevo, en lo que al maestro se refiere, era verle sí o sí en EEUU. Hacía mucho tiempo que soñaba con hacerlo y está ronda de actuaciones, programadas en enero y febrero, podrían ser la última oportunidad (no tiene nada más programado allí, con la excepción de Coachella). Supongo que imagináis mis motivos. Fanáticos de Jack hay en todo el mundo (yo soy un ejemplo viviente) pero estaréis conmigo en que, fuera de su país, muchos asisten a sus conciertos expresamente para escuchar su canción insignia y, mientras llega, hacen caso omiso de la mayoría de los temas que interpreta; y, de paso, nos arruinan la noche a los que disfrutamos igual "nos echen lo que nos echen": una de TWS, una de The Raconteurs, una de Blunderbuss, una de Lazaretto...

No me entendáis mal, allí también hay de 'esos'. Pero en el caso de Las Vegas (entraba dentro de mis cálculos) eran minoría porque, igual que yo pensé que sería alucinante verle en un recinto tan pequeño, lo pensaron sus fans nacionales. Y así fue, la cola era un crisol de vaulties -miembros de The Vault- de infinidad de estados: Texas, California, Louisiana... Nadie se lo quería perder. Otro cuestión clave para que el concierto fuera redondo: un público totalmente entregado en cada tema. 

Y ahí empiezan los inconvenientes. Cuando todos son incondicionales, las horas de anticipación con las que hay que ir se multiplican por dos [afortunadamente, los miembros de la banda nos amenizaron las ¡8 horas y media! de espera; no paraban de pasearse por los alrededores, y dentro del venue también, saludando a diestro y siniestro... Todos menos Jack, claro] y te puedes ir olvidando de comprar el merchandising después del concierto [en el seg 0:17 del vídeo, se ve la cola que se formó en la escalera (a la derecha) para adquirir el póster, o te coordinas en plan comando o te partes por la mitad porque, al mismo tiempo, se estaba formando la línea para coger un buen sitio dentro]. Yo elegí la segunda opción y, aunque me quedé sin el maravilloso cartel "rasca y gana", no me arrepiento. [Ahora, ya es mío...]



Otra consecuencia de que todos los que conseguimos un buen sitio, fuésemos die-hard fans del músico es que acatamos religiosamente el primer mandamiento de White: no sacarás el móvil del bolsillo durante la actuación; así que dudo que vayan a colgarse muchos vídeos tomados desde las primeras filas. Confiemos en que la gente situada en la primera planta tuviera un buen zoom y si no, nos conformaremos con las fotos que David Swanson tomó durante la performance de la banda. Que, además, enseñan bastante bien la distancia entre el público y el escenario.



Por cierto, qué tranquilo es el público norteamericano dentro de su fanatismo. 

Voy ya con lo que estáis esperando, el apartado musical. Lo primero que necesito decir es que, para mí, fue evidente que Jack está cansado. Lo digo desde la compresión más absoluta, con esa agenda yo estaría en el hospital hace tiempo. ¿Se le notó sobre el escenario? NO, para nada. Rindió, como siempre, al 120%. Hizo una interpretación vocal impecable (la mejor que he escuchado, no es coña), a pesar de los evidentes problemas de voz que arrastra últimamente, y con la guitarra fue sobrado, nada nuevo, solos de quitarse el sombrero (me da igual eléctricos que acústicos) e improvisaciones "marca de la casa" de las que te hacen pensar que la vida no es justa: ¡todo el puñetero talento se lo ha llevado él! Sin embargo, no sabría decir en qué lo noté, pero lo noté. Me dieron ganas de decirle -Ya es suficiente, tío. Has cumplido- y mandarle a dormir 3 días seguidos. 

En lo relativo a la setlist, sin ser grandiosa en cuanto a longitud, os puedo contar que guarda verdaderos tesoros ocultos. La apertura brutal, como durante toda la gira, con los temas que se vienen repitiendo en todos sus shows: "Dead Leaves And The Dirty Ground", "High Ball Stepper" y "Lazaretto". Trío de ases para colocarte en tu sitio, ya desde el primero momento. Seguidos de ese clásico que tan buen rollo le transmite a todo el mundo, en Vegas la gente lo coreó de principio a fin, "Hotel Yorba"

Después bajó un poco el ritmo con la fantástica "You Know That I Know" [música de Hank Williams] -nunca le había escuchado en directo y me encantó, me va bastante el rollo country (no fue el único de la noche)-; y con "Temporary Ground"


Para remontar, ¡y de qué manera!, con una de sus cadenas de fisión nuclear [con el sonido de la sala, pensé que aquello se venía abajo]: "Cannon" (primera parte) - "Instinct Blues" (con esta casi muero) - el cover de Muddy Waters "Champagne & Reefer" - "Cannon" (2ª parte). También ha sido la primera vez que escuchaba "Cannon" de principio a fin. La primera parte del concierto terminó con "The Rose With The Broken Neck", inspiradísimo al piano. Preciosa interpretación de la pieza del álbum Rome

Tras el break, nos preguntó a todos si seguíamos vivos. Y se lanzó con una potente ejecución de "Just One Drink", mucho más rockera en directo que en el álbum. Frenazo en seco con las cuatro siguientes: "Hypocritical Kiss", "Blunderbuss", el cover de Loretta "I'm a Honky Tonk Girl" (segundo guiño al country de la noche) y "We're Going To Be Friends". Todas ellas interpretadas con la práctica totalidad de la banda -solo Dean FertitaDaru Jones permanecieron en su sitio- en el centro del escenario, en plan jam session

Desde este momento hasta el final, todo fue "demencial". Una furiosa "Icky Thump", secundada a pleno pulmón por el público. Una rabiosa y enérgica "Fell In Love With A Girl", tal y como la tocaba con The White Stripes. "Freedom At 21", con un solo memorable. Y el que oficialmente fue mi momento cumbre, "I Fought Piranhas" acompañada por esta preciosa señorita (la guitarra, se entiende):


Final feliz con "Would You Fight For My Love", "That Black Bat Licorice" y, oh sorpresa, "Seven Nation Army". Magníficas las dos primeras, la segunda causa verdadero furor entre los norteamericanos (es más que nunca mi candidata más firme a tercer single). Lo de la última no hace falta ni comentarlo... ¡Es el delirio!

Bueno, no sé si como reseña vale pero ya me conocéis, me gusta más centrarme en el feeling que en lo técnico. Un 10 para Lillie Mae Rische por su oído musical (impresionante su capacidad de reacción) y su complicidad con el público (su sonrisa te alegra la noche). Un 10 para el "reverendo" Fats Kaplin porque es un "señor" y un acopio de virtuosismo. Un 10 para Dean Fertita porque, sinceramente, ha tenido un papel muy, muy difícil en este tour y lo ha logrado. Un 10 para Dominic J. Davis porque es la viva imagen del esfuerzo y la entrega on stage. Un 10 y medio para Daru Jones porque es una máquina, un superhéroe (¡qué fuerza!)

*Especial agradecimiento a Dom y Daru, por el seguimiento y el apoyo que me brindaron a través de las redes, durante mi estancia en la ciudad. Fue genial encontrarme con Mr. Jones, ¡un privilegio!

Y fuera de la tabla, en otra dimensión, un ¡trillón! para Jack White por ser el animal de escenario más impresionante que he visto, por orquestar este inolvidable tour y por dejarse la piel cada noche... Habría que rezarle. 

Creo que pasé por este punto unas 30 veces y le saque unas 3 fotos de media en cada ocasión :)

Tambien Te Puede Interesar

8 comentarios

  1. Ohh conociste a Daru Jones? como sales vivo de eso? qué te dijo? que eras amigo de la mujer odiosa que lo molesta por twitter? xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente! Lo de la mujer "odiosa" fue lo primero que me dijo, jaja. Es broma. Fue solo un encuentro casual de los de 2 minutos de cortesía. Aún así, el primer impacto fue mortal. Menos mal que iba a por las cervezas y no volvía con ellas en la mano, sino monto el show por anticipado. Estaba un poco de los nervios por el tema de inglés especialmente (siempre me dan ataques de esos en plan -y ¿si no entiendo algo de lo que dice?! ¡Horror!-, paranoias mías). Eso sí, si me cruzase en circunstancias similares con White (así tranquilamente andando por la calle de camino hacia el venue) ahora sé que no me quedaría más remedio que usar la la táctica de la zarigüella: simularía mi propia muerte hasta que pasara el "peligro". Jajaja.

      Eliminar
  2. Ya te comenté que me alegra un montón que hayas podido ver a Jack White "en su salsa", en su mundo. En tu magnífica reseña se nota que las emociones superan con creces lo que las palabras son capaces de expresar, y eso es hermoso. Me inspiras para intentar cruzar el charco de nuevo sólo para escuchar al "all American" Jack ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Te animo totalmente a que lo intentes, París ya lo tienes muy superado ;) Eso sí, Costa Este... Lo del lejano oeste ha sido una locura!!!

      Eliminar
  3. Me alegro mucho que lo pasaras tan bien en tu viaje, me da una envidia..., yo también espero hacerlo algún día. Y lo de Daru increíble, es que es tan llano y simpático. Cuando vino Jack a Madrid, a la salida estuvo con todo el mundo haciendose fotos, yo hablé un poco con él, en spanglish claro, y le dí la bufanda del Atlético de Madrid, se la puso en el brazo y nos hicimos unas fotitos para la posteridad :) Gracias por compartir tu experiencia con nosotros, nos transmites muy bien las sensaciones y emociones que sientes en los conciertos y disfrutamos leyéndolo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Paloma! Así que una bufanda del Atlético ¿eh? Jaja. Es un tío muy majo, la verdad y muy cercano a los fans, disfruta con ello (al menos, de momento).

      Eliminar
  4. Jeje, del Madrid eh? No se puede ser perfecto! jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bastante desgracia tengo, ¿no te parece? Jajaja.

      Eliminar

Formulario de contacto