Jack White Media

Las confesiones de Jack White a MOJO (II)

7/26/2014P. O'Leary

Continuamos recorriendo la vida y carrera musical de Jack White de la mano de MOJO Magazine y del propio músico. La fama, la búsqueda de inspiración, sus comienzos, Meg White y los efectos del éxito de The White Stripes nos ocupan hoy; cuestiones que casi todos conocemos ya bien... pero no todos, ni todo. La entrevista da para varias entregas así que os dejo el enlace de la primera parte.


"Desde el fenomenal éxito de Elephant de White Stripes en 2003, galardonado con un Grammy y con 2 millones de copias vendidas solo en EEUU, los logros de White le han metido en una burbuja de fama y dinero así que se ha visto avocado a buscar la inspiración en los sitios más inesperados.

-Hay dos cosas que no podré volver a hacer y que echo muchísimo de menos- explica. -La primera es ir a conciertos, porque la gente no me deja en paz. No puedo ni escuchar una canción sin que me hagan una foto o lo que sea, y es una pena porque era mi mayor fuente de inspiración. La otra es que echo de menos tener un trabajo que me ocupe todo el día. Cuando estaba en la tienda de tapizados no veía el momento de llegar a casa y ponerme a grabar la idea que había tenido en mente toda la jornada. Ahora hago todas estas cosas que son creativas así que he tenido que aprender, con los años, nuevas formas de escribir canciones-.

Durante la realización de su primer álbum como solista, Blunderbuss en 2012, White reunía a todos sus músicos, se metía con ellos en el estudio y se exigía a sí mismo improvisar algo en el momento. -Les contaba "tengo una canción" pero no era verdad. Les decía es en C [refiriéndose al acorde] y empieza así. Entonces escuchaba lo que fuera que hicieran y esa era la chispa para la idea-. Para Lazaretto, se desplazó al estudio de un(a) amigo(a) pintor(a) en Los Ángeles y escribió las canciones allí. -Escribes de modo distinto cuando hay más gente en la habitación. Les preguntaba si podía tocar su piano y me obligaba a crear algo allí mismo sobre la marcha-. White se fuerza a sí mismo a trabajar por impulso. Ha estado actuando por impulso la mayor parte de su vida. 


El viaje de Jack White empezó con 5 años en Detroit. Siendo el pequeño de 10, empezó golpeando la batería que sus hermanos tenían en el ático. Su padre, jefe de mantenimiento de la Archidiócesis de Detroit, se encargaba de despejar las iglesias y colegios que iban quedando vacías tras la huida de la comunidad católica desde la ciudad hasta los barrios residenciales de la periferia en los años 80. White ayudaba a su padre en la limpieza de los edificios y a cargar el mobiliario y las estatuas en los camiones de transporte. En una de las escuelas había un piano vertical. Su padre lo compró por 100 dólares. A los 14, White aprendió a tocar el piano y a escribir canciones. -Mi mayor frustración ha sido no ser capaz de enganchar a la gente como baterista- dice White cuando regresamos a su oficina en Third Man. -No podía crear una banda tan fácilmente como lo habría hecho siendo guitarrista, así que nunca tenía a nadie con quien tocar porque todos estaban ocupados o lo que fuera. De modo que cuando empecé a trabajar en la tapicería, a los 15 años, y su propietario, Brian Muldoon, resultó ser baterista; al querer hacer música con él, aprendí la guitarra. Tocábamos mis canciones y viejos blues, fue un momento clave. El comienzo de mi idea sobre lo que era el blues y lo que podría ser-.

Los hermanos de White le habían infundido el amor por la música country y el rock clásico, desde Johnny Cash hasta los Stones, pero su encuentro con Muldoon llevó su conexión emocional con la música a otro nivel. Muldoon, que vivía en la puerta contigua a la de la familia de White, recogía a White después de la escuela y conducían hasta su tienda para trabajar en los tapizados y escuchar música. La pareja formó una banda de dos miembros, The Upholsterers y llegaron a lanzar un single [un EP, en realidad], Makers Of High Grades Suites. -Tenía un montón de influencia de Brian. Hacíamos versiones de Howlin' Wolf y The Yardbirds; a Brian le gustaban, al mismo tiempo, The Velvet Underground, Iggy Pop, MC5... Yo no conocía a Robert Johnson o Charley Patton aún pero estaba llegando ahí. Estaba uniendo los puntos-.


Después de un breve lapso de tiempo en la banda garage de Detroit The Go, los puntos llevaron a White hasta The White Stripes. Desde el mismo comienzo White tenían una idea clara de qué sería ese nuevo grupo: una nueva aproximación al blues en la que todo, desde el estricto código de colores hasta los mitos que contó en torno a la relación que mantenía con su ex-mujer Meg White, eran piezas de una visión completa. -Cuando los puristas del blues decían que no eramos reales porque vestíamos de rojo, blanco y negro, yo me lo tomaba como "Vale. Adiós. Porque si no puedes ir más allá de tus nociones de pureza, entonces que te jodan"-. Le sale una risa nerviosa, más desafiante que divertida. -Siempre me pasa eso, aún me pasa. Eric Clapton dijo lo mismo sobre mí. Pero yo sabía que The White Stripes funcionarían porque Meg se despreocupaba completamente de lo que estaba haciendo. Ese era el quid del equilibrio entre ella y yo: las dos caras de la moneda, hombre y mujer, con alguien obsesionado de manera insana hasta con el último detalle y alguien a quien le importaba una mierda. Era simplemente perfecto-.

Meg White no estaba tan segura. Sin ningún interés por pertenecer a un dúo rock-blues que cambiaría el mundo, empezó a tener dudas en el mismo momento que que empezaron a actuar en pequeños clubs en Detroit. -Meg es una persona muy infantil y yo estaba emocionado porque ella tocaba la batería en ese estilo tan infantil- dice White. -Picasso dijo que le llevó toda la vida aprender a pintar como un niño de 5 años y Meg ya tenía esa habilidad. Pero me decía "Jack, la gente pensará que soy una mala baterista". Quería abandonar incluso en esa época porque no quería que la gente se burlase de ella. Eso me enfadaba porque yo sabía que no sería el mejor baterista del mundo el que inspiraría a la gente a crear una banda, sino Meg White-.



White recuerda cuando John Peel invitó a The White Stripes a una sesión, como el momento más importante de toda su carrera. -Fue estratosférico- sonríe. -Tenía conversaciones sobre Captain Beffheart con John Peel y percibía que estábamos en el mismo plano, como si debiéramos habernos encontrado 10 años atrás. Eso ocurrió en nuestra primera gira en Inglaterra y no podía creer que a nadie le importase. La impresión que tenía, especialmente con la comunidad garage-rock británica respaldándonos, era similar a la de esas bandas inglesas de los 60 que re-vendieron el blues a América. Nosotros eramos estadounidenses trayendo de vuelta el rock'n'roll americano hasta sus orillas. No podía explicar qué era pero sabía que algo estaba pasando-.

Pasó. Rápidamente. Los White Stripes tocaron sus ahora-legendarios shows en los clubs 100 y Dirty Water de Londres, su álbum de 2001 White Blood Cells se convirtió en un hit y White apareció en Top Of The Pops con el nombre del icono del punk Billy Childish pintado en el brazo. -Estábamos haciendo todas estas actuaciones y me sentía un poco culpable porque no quería explotar Londres como todos los Billy Childishes de este mundo han estado haciendo. Ese fue el motivo por el que me escribí su nombre en el brazo y por el que le pedí a Holly Golightly (cantante asociada a Childish) que colaborase con nosotros cuando grabamos Elephant en los estudios Toe-Rag en Hackney, como una forma de darle las gracias a Londres. Sin ese apoyo que recibimos allí nunca habríamos llegado a ser lo que fuimos en USA-.

Fue un breve instante de inocencia antes de que los efectos de la fama, saltando desde del circuito alternativo al comercial a nivel mundial, se les vinieran encima a The White Stripes. White recuerda que Bruce Brand, batería de Thee Milkshakes y de Thee Headcoatees, aconsejándole que -le dijeran a NME que se jodieran- cuando la revista les pidió aparecer en su portada. -Estaba empezando a estar muy preocupado porque todo aquello que estábamos creando pudiera quedar diluido por toda esa mierda, pero no ocurrió. No estaba ocurriendo. Así que cuando Bruce me dijo que no hiciera la portada de NME, pensé quizás tenga razón. Así que les dijimos que no. ¡Pero nos pusieron en portada de todas formas!-.

La fama creó una brecha entre White y la comunidad garage rock de la que había formado parte, tanto en Detroit como en Londres. En 2003, tuvo lugar el sangriento incidente, cuando agredió a su anteriormente amigo Jason Stollsteimer de The Von Bondies de Detroit. Pero también sucedieron otros incontables momentos menos dramáticos, que le hicieron convencerse de que no podría pasar un buen rato con los chicos nunca más.

-Es fácil hacerme parecer un villano- dice White, no por última vez. -A lo largo de los años mucha gente me ha dicho "Oh, eres un obseso del control, tienes un ego enorme", y solía herirme mucho. Nadie dice nunca nada malo sobre Meg. Siempre es sobre mí. Si estás en una banda garage rock en Detroit y eres testigo de lo que estaba pasando con The White Stripes, o bien te alegras por nosotros o bien nos odias. Y tienes todos los motivos para hacerlo porque probablemente tú estabas haciéndolo durante mucho tiempo antes de que nosotros apareciéramos".

[Por si no os habéis dado cuenta el discurso de Jack White lleva invariable los últimos ¡17 años! Cuánta coherencia... es agotador.]

Al hilo de su último comentario, tampoco vamos a negar, le pique a quien le pique, que en su álbum debut ya dieron muestras de ser capaces de hacer 'temitas' que no estaban mal ¿no?



Tambien Te Puede Interesar

4 comentarios

  1. Los ''Early days'' me encantan y esas fotos de los comienzos....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también, un día de estos haré un post recopilatorio con todas las entradas que le he dedicado a los "early days" para que tengáis todas a mano...

      Eliminar
  2. Sabes de casualidad como aprendio a tocar guitarra?, fue el primer paso creo yo. Saludos !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, todo el mundo sabe que aprendió a tocarla ¡por necesidad! Cuando decidió formar The Upholsterers con Brian Muldoon, se encontraron con el "pequeño" problema de que ambos eran baterías. Él decidió aprender a tocar la guitarra y, en menos de un año, la tenía dominada al nivel que se puede escuchar en los EP de la banda o en The Go, 2 Star, etc... Es autodidacta, obviamente, aprendió de oído. En esos primeros momentos, estaba más motivado por la idea de poder tener una banda con la que tocar lo que fuera que por el instrumento, en sí. Eso llegó, pienso, a medida que fue profundizando en el modo en que se "ataca" la guitarra en el blues (me da igual Patton que Rowember). Saludos a ti también! :)

      Eliminar

Formulario de contacto