Entrevista Jack White

Entrevista de altura con Jack White (I)

8/26/2013P. O'Leary

Hasta el momento hemos visto a Jack White involucrado en varias entrevistas de muy diversa naturaleza. La de hoy es quizás una de las más curiosas porque explora otra de esas cosas que tanto fascinan al artista, la ciencia. Una charla de 'altos vuelos' que tiene como protagonistas al propio Jack y a un interlocutor muy especial, Buzz Aldrin. Para los que no lo sepáis, Aldrin es el segundo hombre que pisó la Luna -solo unos instantes después que Neil Amstrong-. ¿Qué puede salir de una conversación entre White y una astronauta de 82 años?


"Si hubiera nacido un poco antes y un poco más al sur, Jack White habría el sido el candidato ideal para protagonizar uno de esas antologías musicales smithsonianas. Un trovador de tez pálida, sacado de la época de la Gran Depresión, cuyas canciones sobre la búsqueda de la salvación para el alma solo existirían en grabaciones ásperas realizadas en viejos y maltrechos 78s [refiriéndose a los antiguos discos que funcionaban a 78RPM]. Pero Jack White nació siendo John Gillis en Detroit, en los setenta, justo después de que el Motown alcanzará su cota máxima y un enjambre de grupos de rock incendiarios, como MC5 e Iggy y The Stooges, arrasaran la Motor City -que, en ese momento, era tan desoladora como la empobrecida expansión americana de los primeros folkies y bluesmen-. Pero el modo de salvación a través del cual él ha decidido canalizar la rabia contenida y lidiar con sus fantasmas es decididamente más fuerte y popular. White es una obra construida alrededor de los compases del blues, del folk y la música rural americana reavivada con la furia del rock de los 60 y el punk; todo ello envuelto en una nube de conceptos Pop-art, esquemas de colores y tácticas destinadas a la construcción de un mito que le han ungido, extraoficialmente, como el guardián de un rock que rechaza la nostalgia pero venera el pasado [...]
Mientras los intereses musicales de White le llevan a escarbar más y más en la arcillosa tierra de la cultura americana, su curiosidad le ha llevado también en una dirección diametralmente opuesta, hacia el espacio exterior. Cuando considerábamos quién podría entrevistar a White para este artículo, él preguntó si podría ser el astronauta Buzz Aldrin que formó parte de la misión lunar Apollo 11 en 1969. Fue el segundo hombre en pisar la luna, tras Neil Amstrong (fallecido en 2012). Le hicimos llegar la petición a Aldrin que, para sorpresa y deleite de todos, accedió.

Dimitri Ehrlich (editor musical de Interview): Creo que ya tenemos a Buzz. Buzz, ¿estás ahí?
Buzz Aldrin: Sí, aquí estoy.
Jack White: Buzz, soy Jack. ¿Cómo te encuentras?
Aldrin: No podría estar mejor. Bastante liado. Se supone que debo coger prestado un Bentley e ir a West Point para un acto, le han puesto mi nombre a una sala.
White: ¿A West Point?
Aldrin: Si, me han reservado un hotel porque van a poner una placa en una de las salas, en mi honor, puedes pasarte y verás un montón de fotos mías dentro de la sala.
White: Debería ir, solo para estar en la sala de Buzz Aldrin.
Aldrin: Estará ahí algún tiempo, espero. La tirarán abajo antes o después y le pondrán el nombre de alguien que haya estado en Venus o Mercurio. ¿Estás en Memphis?
White: Sí, tocamos aquí esta noche. ¿Dónde estás tú, Buzz?
Aldrin: En Los Ángeles, en Century City. Estamos en una residencia temporal... Firmé el divorcio en junio. Ni te imaginas lo qué es, ¿verdad?
White: [risas] No, no estoy muy familiarizado...
Aldrin: De todos modos, tengo una dulce y joven dama haciéndome compañía.
Ehrlich: Ahora vives en Nashville ¿No, Jack?
White: Sí, crecí en Detroit pero llevo viviendo en Nashville los últimos seis o siete años.
Aldrin: Imagino que Detroit era un sitio duro para crecer en los 70 y los 80.
White: Lo era. Pero la ciudad se ha vuelto algo pretenciosa.
Aldrin: ¿Te dieron alguna paliza? ¿Te atracaron? ¿Te amenazaron?
White: [risas] No demasiado. Creo que aprendes a caminar por la calle de una manera concreta. A ser de una manera concreta, que hace que la gente se mantenga alejada de ti.
Ehrlich: ¿Creciste en la ciudad o en los suburbios?
White: En la ciudad. No creo que haya demasiados músicos que hayan llegado a algo siendo de fuera de la ciudad. Exceptuando los artistas del Motown.
Ehrlich: ¿Creciste en Cass Corridor?
White: Sí, muy cerca de Cass Corridor. En el suroeste de Detroit.
Aldrin: Yo crecí en New Jersey pero llevo media vida viviendo en California.
White: ¿De verdad? No hay quién se resista al clima que tenéis allí.
Aldrin: Es bastante bueno. Pero viajo bastante.
Ehrlich: Tengo una pregunta rápida sobre viajes al espacio. Acabo de llegar de Tailandia y tengo un jet-lag terrible, y estoy seguro de que Jack tiene que enfrentarse a lo mismo todo el tiempo debido a lo que viaja. Pero si vas a la Luna, Buzz, ¿hay algún tipo de jet-lag que experimentes cuando regresas a la Tierra? O ¿no es ni siquiera un inconveniente cuando viajas tan lejos de las zonas horarias?

Los 3 tripulantes del Apollo 11 recibidos por sus esposas tras la misión

Aldrin: Bueno, no tuvimos jet-lag como tal. Todos teníamos relojes y permanecimos en el horario de Houston, mientras estuvimos fuera, para poder sincronizarnos con el equipo que controlaba la misión. Por supuesto, cuando volvimos tuvimos que acostumbrarnos de nuevo a la gravedad. Como los marineros cuando vuelven a tierra. Te sientes muy pesado durante un día más o menos y luego vuelves a la normalidad. Todo eso, obviamente, quedó eclipsado por el éxito de la misión. Pero después tuvimos que embarcarnos en un tour alrededor del mundo, estuvimos en 45 países visitando reyes y reinas, y eso sí nos produjo jet-lag.
White: No puedo imaginar el coraje que hay que tener para meterte en una lata y viajar a la Luna. Muchas veces pienso en Michael Collins. Fuisteis vosotros los que decidisteis que él se iba a quedar en la nave orbitando, mientras tú y Neil Amstrong bajabais a la superficie ¿no?
Aldrin: Sí. Michael estaba satisfecho con el hecho de formar parte del histórico alunizaje. Tenía que hacer un montón de cosas críticas para devolvernos aquí. Todo lo que teníamos que hacer era encender el motor y encontrar su órbita  Estoy seguro de que si se hubiese quedado con nosotros habría formado parte del último alunizaje... Ahora es difícil de encontrar. Se pasa el día pescando.
White: Siempre he pensado en vosotros caminando por la Luna y en Collins solo, en esa cápsula; dos escenarios muy solitarios pero, al mismo tiempo, teníais tanto trabajo que hacer que quizás no sentíais el miedo de estar allí arriba solos. ¿Dirías que fue así?
Aldrin: Fue eso y que era solo un crío. El Presidente Roosevelt dijo "lo único a lo debes temer es al miedo mismo".
White: Pero los tres entrenasteis para esa misión durante mucho tiempo. ¿Te sentiste confiado y preparado cuando entraste en la cápsula para hacer el despegue? O era más como "cualquier cosa podría salir mal en cualquier momento".
Aldrin: Había muchas cosas que podrían haber ido mal e impedirnos completar nuestra misión, que era aterrizar en la Luna. Pero habíamos calculado que teníamos un 60% de posibilidades de alunizar y un 90% de posibilidades de volver vivos, que no estaba nada mal. Tuvimos al Apolo 13 que tuvo que volverse sin conseguirlo pero pudimos ayudarles y traerles sanos y salvos. Hemos mandado 24 personas a la Luna y 18 de ellos seguimos aún vivos. Creo que he tenido una enorme suerte de estar presente en una época tan memorable de la historia de nuestro país. Mi madre nació cuando los hermanos Wright volaban sus aviones. Mi padre fue un pionero de la aviación. Yo era solo un adolescente cuando estalló la Segunda Guerra Mundial y combatí en la guerra de Corea. Entonces, entré a formar parte del programa espacial y colaboré en el compromiso del país de conquistar la Luna. Ahora estoy intentando poner a América a la cabeza, estableciendo presencia humana permanente en otro planeta. Tengo que decirte, Jack, que esta ha sido una época excepcional en la que vivir.
White: Carl Sagan dijo una vez algo similar: que es un momento extraordinario para la humanidad, en el que estamos hablando de verdad sobre visitar otros planetas.
Aldrin: Estoy al tanto de que hiciste algo con Carl Sagan y Stephen Hawking ¿es correcto?
White: Sí. Sacamos un disco con Third Man [el 7" de "A Glorius Dawn" del compositor John Boswell que incluye partes habladas por ambos, Sagan y Hawking]. Es uno de los discos de los que más orgulloso me siento de haber lanzado. Carl Sagan fue una gran influencia... Tenemos un proyecto secreto en Third Man Records, queremos ser los primeros en conseguir reproducir un vinilo en el espacio. Lanzar un globo con un tocadiscos y, posiblemente ese disco de Sagan, y encontrar algún modo de que la aguja caiga a pesar de las turbulencias y que lo reproduzca.

Jack White con el astrofísico Neil deGrasse Tyson

Ed. Ltda. de "A Glorius Dawn"- Carl Sagan. Uno de los vinilos más cotizados de Third Man Records

Aldrin: Bueno si consigues que suba lo suficientemente alto, no habrá turbulencias. Conozco a Richard Branson, el CEO de Virgin Galactic. Quizás deberías hablar con él. Richard siempre está interesado en hacer cosas inusuales.
Ehrlich: Imagino que otro problema sería que si subes mucho no habría gravedad que permitiera a la aguja caer sobre el disco. Tienes que tener en cuenta la ausencia de gravedad.
Aldrin: Alguien inventó algo hace años llamado spring que permitiría que la aguja cayese como tú quieres. Es solo ingeniería. No es un problema musical, déjaselo a los ingenieros... ¿Sabes? Fracasé en la música cuando era un adolescente. Intenté aprender a tocar el clarinete y no soy capaz de dar un tono, ahí lo tienes.

Hasta aquí la parte más científica de la entrevista, en la próxima edición la musical...

Entrevista de altura con Jack White (II)

Tambien Te Puede Interesar

0 comentarios

Formulario de contacto