Caras B Dead Weather

Jack White Extravaganza

10/19/2014P. O'Leary

Tantas fueron las almas sorprendidas por la audacia musical propuesta en Get Behind Me Satan, que pocas consiguieron vislumbrar, en medio de la confusión, la verdadera magnitud del cambio que, aquel álbum, supondría en la carrera musical de Jack White. Íntimamente vinculado a la vida personal del músico, no fue un punto de inflexión si no, más bien, un ejercicio de exorcismo en toda regla.


Como él mismo declaró -Satan es el final de cualquier infelicidad que haya conocido. "Get behind me", eso es lo que significa [refiriéndose a su capacidad de dejarla atrás]. Todos mis problemas están representados: la traición, la pérdida, el dolor; lo que fuera que estaba sucediendo dentro de mi cabeza y en mi vida. He conseguido despojarme de todas esas cosas en este disco. Estoy en paz.- 

Parecen las palabras de un hombre liberado, normal. Superadas un par de relaciones... ¿complejas? -dejemoslo ahí- y en pleno idilio con su recién estrenada esposa, quién podría culparle. El tiempo, como todos sabemos, le quitaría la razón. Y, como consecuencia, los 'fantasmas' de White volverían a aparecer en escena unos años después.

Pero una cosa sí perduró: la libertad compositiva del que se siente seguro fuera de la zona de confort. De la mano de ese privilegio, surgirían algunas de las apuestas más extravagantes y arriesgadas de su trayectoria. Una puerta que abriría en 2005, y que jamás se ha vuelto a cerrar. En definitiva, una licencia para "experimentar" que ya quisiera el mismísimo Agente 007

La elección de temas, que yo etiqueto como extravaganzas de Jack White, es difícil de justificar. Ya que el único denominador común, entre ellas, es que han salido de la misma mente. Hoy comparto 3 (podrían haber sido bastantes más), todas susceptibles de ser definidas como rarezas. Todas cimentadas sobre el mismo espíritu: "yo compongo esto, lo saco a la luz y allá vosotros... si sois capaces de asimilarlo"

1. "Who's A Big Baby?" La reina indiscutible de la categoría (y que responde, al mismo tiempo, a una petición vuestra, de Abraham).
Incluida como cara B de las ediciones CD-Maxi -de US y Escandinavia- del single de "Blue Orchid"; al que más y al que menos, nos dejó atónitos. Con una letra digna de un niño de 3 años, solo comparable con "Top Special"; todo el peso de la canción recae sobre la instrumentación y los efectos vocales. En el primer aspecto, destacan -por encima del bien y del mal- la característica marimba del LP y el otro clásico el piano Rhodes. Los "sssshhh", como curiosidad, son "obra" de Patrick Keeler. El resto de los vocales, patrimonio de Meg White, predominantemente, y de Jack, puntualmente -él es el que quiere a su mamá ("I want my mommy! Mommy!") o irse de compras ("Let's go shopping!"). Espero que no esté dedicada a quién algunos suponen, que a un@ le llamen bebé llorón/a a la cara... así impunemente. En fin :)


2. "Blues On Two Trees" ¡Hablando de canciones que a un@ no le gustaría que le dedicasen!
A esta la comparo con el pasaje bíblico que recita Samuel L. Jackson en la peli de Pulp Fiction: -¡Y tú sabrás que mi nombre es "Jack White", cuando caiga mi venganza sobre ti!- Pues eso. La letra de la cara B, del último de los singles de Blunderbuss que nos quedaba por revisar "I'm Shakin'", es cualquier cosa... menos una declaración de amor. Sobredosis de reproche y rabia en un ¡rap! salvaje, pasado por el particularísimo tamiz de White. Me fascina.


3. "Old Mary". Otra de dimensiones religiosas... pero solo aparentemente.
En el último track de Sea Of Cowards, Jack tira de background católico para darle una vuelta de tuerca a la letra de la oración "Hail Mary" -nuestro "Ave María"- y convertirla en todo un alegato medioambiental (por lo menos, esa es la teoría más aceptada). El caso es que carga contra toda la raza humana, de eso no hay duda. Ironía y opacidad en estado puro, como no podía ser menos tratándose de The Dead Weather.

Tambien Te Puede Interesar

0 comentarios

Formulario de contacto