Jack White Media

Lazaretto, top ventas 2014 de una industria agonizante...

12/14/2014P. O'Leary

Hace tres días, las páginas dedicadas a Jack White hacían referencia a un artículo del Wall Street Journal -algo muy serio- en el que se confirmaba que Lazaretto era el vinilo más vendido en EEUU en 2014. Pero el objetivo de su autor, Neil Shah, era exponer la grave situación de un sector de la industria que no tiene capacidad para absorber la creciente demanda actual. Curiosamente, el nombre de White, el máximo impulsor del formato a nivel mundial, no aparece ni una sola vez pero está ahí... en cada línea.

Jack White en los "apartamentos" de United Records Pressing - VER PHOTO SHOOT COMPLETO

"Casi 8 millones de los anacrónicos vinilos han sido vendidos este año, un 49% más que en el mismo período el año pasado, según los datos de la industria. La gente joven, especialmente los fans del rock independiente, están comprando discos en grandes cantidades, atraídos por la percepción de una calidad de sonido superior y el ritual de poner la aguja en el surco. 
Pero mientras nuevos LPs llegan a las tiendas cada semana, las destartaladas máquinas que los hacen no han sido fabricadas durante décadas, y una sola compañía provee el 90% del vinilo [el material sin tratar] que la industria necesita. De modo que, las aproximadamente 15 plantas que todavía trabajan en la impresión de discos se enfrentan a retos como averías y suministros insuficientes diariamente.
Sus esfuerzos señalan un problema que, ahora, atormenta a un interesado segmento de la industria musical. El negocio de los vinilos muestra indicios de vida excitantes, pero agoniza. 
La docena de de empleados de Robert Roczynski, una pequeña compañía de Hamden, Conn., hacen horas extras para fabricar piezas para los productores de discos de Estados Unidos, pasando apuros para mantenerse al día en el reavivado interés por los LPs. La empresa de Mr. Roczynski afirma que los pedidos de moldes de acero, que dan a los discos su forma plana y redonda, se han triplicado desde 2008.
"Están tratando de traer la actividad de vuelta, pero la época ya pasó", dice Mr. Roczynski, de 67 años, presidente de Record Products of America Inc., uno de los escasos proveedores de piezas para el sector.
Muchos productores, incluidos los más grandes, United Record Pressing en Nashville, Tenn. están añadiendo prensas; pero los empresarios todavía necesitan hacer un gran movimiento inyectando capital y confianza en esta industria eminentemente artesanal. Los inversores no están interesados en gastar cantidades serias en una parte del negocio que representa un 2% de las ventas totales en Norteamérica. 
Los sellos discográficos esperan meses por pedidos que antes solían recibir en semanas. El motivo es que las máquinas prensadoras solo son capaces de crear 125 unidades a la hora. Para incrementar la producción, las fábricas de discos están haciendo trabajar las máquinas tan duro -en ocasiones, 24 horas al día- que tienen que enfrentarse a un aumento de gastos en mantenimiento y reparaciones.
Los enormes pedidos de las superestrellas provocan atascos, mientras los fans rebuscan en vano nuevos lanzamientos de The War on Drugs, un grupo indie de Philadelphia, o del dúo electrónico francés Daft Punk. Más peticiones de LPs innovadores -multicolores, perfumados, que brillan en la oscuridad- solo llevan las cosas aún más lejos [Me pregunto a quién se refiere en este último punto y también si sabe que esos LPs innovadores están normalmente limitados, por parte de Third Man Records, a unas 150 copias].

Edic. Limitada de "The Ghost Who Walks" (2010) - Vinilo con aroma a melocotón 

Nick Blandford, director general de Secretly Group, una familia de sellos independientes de Bloomington, Ind., está haciendo sus peticiones ahora para asegurarse de que los LPs de sus artistas estén disponibles en las tiendas para el próximo "Record Store Day", en abril. 
Para conseguir más maquinaria, los propietarios de las plantas de vinilos han rastreado el planeta en busca de prensas fuera de uso que compran, sin pensárselo, por cantidades que oscilan entre los 15.000 y los 30.000 dólares americanos, más el coste adicional de la puesta a punto. 
Ryan Raffaeli, profesor adjunto de la Harvard Business School, que estudia lo que él denomina la "tecnología re-emergente", está familiarizado con este inframundo industrial.
Relojes suizos mecánicos, plumas estilográficas y librerías independientes que 're-emergen' del olvido reinventándose para los clientes y atrayendo, así, la atención de los empresarios. 
"La cuestión es si hay la suficiente demanda de vinilo como para lograr el salto. Aún es demasiado pronto para decirlo" explica Mr. Raffaeli.
Hay muchas trabas en el camino de una reinvención de esa magnitud.
Solo una compañía, Thai Plastic & Chemical, que tiene una tienda con 3 personas en Long Beach, Calif., suministra la inmensa mayoría -un 90% según indican- del policloruro de vinilo necesario para la elaboración de vinilos a lo largo y ancho del país.
Jack Cicerello, director de TPC a nivel nacional, dice sobre su anterior empresa, Keyser Century (cerrada a mediados de la década de los 2000) porque no había suministradores de vinilo en EEUU.
Thai Plastic & Chemicals, un productor de materiales plásticos tailandés, le reclutó para expandir su presencia en América; y él y algunos colegas decidieron lanzar un proyecto en paralelo, trayendo vinilo hecho en Tailandia para las plantas de impresión de discos.
Pero las cosas pueden ir mal fácilmente. En octubre, un camión que transportaba el material a Quality Records Pressings, una planta en Salina, Kan., se averió en plena preparación de la campaña del Black Friday. "Casi se nos había agotado el vinilo", dice Gary Salstrom, Director General de QRP.
Otro paso previo en el proceso -la creación del "master" del cuál se harán las copias- es incluso más arcaico.
Len Horowitz, de 62 años, es una de las pocas personas capaces de arreglar los sensibles componentes electrónicos involucrados en las masterización de un disco. En septiembre, una de los tornos que usan estas empresas -para traspasar la música, desde una cinta analógica o un archivo digital, a un disco- se rompió. Tardó semanas en volver a la actividad.
“Una cosa es tener pocas prensas o capacidad insuficiente" dice Mr. Horowitz, “pero si no puedes cortar nada, todo se para. Y cunde el pánico".
El proceso de imprimir discos es sorprendentemente arduo y costoso. En una visita a Brooklynphono, una pequeña planta en New York City, las máquinas prensadores requieren monitorización constante. Todo tipo de cosas van mal, obligando a los trabajadores a hacer ajustes permanentemente.
“Todo se viene abajo” comenta Thomas Bernich, que dirige la planta con su esposa Fern. “Tengo mariposas en el estómago”. Podría construir una nueva máquina, pero le costaría más de 250.000USD, lo que es prohibitivamente caro.
Y cuando el equipo está en su sitio, se necesita que los técnicos formen a personal más joven para mantener el capital humano, porque que veteranos como Mr. Roczynski se retiren es otro gran reto.
Él lleva en la industria desde los 16 años, cuando empezó a trabajar en la empresa de su padre, que fue fichado en 1946 por CBS Records (la primera planta que imprimió LPs en América) establecida en Bridgeport, Conn. Mr Roczynski padre diseñaba equipamiento y, con el tiempo, ese se convertiría en el mayor foco de la compañía.
Unos 50 años después, su hijo está trabajando como broker de equipamiento, intermediando entre la gente que busca maquinaria y gente que se la proporciona a cambio de una comisión, aunque cada vez es más difícil encontrar algo que pueda ser utilizado. Como Mr. Roczynski no tiene a nadie a quien dejarle Record Products, probablemente la venderá cuando se jubile. Pero indica que aún quiere trabajar como consultor un tiempo.
“Hemos hecho todo el trabajo" dice, “¿Por qué desperdiciarlo?
....

Desalentador panorama el que pinta The Wall Street Journal. Pero no hay que olvidar que los enormes esfuerzos que están realizando las plantas de impresión, les están reportando, por primera vez en décadas, pingües beneficios. Habría que preguntarle a United Records Pressing si, dada la preocupante saturación de trabajo a la que se enfrentan hoy, preferiría volver a la situación en la que estaban antes de que Jack White se instalase en Nashville...



Tambien Te Puede Interesar

0 comentarios

Formulario de contacto