Directo White Stripes

Colosal "Ball And Biscuit"

12/31/2014P. O'Leary

Llevaba unos días pensando en clausurar el año, por todo lo alto, dedicando mi última entrada de 2014 a de esas canciones que nos ponen de acuerdo a tod@s -sin excepción-. Tenía una candidata en mente y, como caído del cielo, Erick ha compartido conmigo un audio que ha terminado de convencerme de que tenía que ser esa y ninguna otra.


En abril de 2013, como parte de las celebraciones del X Aniversario del insigne Elephant, Third Man Records lanzó, a través de The Vault, un doble álbum de The White Stripes titulado Nine Miles From The White City. Los LPs recogen una explosiva actuación del dúo de Detroit, en el punto más álgido del tour, el 2 de julio de 2003 en el Aragon Ballroom de Chicago. Ese mismo año, volverían a repetir venue (sala sobre la que la contraportada reza: "Aquel que no haya estado en el Aragon no sabe lo que es el paraíso") en el legendario concierto de Nochevieja con The Flaming Lips.

The Flaming Lips y The White Stripes - 31 diciembre de 2033 (por David Swanson)

El tracklist es sencillamente impresionante: 26 canciones, que se extienden durante 79 minutos, entre las que se encuentran los grandes 'clásicos' de la discografía de la banda, hasta el momento, y covers para todos los gustos: desde Bob Dylan hasta Captain Beffheart, pasando por Robert Johnson, Tommy Johnson, Soledad Brothers y algún clásico tradicional americano [algunos los hemos visto y otros los veremos en 2015]. Como nota curiosa, el álbum incluye "Little Cream Soda", sí, sí... ¡Cuatro años antes de Icky Thump ya andaba dando guerra por los escenarios!

Entre tanto bueno donde elegir, nos vamos a quedar con lo mejor -qué para eso estamos en Fiestas-. Y es que, aunque resulte difícil de creer, después de dos años escribiendo sobre Jack White"Ball And Biscuit" no contaba con un post propio (solo había aludido a ella, de pasada). Y la versión en directo del Nine Miles, una de las mejores, lo merecía...





Si nunca tiene sentido "explicar" una canción; en el caso de la canción #8 de Elephant, lo tiene menos aún. Es una obra maestra visceral, sexy, apoteósica, imperecedera. Perfecta. De manera similar a "Seven Nation Army", los riffs y los solos de guitarra que dejaron a medio mundo boquiabierto -el otro medio aún no la ha escuchado-, se fueron 'cocinando a fuego lento', entre concierto y concierto del tour de White Blood Cells [ya nos lo contaba el ex-roadie "TheTimeBeing" en sus Historias de la Carretera].

Cuestión bien distinta es la de la letra que, sinceramente, tiene su punto (como siempre) pero es prácticamente intrascendente. Lo digo porque, tal es la emoción que transmite instrumentalmente [de la que se siente, no de la que se cuenta], que Mr. White bien nos podría haber "cantado" la lista de la compra y nos hubiera ganado de todas formas. 

Todos conocemos los detalles de la grabación del disco: excursión vista y no vista a Londres y ¡zas! el mejor disco del siglo -para buena parte de la crítica, como mínimo-. A nivel lírico, los hay que se empeñan en buscarle todo tipo de referencias a las drogas y al sexo, y los hay que opinan que Jack se limitó a rimar palabras que sonaban bien juntas, media hora antes de que quedara plasmada en la cinta analógica para la posteridad. Su versión, la de Jack, es que el título se lo sugirió el micrófono STC Coles 4021 de los estudios Toe Rag.

Como de costumbre, no cuestionamos su palabra, en absoluto, y nos olvidamos de que ball es un termino informal para referirse a un octavo de onza de cierta sustancia psicoactiva y que biscuit suele asociarse a una pastilla prensada de una segunda sustancia de similares efectos a la anterior, llamadla "X". Si ese hubiese sido el caso, el estribillo-no-estribillo de la canción tendría bastante sentido para todo el mundo pero Jack dice que no, así que es que ¡no!


Y dicho esto, salvo petición expresa, me ahorro la traducción de la letra porque creo que sobra. Me despido hasta el año que viene de la mejor forma posible, en compañía de la Red Queen Meg, y del Third Man Jack, y ese "single" de singles que jamás llegó a serlo. A pesar de que sí se llegaron a hacer los test pressings de un vinilo 10 pulgadas que no llegó al mercado. Afortunadamente, "Grim" (el "Grande") nos regaló, en navidad de 2010, la posibilidad de ver una de las rarísimas copias existentes y que incluyen una versión de B&B inédita hasta entonces [la comparto también]. 

Pero la verdadera protagonista del cierre del año es la interpretación del disco que nos ocupa: M-E-M-O-R-A-B-L-E.





¡¡¡Gracias por un año fantástico y Feliz 2015 para tod@s!!!


Tambien Te Puede Interesar

1 comentarios

Formulario de contacto