Jack White Media

Las confesiones de Jack White a MOJO (I)

7/21/2014P. O'Leary

Como muchos sabéis, Jack White ha sido el protagonista indiscutible de la edición del mes de agosto de la revista británica MOJO. Como era de esperar, por la especial relación que mantiene con la publicación (la primera en rendirse a los encantos de The White Stripes a nivel mundial), el músico ha derrochado sinceridad por every pore*. Vamos con la intro...


"Desde la puerta de entrada de un brillante edificio negro y amarillo construido con piezas de Lego en una desierta esquina de Nashville, una figura familiar nos saluda. -Vamos, ¡pasad dentro chicos!-, grita. El fedora gris encajado sobre dos cortinas de pelo negro azabache. -¡Estamos abiertos!-. Son las 10 de la mañana en una soleada mañana sureña y Jack White está preparado para otro día de trabajo en su reino. 

Third Man Tokens (fichas)
Lo primero que ves cuando entras en las oficinas de Third Man Records es, de algún modo, apropiado: la tienda de TMR. Una habitación compacta de unos 18 metros cuadrados [creo que está siendo generoso] con un techo de estaño labrado y paredes de madera amarillas. Una pelirroja alta y esbelta con un mini-vestido estilo años 60 amarillo y negro [aquí está siendo completamente fiel a la verdad] está situada detrás del mostrador al fondo, esperando para atender. Vinilos originales de lanzamientos de Third Man se alinean en estanterías adornando las paredes de la diminuta estancia. En una esquina, una máquina metálica amarilla del tamaño de una jukebox llamada Mold-A-Rama, diseñada para fabricar miniaturas en cera de la guitarra de Jack White [de la Airline] a cambio de 3 fichas Third Man. White abre la puerta de la parte de atrás de la tienda y guía a MOJO hasta un mundo al que muy pocos tienen acceso, el corazón operacional de su imperio musical [se refiera a esa puerta a la que los fans no quitamos ojo cuando tenemos el privilegio de visitar la tienda]. Somos conducidos a lo largo de un largo pasillo plagado de discos de oro. El suelo es amarillo chillón, hecho de resina epóxica vertida en el lugar. Nadie en Nashville sabía cómo hacerlo así que los trabajadores que White contrató para el trabajo tuvieron que aprender sobre la marcha como tratar con la viscosa y altamente tóxica sustancia. La sensación bajo los pies es muy agradable. 

Al final del pasillo está la Voice-O-Graph de Jack. La pequeña cabina de grabación de 1947 en la que Neil Young realizó recientemente su nuevo álbum, A Letter Home. Giramos a la izquierda y estamos en la Blue Room, el estudio fotográfico y sala de conciertos en la que, el 19 de abril de 2014, Jack White interpretó, grabó y cortó el single principal de Lazaretto, su segundo álbum en solitario. Tres horas y 51 minutos después estaba vendiendo copias fuera, a la entrada del edificio. Fue, desde la primera nota ejecutada hasta la primera copia vendida, el vinilo más rápido que se ha hecho jamás.

Esta es la vida de Jack White en 2014. La rutina del músico adinerado que se levanta de la cama a mediodía y llega al estudio dando tumbos al anochecer no es para él. -Me levanto a las seis- dice mientras empuja las puertas dobles de la Blue Room. -Algunos días llevo a los niños al colegio y cuando no estoy de tour, me vengo aquí. Siempre hay muchas cosas que hacer. Un amigo me dijo hace poco "eres como yo, un adicto al trabajo". Es difícil de explicarlo sin que suene accidentalmente como que estoy tratando de compensar algún sentimiento de culpa que mi padre me inculcó en la infancia, pero no se trata tanto de trabajo como de una constante necesidad de crear algo. Si hago el vago, no creo que me gane el derecho a que me llamen artista o músico-. 

Enciende las luces de la Blue Room. Son unas luces especiales, hechas de una recientemente inventada mezcla de fluorescente y neón. Arrojan sobre la sala un delicado matiz de color índigo. -Es desorbitadamente duro ser artista- comenta mientras el gigantesco ventilador amarillo de la Blue Room zumba sobre nuestras cabezas -Y así debe ser. El truco es llegar a ese punto en el que lo haces parecer sencillo-. 

Jack White abrió Third Man Records en 2009 (aunque el nombre del sello fue fundado en Detroit en 2001). -Al principio solo necesitaba un sitio para almacenar mi equipo pero la planta de United Pressing, que es una de las mayores plantas de vinilo del país, está justo un poco más abajo en la misma calle así que tenía sentido establecer aquí un estudio de grabación y las oficinas-.

En ese momento White estaba en una posición única, era propietario de todas sus grabaciones (el The White Stripes con V2 expiró en 2008) y la idea original era recuperar todo el catálogo de la banda y que estuviera disponible en formato vinilo. The White Stripes habían convertido a White en una estrella y también había tenido éxito con The Raconteurs pero el nacimiento físico de TMR le dio acceso a los medios de producción necesarios para controlar cada etapa de la fabricación de los discos hasta su impresión final en United. A la derecha del pasillo hay cuatro oficinas consecutivas, en la de White el nombre del cantante ha sido grabado en el cristal al estilo detective de los años 40. Dentro del despacho, sobre la pared más alejada esta apoyado el féretro que Screaming Lord Sutch usaba en sus actuaciones. Fue un regalo de la viuda de Sutch. Sobre el escritorio de White hay una copia del vinilo de Lazaretto recién enviada. 

-Es la primera vez que lo veo- dice White. Le quita el celofán -Toca este increíble papel de caucho- le dice a MOJO. -Me encanta-. La textura de la funda del álbum es solo uno de los detalles que han obsesionado a White en la creación de un álbum que es producto de la conexión de sus identidades: el músico, el artista, el hombre de negocios, el propietario de un sello, el fabricante de vinilos. Es común que los artistas tengan fijación con un aspecto de su vida dejando el resto de lado, pero parece que White tiene fijación con todos los aspectos de su vida, con una estética de colores coordinados que se extienden sobre todos ellos. 

-Soy como soy- admite, sentado en el sofá de su oficina dando una calada a su cigarro, -Tienes que prestar atención todo el tiempo si quieres que los detalles sean los adecuados. Es importante para mí que la funda interna de Lazaretto sea negra en lugar de blanca. A la mayoría les daría igual. No digo que debiera importarles. Solo que a mí, sí-.

Lazaretto es su álbum más elaborado hasta la fecha. Conserva la misma mezcla salvaje de agresividad, romance y diversión que ha hecho suya desde The White Stripes, pero mucho más reflexionado y con muchas más canciones sobre amor que se va al traste que nunca. Dado que las cosas se pusieron feas en la batalla por la custodia de sus hijos con su ex-mujer Karen Elson el año pasado, se podría perdonar que uno asumiera que Lazaretto apunta a la situación directamente, pero White dice que eso sería un error.

Son las 11 de la mañana en un café de la rápidamente aburguesada zona este de Nashville. Hemos vintage de Jack, un Ford Bronco rojo de 1975 (-¡fue por mi cumpleaños!-). Tomando un desayuno tardío de salchichas, bacon y huevos, el cantante intenta explicar a MOJO de dónde vienen las canciones realmente. -Mucha gente dirá: "oh, Jack ha pasado por un horrible divorcio así que el álbum debe ser sobre eso"- dice. -Pero ¿querría vender y explotar mi vida privada y la de mis hijos de esa forma solo para vender discos? Desde el día uno he mantenido mi experiencia personal tan lejos como me ha sido posible. Voy a tener que cantar esas canciones cientos de veces. No querría revivir el evento horrible en que están basadas una y otra vez. Siempre he escrito desde la perspectiva de otro, que es por lo que siempre he pensado que la noción de autenticidad es ridícula-.



* I'm gonna work the straw, make the sweat drip out of every pore ("Seven Nation Army")

Tambien Te Puede Interesar

6 comentarios

  1. Buenísima data lo de Screaming Lord Sutch, no lo conocía. Gracias por la traducción, me encanta leer estas entrevistas. Por cierto, hace unos días estaba viendo "Only Lovers Left Alive", ahí muestran una casa, la casa de Jack cuando era niño. Si has visto la película, quisiera saber si esa que muestran ahí es la verdadera casa de Jack.

    ResponderEliminar
  2. Buenísima. Gracias por la traducción. Quedo esperando la parte que sigue.. <3
    Elena Kafka.

    ResponderEliminar
  3. la casa que aparece en el film "only lovers left alive" es la verdadera casa de jack white de niño, es un homenaje que jarmusch le hace al musico y ademas en el documental It Might Get Loud del 2008, te cuenta un poco como fue su infancia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, recuerdo lo del IMGL. Me encanto la película, desde que mencionaron Detroit, imaginé que estaría relacionado con Jack. Fue una grata sorpresa.

      Eliminar
    2. Yo también he visto la película y también me sorprendió gratamente ese homenaje a White.

      Eliminar

Formulario de contacto