Directo Influencias

You cried "The Union Forever"

7/19/2013P. O'Leary

Hace escasos días, varios medios de la prensa española recogían una noticia cuyo titular rezaba "La última huella de Ciudadano Kane en España, vendida por 3,9 millones de euros". Hacía referencia a la venta de una propiedad inmobiliaria que la nieta del magnate americano William Randolph Hearst, adquirió en Sevilla  en la década de los 80. Hasta España habían llegado los frutos de las aventuras del extravagante multimillonario, cuya vida inspiraría el personaje protagonista de la magistral película de Orson Welles.


Muchos, ya os estaréis imaginando la conexión con la entrada de hoy. Donde algunos dicen "Ciudadano Kane" (o "El Ciudadano", según la traducción), yo interpreto "The Union Forever". Para evitar que nadie se pierda explico que, cada línea de la letra de la séptima canción de White Blood Cells, hace referencia al soberbio largometraje estadounidense.

Si alguien se preocupara por documentarse mínimamente antes de entrevistar a Jack White, el músico se habría ahorrado unas cuantas aclaraciones respecto a la supuesta relación entre el nombre de su sello discográfico, Third Man Records, y el título de otra de las películas de Welles -en esta solo como actor, está dirigida por Carol Reed-, El Tercer Hombre. Porque es verdad que existe un vínculo con el cineasta, una declarada admiración de Jack -que él mismo reconocía en su entrevista con Miss Pamela-, pero donde ese nexo adquiere verdadera relevancia es la oda que constituye el track #7 que voy a compartir hoy.


El propio título del tema, que reproduce las palabras que grita el pequeño Charles Kane mientras juega en la nieve con su trineo -the union forever!- (en alusión a la guerra civil norteamericana); el "It can't be love, for there is no true love" extraído directamente de la canción que está tocando la banda en una escena del viaje a Everglades y la mítica performance, que incluyó White en Under Great White Northern Lights, son solo ejemplos de los constantes guiños compositivos a la obra maestra, por excelencia, del cine.

En lo musical no son pocos los que, entre los gritos y las distorsiones de guitarra, reconocen sonidos más propios del grunge de Nirvana que del blues. Valorarlo vosotros. Os dejo con un fantástico vídeo editado en el que podemos disfrutar de la versión de estudio montada con escenas de la película. Y, a continuación, un directo apoteósico de esos que nos gustan por aquí, The White Stripes desde Pomona (CA), en 2002. 



Tambien Te Puede Interesar

2 comentarios

  1. Esta creo que fue la primer canción de los WS con la que realmente me fanaticé, al punto de escucharla una y otra vez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, porqué será que a todos nos pasa lo mismo?

      Eliminar

Formulario de contacto