Caras B Colaboraciones

Hand Springs: contando Vs. cantando

8/09/2013P. O'Leary

En el año 1999, The White Stripes decidieron lanzar al mercado un sencillo, en formato de 7", compartido con otra banda rock garage, The Dirtbombs. El dúo, con está decisión, estaría engendrando otro oscuro objeto de deseo para los fans más idólatras del vinilo (que normalmente tienen que resignarse a cualquiera de las reediciones posteriores) pero también el que para muchos fue su single más brillante e interesante musicalmente hablando, hasta la fecha.


The Dirtbombs, también de Detroit, han sido históricamente una de esas bandas sin formación "fija" por la que han pasado innumerables músicos, fundamentalmente, de la escena musical de la «Motor City» pero que se ha mantenido fiel a su esquema de influencias, entre las que sobresalen el punk, el soul y el rock. Entre sus miembros más ilustres, cabe destacar a dos conocidos de la casa: Ben Blackwell, sobrino y mano derecha de Jack White en Third Man Records (tengo pendiente terminar su entrevista y compartir alguna cosita más) y Patrick Keeler, actual batería de The Greenhornes y The Raconteurs. Otro conocido, aunque por bastante peores motivos, es Jim Diamond. El que fue co-productor del primer álbum de The White Stripes e ingeniero de sonido del segundo, y que todavía debe estar lamentando que un jurado popular tardara solamente 20 minutos en decidir en su contra cuando, en 2006, decidió llevar a juicio a la banda para reclamarle parte de sus derechos de copyright como pago por lo que, según él, había sido una contribución crucial al sonido de la pareja. En fin.


Sea como sea, lo cierto es que la aportación del grupo al single, la cara B "Cedar Point '76", es más que digna. En ella se puede disfrutar, además de la fantástica voz de Mick Collins, del doble juego de bajo y batería tan característico de los Dirtbombs.


De la genialidad de la cara A, "Hand Springs", ya se ha dicho casi todo. Escucharla me ha hecho pensar en esos riffs hipnóticos a los que se refería Jimmy Page en la última parte de la entrevista de esta semana. Un track en el que no puede decirse que Jack White cante, sino que más bien habla. Cuenta una historia. Una de esas de chica-malvada-abandona-a-buen-chico-enamorado que lleva componiendo durante toda su carrera. Pero ni siquiera la historia es importante. La musicalidad con la que la cuenta ES lo importante.

Comparto la versión que incluye el CD no oficial y no por eso menos codiciado, Life On The Flip Side:


Tambien Te Puede Interesar

3 comentarios

  1. Que voz tan de jovencito! Jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es increíble lo distinto que suena ahora jeje

      Eliminar
    2. Pero eso hizo Jack de verdad?

      Eliminar

Formulario de contacto