Estuve Allí Jack White

Creo En Jack White en el show de Bruselas

11/18/2014P. O'Leary

Ni los buenos deseos ni los "pedazos" de suerte que much@s de vosotr@s me enviasteis virtualmente -y que tanto agradezco- consiguieron que mi tercer show del 2014 fuera una experiencia... ¡redonda! Pero la 'sal de la vida' está en sobreponerse a todas esas pequeñas odiseas que, al final, son las responsables de que eches la vista atrás y digas -Fuera como fuera... ¡Valió la pena!-.


Muchos tenéis en perspectiva asistir a algún concierto de Jack White, así que no está de más que comente un par de cuestiones previas. Especialmente útiles para los primerizos.

  • Vale la pena planificar para que todo lo controlable esté controlado. Pero lo normal es que siempre pase algo que no habéis previsto. La clave está en no permitir que ese "algo" empañe la vivencia. Jack -es obvio- es un artista de primera línea mundial que arrastra miles de fans a cada actuación: locales e internacionales. Muchos de ellos sueñan con un hueco en la front row. Así que es imposible que todos lo consigan. No os obsesionéis con ello: la primera fila es SOLO la guinda del pastel. El único modo de tenerla garantizada es asistir a un show que ofrezca early entry (entrada anticipada) y estar entre los 10 afortunados que la consiguen. 
  • Luego hay otro fenómeno, en auge, que tiene que ver los que se creen fans con 'derechos'. En Bruselas, siento decirlo, algunos dieron un espectáculo bochornoso y no, no hubo suerte para ellos. Mr. White no nos debe nada, por mucho tiempo que le dediquemos o por mucho dinero que nos gastemos.
Hasta aquí el previo. ¡Vamos con el partido! Después de una deliciosa y breve performance -esto último siempre se agradece, en estos casos- de la banda newyorkina Lucius, a resaltar el acoplamiento vocal de las chicas y la percusión tan efectista que despliegan; se cerró la famosa cortina azul. Llegado este momento, los que tenemos experiencia en el tour de Lazaretto, sabemos que lo siguiente que veremos sobre el escenario será a Lalo Medina dando su célebre discurso sobre la política de teléfonos móviles de Jack&Co.


Cuando la cortina se abre, es como si se parase el mundo. La banda al completo, a excepción de la estrella, empieza con la intro y allí no respira nadie hasta que el único que falta por salir, hace su aparición. Si habéis estado atentos a los set list de los conciertos del tour, habréis comprobado que las cuatro primeras canciones pueden cambiar de orden pero suelen ser siempre las mismas. Aquí podéis ver el listado de Bruselas: 23 canciones en dos horas de concierto. Alguna más de las que ha estado tocando en esta segunda visita a Europa...

Abrió con "High Ball Stepper" y, por un momento, parecía que todo iba sobre ruedas. Pero con la segunda, "Lazaretto", empezaron a vislumbrarse los problemas de sonido. La instrumentación tapaba completamente la interpretación vocal. Los micrófonos, que funcionaban solo a 'medio gas', empezaban a desesperar a Jack y el público, bastante animado de inicio, no sabía bien qué pasaba. Con la tercera, "Dead Leaves and the Dirty Ground", llegó la ¡catástrofe!


La guitarra insignia del tour, de repente, se queda MUDA. Jack reacciona de inmediato y canta la primera estrofa de la canción ¡sin guitarra! En cuanto tiene la oportunidad, se cuelga otra. La enchufa, va a tocar la segunda estrofa y MUDA ¡otra vez! Cabreo monumental de White que, ni corto ni perezoso, lanza la guitarra y, de paso, se lleva por delante el doble micrófono. Todo acaba tirado por los suelos y con él, sentado al piano, sacando adelante (como podía) el resto de la canción. Los roadies dando vueltas por el escenario, como locos, arreglando el desaguisado; mientras White, desde el piano, no paraba de reclamar que le trajeran la guitarra. Los técnicos, al borde del ataque, intentando resucitar la Fender Telecaster hasta que, por fin, aquello empezó a emitir algún sonido. Con toda la rabia del universo, Jack vuelve al centro del escenario y se resarce con un solo de guitarra que, esta vez, dejó MUDO al público. Impresionante. Le sacó sonidos que parecían de otro mundo.

Pero, la guerra no terminó ahí. El concierto seguía adelante con "Hotel Yorba" y un Jack White de los nervios porque los micrófonos seguían sin escucharse. En este punto del show, un 10 para la sección rítmica de la banda: Dominic Davis y, especialmente, Daru Jones... ¡Inmensos! Los dos solos lograron que aquello no se viniera abajo completamente. Daru, desde la batería, no paraba de incitar al público -algo frío y desconcertado- para que arropará a Jack y, al mismo tiempo, le gritaba a los ingenieros que subieran el volumen del maldito micro. Con "Temporary Ground" y "Weep Themselves To Sleep", Jack intentó salvar la situación, porque la acústica permitía que se le escuchase un poco más.



A partir de "Cannon" (la séptima), todo se encarriló y ¡de qué manera! La siguiente, de mis momentos favoritos de la noche, "I Fought Piranhas" (versión eléctrica). Absolutamente brillante. La mitad del público no sabía ni por donde le venían los tiros... ¡¿Cómo es posible que alguien pueda NO conocer esa canción?! "Sixteen Saltines" confirmó que las incidencias estaban superadas [esta mucho más reconocida por la audiencia] y otro momento estelar: "Top Yourself". A diferencia de lo que viene siendo habitual, la inició en acústico. Al más puro estilo The Raconteurs, pero tardó poco en enchufarse, de nuevo, y ejecutar esa intro brutal que caracteriza a la versión de 2014. Entre medias, espacio para solos de todos y cada uno de los miembros de la banda. Incluida la pobre Lillie Mae -que en esta aporta únicamente las maracas- y que pasó por un momento de pánico pensando en qué iba a hacer cuando le llegara el turno... ¿Un solo de maracas? White anticipándose a todo, como es costumbre, se acercó a ella y le pidió que, a falta de instrumento, ¡cantase! Ya os podéis imaginar 'la papeleta' cuando tuvo que cantar parte de la versión más cruda del tema, con esa voz tan dulce. Por si fuera poco, Jack White la dio la réplica vocal y, claro, la fuerza y la garra con la que él interpreta ese "How you gonna get that deep / When you're daddy ain't around here to do it to you?" deja a la altura del betún a cualquiera.



Las tres siguientes fueron el único remanso de paz en mitad de la tormenta: "Hypocritical Kiss", "Blunderbuss" y el himno "We're Going to Be Friends" (precedido por un fragmento de "I'm a Honky Tonk Girl" de Loretta Lynn). Para empezar la remontada con "Three Women" [el tema en el que más se echa de menos a Ikey Owens] y "You Don't Know What Love Is" (adornado con otro riff espeluznante). El colofón, previo al descanso, lo marcó la infalible "I'm Slowly Turning Into You", coreado por los 8 mil que estábamos presentes.



Tras el break, ni un solo descanso. Un "Icky Thump" antológico (se notaba que al principio del show, no había podido 'guitarrear' tanto como le hubiera gustado; así que no se reservó ni un truco, los sacó todos); "Steady, As She Goes" interpretado a la vieja usanza, pidiéndonos a todos que le coreáramos el "Are you steady now?"; se saltó dos estrofas enteras de "Would You Fight for My Love?" pero ¿a quién le importa?; el que para mí será, sin discusión, el tercer single: "That Black Bat Licorice" [me remito al insólito póster de la noche como prueba A] y que sonó increíblemente bien en directo. Para finalizar, el momento más triste de la noche para mí, que es siempre que la Kay irrumpe en el escenario, con los primeros acordes de "Seven Nation Army" todo el mundo se viene arriba y yo me hundo en la miseria porque se acabó lo que se daba.

Cartel de concierto Jack White @Forest National, Bruselas (16 nov. 2014)

Me hice con el anterior y con el de Cracovia (debajo). Y, a lo mejor, me traje algo para el "Creyente 2014"... :)



En resumen, mil y una incidencias que obligaron a Jack White a dar lo mejor de sí mismo (como a él le gusta) en un concierto que fue de menos a más y, después, a mucho más. Una banda que demuestra, cada show, ser la escolta perfecta. Y multitud de anécdotas extra-musicales, de esas que tanto le gusta al músico poner en práctica últimamente [imagino que el champagne juega un papel importante en este sentido]: desde ir eligiendo a personas del público para subírselas al escenario (¡nadie está a salvo!) hasta a "maltratar físicamente" al fotógrafo oficial del tour: el pobre David J. Swanson casi acaba estrangulado con la correa de su propia cámara cuando a White le dio por sacarle fotos a todos los miembros de la banda, "arrastrándole" por todo el escenario [ahora ya podéis entender porque algunas de las publicadas están completamente desenfocadas].



Una curiosidad, ¿a qué viene ese empeño en despeinarse para salir al escenario? Así lucía antes en el backstage.



Y así, tal y como empezó en concierto. Podía ser peor, lo de Frankfurt fue bastante peor... ¡¿Quién le entiende?!

Eres un genio loco... Sí, ¡tú!



Tambien Te Puede Interesar

32 comentarios

  1. Increíble!! Se nota que la pasaste de lo mejor :D (¿Cuando empieza el concurso para el creyente 2014?)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo pasé de miedo! Aunque siempre es demasiado poco... Ya sabes! Jaja. La segunda edición del "Creyente del Año" coincidirá con el 2º aniversario del blog: en diciembre, pero lo anunciaré a bombo y platillo a su debido momento. Gracias por comentar!!!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Noooo, sabes que te lo tengo prohibido, jeje. Qué tal, ¿por cierto?

      Eliminar
  3. Como es posible esto definitivamente deben estar de patio como se les ocurre pensar que por estar un FC pueden tener super poderes, yo para quedar adelante siempre llego temprano y corro a pesar de tener mi rodilla pesimo, como me molesta que no recuerden que el es musico, y a pesar que diga que quiere esposa es BROMA!!! como no van a entender digo. Como tanto unicornio, estan igual que las que creen que yo me acosté con Damon Albarn solo por una foto. Te entiendo tanto estimado amigo , cada día piensoq ue tu y yo nos deberiamos casar jajajaj increible que nos pasen las mismas cosas estando tan lejos. Te mando mucha paciencia y ojala nunca más te vuelva a ocurrir <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, gracias por el apoyo incondicional, Josefa. Nos pasan las mismas cosas porque seguimos las mismas reglas... Hay mucha gente, por ahí, que sigue pensando en Jack White como en un "chico de calendario"... Y eso es un craso error, querida amiga. Pero como siempre te digo: el tiempo pondrá a cada uno en su sitio. Todo el mundo conoce mi lema a estas alturas...¡100% música!

      Eliminar
  4. Me encantó leer esto. Soy de Argentina y hace dos días que no dejo de pensar en cómo va a ser su show acá. Espero que haga un sideshow del lolla en un lugar más chico para poder disfrutar un poquito más de él así como se ve que lo disfrutaste vos. Gracias por tanta genialidad, te leo casi desde el principio y acá me siento en casa. Saludos, hermano creyente!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Nicolás. Los conciertos de sala tienen un encanto especial, es verdad; pero con Jack White nunca se sabe. Te remito al festival de Bonnaroo de este año, está en el Top 3 -por no decir que ha sido el mejor- de sus actuaciones de este tour. Con sideshow o sin él, espero que lo disfrutes ¡cómo si fuera el último!
      Siempre serás bienvenido a casa... :) Saludos para ti también.

      Eliminar
  5. Excelente, solo de estar leyendo, mi mente comienza a imaginar el concierto y me emociona, en hora buena que lo has disfrutado :) ...Solo tengo una duda quien es el tercero en la foto blanco y negro, Dean, Jack y el tercero (borroso) me parece y recuerda a Little Jack, acaso es el? Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué tal Kevin? Muchas gracias, me alegra mucho que mi crónica te haya trasmitido esas sensaciones, era precisamente lo que pretendía. Lo de la foto fue una broma, la colgó TMR justo antes del show y la titularon algo así como "The Dead Weather reunited". Dean es Dean y Jack es Jack, logicamente; pero la melena morena que asoma por el marco de la puerta, desde luego no es Alison y el que va caracterizado de LJ, parece David (el fotógrafo de la gira). Se deben aburrir mucho en el backstage, ya sabes... Aunque por la cantidad de catering que les llevaron, nadie lo diría. Estuvieron descargando cajas 20 minutos, por lo menos. Jaja.

      Eliminar
    2. Jajajaa si, me recordaron a The Dead Weather, gracias por el dato de la foto, tu como siempre informado en todo, y, si soy Kevin solo que modifique mi cuenta de Google a como de costumbre pongo mi nombre, Gillis, saludos y nuevamente gracias :)

      Eliminar
    3. Tengo complejo de "oráculo", a veces. Jajaja.

      Eliminar
    4. ese es mi trabajo jajajajajjaja, y no es broma xD

      Eliminar
    5. Jajajajaa mejor hay que comenzar con el creyente del aňo... Solo espero el oraculo no nos afecte y haga perder

      Eliminar
  6. Yo también estuve y coincido que fue de menos a más..la primera hora pasaron demasiados "apuros" y luego se fue engrasando la cosa..aunque siempre es un placer ver a Mr. White ni que sea luchando contra los elementos...Y también me pasa lo mismo que a ti, "Seven Nation Army" me da más bajona que otra cosa....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, ¡qué bien! Alguien que me entiende. Coincido en que siempre merece la pena verle en acción. De hecho, confieso que incluso me gusta cuando lo pasa un poco mal en el escenario porque ahí sale su verdadero "yo". Otro se hubiera negado a continuar en esas condiciones. Pero él lo saca adelante cueste o que cueste.
      En un momento dado, tenía tal enfado que llegué a temer por su integridad física. Acuérdate del golpe que se dio contra el segundo micro. Pensé -ya está, se ha roto el cráneo-, pero qué va... es un tipo duro de Detroit, jaja.

      Eliminar
    2. Pues si, en algun momento se le vio bastante fastidiado pero normal...justamente hoy me decía un amiga que otros se plantan (ponia el ejemplo de Thom Yorke en un concierto de Madrid)pero a él se le nota que le gusta darse caña y enfrentarse a las limitaciones;no hay mejor manera de superarse,por eso esta donde está..y aunque en algun momento sufrí, ver como lo resolvia me hizo valorarle aún más..esperemos que este verano caiga algun festi español y podamos repetir pronto :p

      Eliminar
    3. Ojalá! Festival, concierto en sala,... En el comedor de mi casa hay hueco, ¡lo que él quiera! ;)

      Eliminar
  7. ¡Qué noche! Me encanta tu redacción, pude imaginar cada detalle que leía. Un abrazo, querido administrador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rik! Fue memorable, la verdad. Su capacidad de sobreponerse a todas las dificultades es única. Admirable, francamente. Quería que, los que no pudisteis estar allí, al menos pudierais "vivir" un poco la experiencia. Otro abrazo y gracias, como siempre ;)

      Eliminar
  8. por cierto tambien quiero jugar a eso del creyente :B, pero no sé como jugar :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, tranquila. Daré instrucciones, irá en la línea del año pasado pero voy a subir el nivel de dificultad porque los "creyentes" del año pasado iban sobrados de nivel XD

      Eliminar
    2. no sé si eso es un halago, o una advertencia... quizas es un poco de ambos

      Eliminar
  9. Me sumo al resto de los comentarios en agradecerte tu descripción y análisis del concierto, lo paso muy bien leyéndolo, y bueno, los problemas técnicos y de sonido es algo que puede ocurrir aunque este todo muy preparado. Lo importante es saber salir del paso y luego dar algo a cambio, como darlo todo en el escenario y que se note o alargar el tiempo de concierto. Como he leído, creo que Jack lo hizo, así que todo bien.

    reo que Jack lo hizo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué tal Paloma? Mi sensación es que hubo algo de eso: el encore no fue muy largo pero la primera parte sí duró más de lo habitual. Gracias por sumarte a los comentaristas.

      Eliminar
  10. El año pasado no jugué porque no me sentía con el nivel suficiente para dar batalla, ahora, no es que me sienta seguro, pero ya no me siento primerizo, además, ya me leí la biblia.
    ¿Sala o festival?
    Ambos tienen lo suyo, me quedo con la sala. Mucho tuvo que ver el agua.
    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo yo que de "primerizo" nada! Jajaja. Anímate!

      Eliminar
    2. a mi tambien me quitara la virgindad en marzo, si es que lucyfer esta de mi lado

      Eliminar
  11. Me encanto lo del analisis y descripción del show. No estoy de acuerdo en el tema de llegar a la primera fila, capaz alla el publico es otra cosa, pero aca en Argentina en cualquier show de rock, si vas a la primera fila vas a sufrir mas que disfrutar, de tantos empujones que no se puede respirar y la gente volando arriba de tu cabeza, prefiero ser uno de los que vuela. Ademas no le veo nada de especial estar adelante de todo si a unos pasos mas atras se ve exactamente igual y se disfruta mucho mas, a menos que seas corto de vista (como yo jaja) no le veo lo genial y unico de esa mania de estar adelante, pero bueno son opiniones y alla los shows deben ser mucho mas tranquilos en cuanto al publico. Sigan asi con la pagina! Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo tu punto perfectamente, cada país es un mundo. Como no he estado en ningún concierto en Argentina (todo se andará), no puedo comparar. En los conciertos de Francia y Bélgica de este año, obviamente el público no tenía nada que ver con el español. Creo que habré estado en conciertos en 8-9 países europeos y, para mí, los españoles estamos los 2º en el ranking de público "kamikaze" en estas latitudes -solo nos superan los italianos-. Aquí, avalanchas y gente "volándote por encima" las sufres igual en 2ª o 5ª, pero en la 1ª, al menos, tienes oxigeno para respirar y, definitivamente, se ve mejor. Eso sí, los hematomas de las vallas de seguridad te los llevas de recuerdo ¡seguro! Jaja
      Gracias por comentar y tomo nota para cuando me toque concierto en Argentina :)

      Eliminar
  12. Me encanta este blog. Me encantan tus publicaciones.
    Primero, eres muy generoso por compartir esta reseña tan detallada.
    En segundo lugar, cuando asistí al Corona Capital me invadió un sentimiento de incertidumbre y miedo sobre cualquier detalle que pudiera salir mal. (y vaya que si algo salió mal, con la lluvia torrencial). Incluso el día anterior considere (sólo por un segundo) no ir, pues jugaba en contra la lluvia, tener un lugar pésimo, que el audio fuera malo, que en cualquier momento alguien más alto que yo me tapara...no sé, incontables detalles. Temía guardar un recuerdo malo de ese show.
    Todos esos pensamientos me hicieron re-considerar qué tan grato es un show en vivo, con todo lo que se "padece" desde que se anuncie que el artista viene a tu país, pasando por adquirir entradas y la experiencia como tal.
    En el Corona todo jugó en contra. Y, aún así no tengo palabras para describir lo magnifico que fue el show. Me hubiera gustado escribirte una reseña más detallada.
    Así, después de esta entrada, me parece que en todos lados se sufre igual, pero que al final "nuestro Jack" viene a hacer lo suyo y supera todas las dificultades, y hace "qué todo valga la pena"
    Abrazo.
    Elena Kafka.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Elena. Tu comentario me ha hecho pensar en un DVD que conseguí este domingo: es una actuación de los comienzos de The White Stripes (de junio de 2000) con una calidad de imagen y sonido bastante mala. A los pocos minutos de empezar, Jack pide perdón porque tiene la voz mal y no puede llegar a las notas más altas. Sin embargo, se lanza con la versión de estudio de "Jolene" y claro, en cuanto llega al estribillo, se le rompe la voz del todo. El público (4 'gatos' sentados en sillas) empieza a poner cara rara y lo quité porque ¡no quería verlo! Todavía no lo he hecho. Te lo cuento porque creo que los fans lo pasamos peor que él pensando en que, como asume tantos riesgos, TODO puede salir mal. Y no queremos presenciarlo. Pero él lleva enfrentándose a eso toda su vida y sacar adelante un show, en cualquier circunstancia, es una de las cosas que le hace GRANDE :)

      Eliminar

Formulario de contacto