Concierto Directo

La ascensión de The White Stripes (III)

9/10/2013P. O'Leary

Tercera parte de la historia de The White Stripes: después de unos meses bastante duros -como pudimos ver en la segunda entrada- la pareja de Detroit empieza a ver la luz al final del túnel.


MILLER: El primer single que hicieron fue "Let's Shake Hands". No era la típica mierda de macho sobre chica-que-hace-eso. Era honesta, emotiva y dulce. 

BUICK: Saqué sus dos primeros singles. Jack siempre tenía planes a largo plazo para The White Stripes... Ese año entero, todos se equivocaban cuando imprimían el nombre de la banda: siempre ponían "White Stripe" o "White Strike" o "White Strikes". No lo escribían bien nunca, durante todo un año.

BLACKWELL: Fui en coche con ellos hasta Toledo para ver un show suyo en el Frankie's, donde no había más de 10 personas. Iban a telonear a Two Star Tabernacle y en el cartel les habían puesto como "The White Lines". Por supuesto, eso no fue tan malo como el día que tocaron en Magic Bag y les llamaron "Light Strikes".

BAISE: El punto de inflexión para mucha gente -y no me refiero a un cambio en plan 'destinados al éxito' porque en ese momento no parecía que eso fuera a suceder en absoluto- se produjo en el verano del 98 en el 4th Street Fair. Uno de los días más grandes para la música de Detroit. Casi todas las bandas importantes tocaron ese día, incluyendo The White Stripes, que actuaron sobre las 2 o las 3 de la tarde. El sol estaba alto todavía. Aún no habían sacado ningún álbum y ya tenían canciones con su 'firma' que te habías aprendido de verles en directo, como "The Big Three Killed My Baby". Fue emocionante.

The White Stripes, "Red Bowling Ball Ruth" @4th Street Fair, Detroit (11 de Julio, 1998)


BUICK: Me acuerdo de uno de esos primeros conciertos, tocando en el Magic Stick, creo que iban a abrir un concierto de The Hentchmen. Recuerdo a Jack volviéndose completamente loco y largándose inesperadamente totalmente cabreado porque la luz que le daba en el escenario no era del color correcto. Cualquiera que le haya acusado de convertirse en un prepotente se equivoca, siempre lo ha sido. 

En 1998, Jack había llamado la atención de Bobby Harlow y John Krautner de The Go, una joven banda que tenía un sonido garage salpicado con un toque de glam.

HARLOW: John y yo vimos una noche a Two Star Tabernacle. Jack les estaba acompañándoles, tocando la guitarra genial y cantando muy armónicamente con Dan Miller. Tenía una gran presencia escénica, era muy cool y se le veía muy cómodo. No era una pose. Le dije a John: "Vamos delante y echemos un vistazo a este tío". Dave Buick ya le ha había producido un single con White Stripes. Dave y Jack eran colegas. Mas tarde Jack se fue a casa de Dave, así que John y yo fuimos para allá. "¿Qué pasa Jack? Tenemos una pregunta para ti" y Jack dijo "Sí, absolutamente sí, quiero entrar. Contad conmigo". Así que dijimos "¡Vale!"
Cada vez que ensayábamos en casa de Jack, lo hacíamos arriba, en su habitación. Para que conste, la casa era roja y blanca. Todo en la maldita casa era blanco y rojo. El ático -la habitación de ensayo- tenía una bandera estadounidense, toda roja y blanca. Está totalmente ido o es un psicótico borderline, no sé.


BUICK: The Go tenían algo bueno y Jack lo vio, así que se unió.

En unos meses, The Go se convirtió en la banda más prominente de la escena del centro de Detroit, atrayendo la atención del sello Sub Pop Records de Seattle, la casa oficial de Nirvana. Jack White participó en el album debut de The Go antes de separarse de la banda. 

HARLOW: Estábamos firmando para Sub Pop, era un contrato exclusivo así que la cuestión era si Jack iba a estar incluido en el contrato o no. Básicamente, si Jack hubiera firmado habría implicado que Sub Pop hubiera tenido los derechos sobre The White Stripes también. Parecía una mala idea. Jack había determinado que los White Stripes eran algo que él quería hacer. Estaba dudando: "¿Debería firmar o no?". Finalmente, decidió no hacerlo.

BUICK: No estoy diciendo que Jack sea un capullo egoísta ni nada de eso, solo está seguro de lo que hace y lo hace bien. El cantante de The Go es igual, sabe exactamente lo que quiere y cómo quiere que suenen las cosas. Chocaban entre ellos, no eran capaces de ponerse de acuerdo. Así que la cosa se terminó. Era muy bueno en The Go pero probablemente funcionaría mejor como Jack. Funcionó mejor como Jack a largo plazo. 

HARLOW: Es uno de los guitarristas con más talento que he conocido, no siento nada más que respeto por él. Cuando se tiene una visión tan clara como él la tiene, nadie debería comprometerla. Nadie puede llegar y decir "Creo que deberías tocar así, Jack". Sería un insulto, en serio.

MILLER: Creo que una de las cosas más frustrantes para él, cuando estaba en The Goober & The Peas, es que a él le hubiese gustado cambiar las canciones cada noche, incluso como batería. Pero eso es complicado cuando tienes cinco personas en una banda. Es una de las mejores bazas de The White Stripes porque pueden cambiar las claves de una canción. Él y Meg lo tienen estipulado. Desde el principio, lo tenían interiorizado. Él siempre se esforzaba por mantener las cosas frescas, por conservar la isnpiración. Si ensayábamos una canción varias veces seguidas, él la tocaba de tres maneras distintas. Quizás alguna de ellas sonaba horrible pero, por lo menos, se arriesgaba a intentar las cosas que se le ocurrían. 

Para 1999, Jack y Meg estaban plenamente enfocados en The White Stripes. Editaron su primer álbum con la ayuda del ingeniero de sonido Jim Diamond, incluyendo canciones que Jack había escrito en la época en la que aún tocaba con Brian Muldoon. Fue lanzado por el incondicional sello independiente de California, Sympathy for the Record Industry. En otoño de ese año, aprovechando la creciente agitación entorno a ellos en Detroit, fueron elegidos para hacer un tour con los devotos del rock indie, Pavement y Sleater-Kinney.

Concierto completo de The White Stripes @Gold Dollar, Detroit (27 de Noviembre, 1999)


SUCHYTA: Jack acabó grabando gran parte del primer material de los Stripes en su ático, todo estaba montado todo en casa de sus padres.

MILLER: Su primer álbum constituía un reflejo de lo que era la banda, de su directo. Jim Diamond hizo un trabajo muy bueno capturando esa energía. En lo relativo a la letra, era impresionante escucharla por primera vez. Mucha gente que había visto sus actuaciones, con equipos de sonido que eran una bazofia, no había podido percibir la poesía, el aspecto 'Dylan' de las letras de Jack. 

BAISE: Lo que hacen es genial, rock crudo sin trampa ni cartón, influenciado por el blues, por el garage rock, por el punk... Esta es gente que no solo crea música sino que la escucha detenidamente. Hay mucho trabajo detrás, lo que es un poco engañoso porque la gente puede pensar "Oh, es solamente una batería y un guitarrista". Pero hay mucho más. Jack es un gran escritor y muy bueno rindiendo homenaje a sus raíces y a las cosas que le interesan. Es muy sugestivo y pegadizo. 

JACK WHITE: Hay cierto infantilismo presente, definitivamente. Desde el punto de vista de Meg, su forma de tocar la batería es muy primitiva y eso me encanta. Mi voz, creo que a veces suena como la de una niño pequeño. Puedes encontrar una aproximación de ese tipo en muchas grandes bandas, como cuando Iggy Pop tiene una pataleta sobre el escenario. Todo el mundo sigue siendo la misma persona que era de joven; al menos querrían serlo. Todavía quieren seguir teniendo esa libertad (Willamette Week, 2000).


La ascensión de The White Stripes (IV)
La ascensión de The White Stripes (II)

Tambien Te Puede Interesar

0 comentarios

Formulario de contacto