Colección Jack White

Las confesiones de Jack White a MOJO (III)

8/01/2014P. O'Leary

"Los viejos amigos de White, Ben Swank y Ben Blackwell, veteranos de la escena garage rock del Detroit de los 90 pertenecen a la primera categoría [refiriéndose a los que se alegraban por el éxito de TWS]. Ambos trabajan en la actualidad en Third Man y continúan siendo sus amigos más cercanos. Según mantiene White, la mayoría de los rockeros garage de Detroit pertenecen a la otra [la de los que les odiaban], una de las razones que contribuyeron a que se mudara a Nashville. -Era muy confuso- dice White sobre su fulminante salto a la fama entre la mitad y el final de la década de los 2000. Meg White escapó de esa fama, arrastrando a The White Stripes a una ruptura, después de un grave episodio de ansiedad que la impidió continuar.


-Me daba mucho miedo- explica White. -En mi círculo de amistades y familiar parecía no haber nadie con quien pudiera hablar sobre ese momento que estaba atravesando, así que tuve que arreglármelas solo. La primera vez que coincidí con Beck solo quería agarrarle y decirle "tómate un café conmigo, habla conmigo, ¡por favor!" No quería que pensará que soy un bicho raro pero necesitaba su consejo desesperadamente-. 

A veces llegas a plantearte que lo único que White desea realmente es ser uno más de la banda. Con The Raconteurs, adoptó el rol de guitarrista en la clásica banda de rock. En The Dead Weather, fue incluso más allá y se sentó a la batería al fondo del escenario. En ambos casos, sus intentos de ser simplemente otro miembro más del grupo no resultaron demasiado convincentes. 

-Has dado en el clavo- comenta asintiendo lentamente con cierta tristeza ante la idea de que, aunque le encantaría ser parte de una banda, nunca lo será. -Cuando estaba en The Go, en Detroit, me sentía genial. Pensé "aquí es donde quiero estar". Era solo uno de los tíos de la banda. No era el tipo encargado de llamar a todos los demás para acudir a los ensayos, o que tenía que motivar a todo el mundo o escribir las canciones. Era el guitarrista. Era lo mejor del mundo. Realmente especial para mí. Durante seis meses sentí que estaba en el lugar que quería estar. Y entonces ¡me echaron! Lo que me obligó a aceptar que ese no era mi camino-.


En el "nido de cuervos", la cabina de sonido instalada sobre la Blue Room de Third Man, están colgadas las batas de laboratorio blancas que usan los ingenieros; un tributo al productor Liam Watson de Toe-Rag Studios, que lució una durante la realización de Elephant. Después de explicar que este es el único lugar en el mundo donde puedes grabar directamente en acetato o cinta analógica una actuación en directo, White dice no estar obsesionado con estas cosas sino que a otras personas no les importan lo suficiente.

[A continuación, os dejo con unas imágenes extraídas del libro de fotografía de David Swanson, incluido en package dedicado al 10º aniversario de Elephant. En ellas podemos ver a Meg y Jack White con el productor Liam Watson -sin bata, eso sí- durante la grabación del álbum].



[Si os parece que Jack tiene cara de estar a medio camino entre la concentración y la desesperación en esta ¡no os perdáis la de Meg! ¿Quién dijo que grabar un disco fuera fácil?]


-Me quedo atónito cuando hablo con otros músicos- dice señalando un torno original de King Records en el que James Brown cortó mucho de su material. -Si yo digo "estoy grabando en un 8 pistas" ellos dice "y ¿qué?" Pero no va sobre saber el número de serie del micrófono. Se trata, por encima de todo, de cuidar lo que haces. Imagínate que alguien me dice que le ha gustado una canción mía y le contestó "¿de verdad? Porque la grabamos con un ordenador, corregimos mi voz con auto-tune, ni siquiera estaba allí cuando los ingenieros la mezclaron y, ya que estamos, la escribió otro". ¿Se supone que puedo estar orgulloso de eso?-.

Según se agacha para inspeccionar el torno, no puedes evitar preguntarte si no sería más feliz arreglando y restaurando viejas máquinas como esta. -En realidad tengo que contenerme para no pasarme el día reparando cosas- confirma. -Dios Mio, amplificadores, guitarras,... Toda mi vida he tenido que evitar esas cosas porque, dad la oportunidad, me pasaría el día arreglando cosas. Esa es mi manera de ser. No haría ninguna otra cosa".

Según se acerca el fin de la visita guiada, White destaca más detalles estrambóticos de Third Man Records: el baño público es exactamente la imagen en espejo del privado; los lanzamientos más raros de TMR estan enterrados bajo una capa de resina en el pequeño patio trasero del edificio. Willy Wonka es el excéntrico personaje de ficción con el que más frecuentemente se compara a White. -Me lo dicen todo el tiempo- afirma mientras ríe. -No me gusta demasiado, pero lo dice todo el mundo...-.

Entonces White rememora un pequeño detalle del pasado -¿Sabes que la funda de la edición británica de Elephant estaba hecha de excrementos de elefante reciclados? Olvidamos decírselo a la gente en ese momento- [La primera vez que leí esta frase, pensé "por favor, dime que se está refiriendo solamente a la edición estándar". De todas formas, no pude evitar analizar de arriba a abajo la edición promo de UK de Elephant que tengo en mi colección, no sé si me gustaría averiguar que una de mis "joyas" más apreciadas está hecha de residuos tan escatológicos, jaja].

Al final de una escalera metálica a la izquierda del pasillo amarillo, se sitúa el almacén de TMR. Una docena de hombre,s con camisas negras y corbatas amarillas y negras, empaqueta y controla el stock de los discos con silenciosa diligencia. Hay un coche eléctrico amarillo en el centro del espacio y un falso muro que replica un motel de los años 40. -La idea es que construimos el almacén alrededor del motel- comenta White. El simbolismo mágico de su visión alcanza a todos los aspectos del negocio, con innumerables objetos impregnados del mito y la historia de la música americana. Gradualmente se hace patente por qué se vino a vivir a Nashville: le dio la oportunidad de crear su propio mundo.



-Surgió como un anhelo inocente- dice, sobre lo que Third Man Records ha llegado a ser. -Los mejores artistas consiguen transportarte a su mundo. Cuando abrí mi propia tapicería, me preocupaba conseguir atraer clientes y pensé "Dios, ¿debería poner una anuncio en el periódico?" Y alguien me dijo "No, Jack. Si tú haces algo, la gente vendrá a ti". Es como cuando ves a una banda tocar en un bar. Quieres que sean salvajes, que te metan de lleno en su propio mundo. En el momento en el que intentan congraciarse contigo, pierdes el interés- [...]

"Si sacas mi música de la ecuación, Third Man todavía funcionaría desde el punto de vista financiero"

White todavía tiene más maneras de complicarse la vida. Su última estrategia para mezclar las canciones consiste en transmitirlas a través de una radio FM y escucharlas en su coche, entonces -vía walkie-talkie- le da instrucciones al ingeniero para bajar la guitarra o subir la patada de batería [...] En su tour previo, White llevaba dos bandas con él, una femenina y otra masculina [...] -Hay es donde entra en juego el factor humano- explica recordando los problemas que causó el montaje. -Los humanos somos competitivos y nos cabreamos. Las chicas venían y decían "pero los chicos han tocado 12 fechas y nosotras solo hemos tocado 10". Yo les decía que no llevaba la cuenta. Alguien venía y me decía "Pero Jack, ¡mis padres van a estar entre el público esta noche!". Y yo le respondía que ese no era el motivo por el que estábamos de gira. Competían entre sí de modos muy distintas. Los chicos siempre querían "marcarse el tanto" pero las chicas se lo tomaban de manera personal. Era mucho más difícil herir los sentimientos de los chicos- [...]

Más tarde, condujimos en el Bronco rojo hasta la casa de White en el sur de Nashville donde se ha construido un estudio donde graba sus álbumes. Ocupando el espacio del taller de trabajo de un artista previo, está revestido de bates de baseball para crear un eco natural. Sigue el esquema cromático rojo y blanco de White [...] Los músicos están preparados cuando él llega y en pocos minutos están volando todo por los aires con el eléctrico tema instrumental "High Ball Stepper" de Lazaretto [...] -¿Está lo suficiente alto para ti?- grita White. La atmósfera es productiva pero agradable y, aunque no hay duda sobre quién está al mando, hay una corriente de afecto por White en el aire, da la impresión de que todos ellos están intentando dar lo mejor de sí mismos por él. Cuando termina el ensayo hace un auto-análisis de su fascinante, difícil e inspiradora personalidad.

-Si hablas con cualquier persona en Third Man, tengo serias dudas de que alguien te dijera que odia trabajar para mí. Pero eso es porque desecho la mayoría de las ideas que tengo porque muchos de ellos no compartirían la belleza que yo veo en ellas. Si hiciera lo que realmente me gustaría hacer, encontrarías a un montón de gente que me odiaría-.

¿Qué te gustaría hacer realmente?, le pregunta MOJO. -¿Sabes que me gustaría? Que cuando vinieras a Third Man, alguien te abriese la puerta y que todos los empleados se colocaran en fila para darte la bienvenida y saludarte, uno a uno. Todos los chicos llevarían tirantes amarillos, sobre camisas negras, y pajarita. Te enseñarían sus tarjetas y te contarían cuánto tiempo llevan trabajando allí-.

¿No es esa, dice MOJO, la visión loca de un dictador enfermo de poder? -¡Sí! ¡Por eso no lo hago! ¿Pero no sería bonito?- Tiembla de emoción pensando en ello. -Pero no puedo llevarlo a cabo sin parecer un villano. Así que mi teoría es: escoge tus batallas, encuentra el terreno común y llegarás a algún sitio-. 

¿Y si no funciona? -Arreglaré máquinas-.

FIN

Tambien Te Puede Interesar

2 comentarios

  1. Gracias por la traducción, estuvo genial la entrevista... por cierto, ese disco autografiado es una belleza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Ese disco es un tesoro para mí.

      Eliminar

Formulario de contacto