Fotografía Jack White

Historias de la carretera (I)

10/28/2013P. O'Leary

Hay algunos fans de The White Stripes, muy pocos, que tuvieron la suerte de encontrarse en el lugar preciso en el momento apropiado. Como consecuencia, disfrutaron de la oportunidad de cruzar esa línea invisible -pero nítida- que nos separa a todos de nuestros ídolos. He pensado que podría ser interesante transcribir alguna de sus historias y revivir, en primera persona, sus experiencias más cercanas con la banda. La primera cuenta cómo alguien, que podría haber sido tú o yo, tuvo la ocasión de convertirse en un roadie de los Stripes y ser testigo de excepción de su salto a la fama.


Gracias a "TheTimeBeing" por compartir sus increíbles vivencias con todos nosotros y darnos, de algún modo, ¡All Areas Access!




"Durante el año 2000 tocaba en varias bandas de la escena garage rock / “Frisbee” en Auckland, Nueva Zelanda. Toda la escena giraba en torno a los Frisbee Studios -donde las bandas ensayaban y grababan- y a John Baker (un buen amigo) que era promotor de conciertos locales, además de traer muchas actuaciones foráneas hasta nuestras orillas. Él había oído hablar de un dúo garage rock formado por un hermano y una hermana de Detroit y estaba empeñado en conseguir que vinieran a Nueva Zelanda. The White Stripes nunca habían salido de Norteamérica hasta entonces y le costó bastante demostrar que su intención de traerles era legítima. Únicamente cuando John les envió por correo a Detroit los billetes de avión, cayeron en la cuenta de que su proposición iba en serio.

La primera vez que me encontré con la banda fue cuando llegaron al Frisbee a grabar una pieza para las noticias. Jack White gravitaba sobre un piano vertical mientras cantaba St. James Infirmary Blues ante los perplejos periodistas. Fue toda una revelación para mí, al igual que para otros muchos que fueron testigos del espectáculo. Lo único que todos habíamos escuchado, hasta la fecha, era “You’re Pretty Good Looking” en la bFM (la radio de la Universidad de Auckland). En esa época, Nueva Zelanda era como la mayoría de los sitios del mundo: obsesionada con la música dance, con todos los locales sustituyendo los escenarios por cabinas de DJ.

Para cuando tocaron en el King Arms, yo ya estaba completamente enganchado y decidí comprar un artículo de todos y cada uno de los que ofrecían en el mostrador del merchandising. Tenían algunos vinilos 7" y chapas, cualquier cosa que recordara a Detroit y pudieran meter en la maleta. Una de las bandas en las que yo tocaba, Shaft, fue la encargada de hacer la apertura pero, debido a que fue una decisión de última hora, nunca apareció reflejado en el póster del concierto.



El show del Pizza Pizza fue el más memorable de todos. Jack le había comprado una guitarra ese día, a un tío que tenía guitarras vintage y abrió el concierto para los White Stripes tocando él solo. El local estaba completamente abarrotado.

Después de ganarse su confianza, John se marchó con ellos para convertirse en su Tour Manager. Yo, entonces, trabajaba como tutor en la Universidad de Auckland y terminé contrato en Octubre de 2001. Decidí dejar Nueva Zelanda durante un par de meses y viajé hasta Reino Unido para visitar a unos amigos. Sabía que John y los White Stripes estarían dando conciertos en Londres en las mismas fechas, así que tenía claro que me pasaría por unos de sus conciertos, como mínimo...

El 21 de Noviembre de 2001, los acontecimientos se precipitaron rápidamente. Localicé a John cerca de Astoria [en Londres], nos dimos una vuelta por la tarde y me volví a presentar a Jack y Meg. Por un instante, creí que lo había echado todo a perder cuando se me ocurrió seguir a John hasta el camerino interrumpiendo una reunión de la banda con gente muy importante. Mientras esperaba a que terminaran, pasé el rato con los Von Bondies. Había empaquetado cuidadosamente mi 7" de "Let's Shake Hands" para traerlo conmigo desde Nueva Zelanda. Avergonzado, pedí a la pareja que me lo firmase. Nunca antes había pedido un autógrafo a nadie y nunca he vuelto a hacerlo. Esa noche hicieron un concierto increíble. Después del mismo eché una mano a John mientras cargaba todo en la furgoneta. En aquel entonces, el equipo estaba formado por el propio John (como tour manager) y Matthew (el técnico de sonido).


Astoria, Londres - 21 Nov. 2001

Al día siguiente volví a reunirme con el grupo a su llegada al Top Of The Pops. Todo era muy emocionante. Paul McCartney estaba allí. Y Herbie Hancock. Los White Stripes estaban listos para interpretar "Hotel Yorba", tuvieron que esperar una eternidad hasta que Muse -que les precedía- consiguió una toma buena. Los Stripes habían solicitado que Billy Childish hiciera una pintura en directo mientras actuaban. Pero la BBC se puso algo nerviosa pensando en qué pintaría de manera espontanea, así que vetó su idea.

Justo después de su performance en el Top Of The Pops, nos apresuramos hasta otro estudio de la BBC para reunirnos con The Von Bondies que estaban haciendo una sesión con John Peel. Mientras, John aprovechó para enseñarme el autobús del tour. Inmediatamente después de que terminara el programa con John Peel, se marcharían de gira por Europa Continental. Me ofrecí como roadie para los Von Bondies pero el bus partía ya y todo mi equipo estaba a la otra punta de Londres. Se fueron sin mí.

White Stripes esperando su turno en el Top Of The Pops

Me preparé para pasar el resto de las vacaciones de mal humor. Un par de días después, John me llamó desde Colonia. Me dijo que todo el mundo estaba fastidiado porque no había podido viajar 'de polizón' en el bus, que les hubiera encantado que lo hiciera. Tras de una noche de caótico desenfreno, conseguí un vuelo a Hamburgo para el día siguiente.

Cuando llegué al Molotov, ya en Hamburgo, la tensión entre las dos bandas era palpable y pensé que había cometido un terrible error. Aún así ayudé a montar parte del equipo antes del inicio y durante el cambio de bandas, también a descargar el material, me involucré y bueno... acabé en el autobús.

Póster Alemania - Nov. 2001
Berlin, 26 Nov. 2001

A bordo, solo The White Stripes, The Von Bondies, John, Matthew y yo mismo. En el tráiler: dos amplis Fender Twins, tres guitarras, un piano Fender Rhodes y un kit de batería.

Era solo el comienzo...

Historias de la carretera (II)

Tambien Te Puede Interesar

0 comentarios

Formulario de contacto