Influencias Jack White

Del odio al amor, solo hay un paso...

7/13/2013P. O'Leary

"Dejarme empezar diciendo que odio a The White Stripes. De verdad. Son una de esas bandas que la gente venera y yo no puedo soportar. Su música era insulsa y predecible, y no me hace sentir nada -en el más amplio sentido de la palabra-. Después de su ruptura, me llevó bastante tiempo decidirme a escuchar otros proyectos de Jack White, pero el tipo tiene tanto alcance que es difícil evitarle..."


¿He logrado captar vuestra atención ya? Seguro que sí. Así que, sin más preámbulos, os dejo con la traducción del resto de la historia...

"... Dicho esto, después de escuchar The Raconteurs, The Dead Weather, y (mucho más tarde) su trabajo en solitario, está claro que es un músico que uno no puede ignorar si aprecia el verdadero arte en una época saturada de mediocridad. Viendo el panorama musical de los últimos quince años, quizás no haya habido ningún otro que haya llevado el arte tan lejos como lo ha hecho White; y cuando profundizas en su trabajo, ves que emula a un puñado de leyendas de la música, de anteriores generaciones, de manera espeluznante.

Cuando la gente dice cosas como este músico va a ser "el próximo Hendrix" o "la nueva Aretha", está yendo un poco más allá de la ignorancia musical ya que el producto de una influencia nunca será igual que esa influencia. Eso significa que si creces escuchando a Joe Strummer, nunca serás Joe Strummer, dado que tienes otras influencias adicionales que harán de tu sonido una combinación que es diferente. Es esa combinación única que puede escucharse en Jack White la que hace que su sonido sea, aún no siendo fan del mismo, abrumadoramente importante desde un punto de vista histórico.

El hecho es que Jack White puede tocar con cualquier banda del planeta y su mera presencia hace que el resultado total mejore instantáneamente. Del mismo modo que Eric Clapton o Duane Allman trabajaron, a lo largo de sus respectivas carreras, con diferentes grupos, White ha dejado ver sus talentos en toda clase de contextos. Desde música electrónica atmosférica (en el álbum Rome de Danger Mouse y Daniele Luppi) hasta proyectos folk, sus coqueteos con el country (su trabajo con Loretta Lynn es soberbio) y otros; a lo que hay que añadir, por supuesto, su trabajo en el ámbito del rock. Semejante despliegue de diversidad y adaptabilidad a tan alto nivel de calidad ocurre, como mucho, una vez en cada generación. Y su obra ciertamente merece ser mencionada junto a esas otras leyendas.

Igualmente, Jack White ha innovado con un sonido de guitarra completamente nuevo de manera que, desde el mismo momento que empieza a tocar, no puedes confundirle con nadie más. El mismo Clapton comparó su estilo con el de otro dios de la guitarra -[...] todo lo que hace: saltar octavas, usar el feedback,... siempre con el blues como elemento central, me recuerda a lo que oí la primera vez que escuché a Hendrix. Realmente está consiguiendo llevar a la guitarra a una nueva dimensión-. Aunque algunos puedan ver esto como un gesto de cortesía hacia un artista más joven, la realidad es que las actuaciones de White hablan por sí mismas, y la declaración no está tan fuera de lugar. Echad un vistazo a los innumerables guitarristas de la pasada década y decidme uno solo que tenga un sonido tan reconocible como el de White.

Pero si realmente hay algo que destaca a Jack White, del resto de sus colegas, es el hecho de que es un verdadero estudioso de la música y concibe el arte desde un nivel completamente diferente. El pasado mes de enero, el sello de White -Third Man Records- relanzó un buen número de álbumes de archivo de algunos maestros 'olvidados' del blues, y el mimo y la veneración que puedes escuchar en esos discos muestra el modo en el que aprecia a aquellos que iniciaron la senda del rock and roll. Además, las oficinas de Third Man alojan el único Voice-O-Graph en funcionamiento que se conoce, permitiendo que cualquiera pueda grabar su propio audio durante dos minutos y cortándolo directamente sobre vinilo. Este segundo guiño a los primeros años del rock, hace mucho más comprensible ese sonido suyo tan crudo, tan auténtico, que caracteriza a los trabajos de estudio de todos los proyectos en los que se involucra.




Cuando escuchas ese trabajo de estudio, no puedes obviar que trata de ofrecer un sonido tan honesto y orgánico como le sea posible. Es evidente que lo que le preocupa es que el sonido sea "real", en oposición a que el sonido sea "correcto". Esta diferencia no es solo uno de los elementos esenciales de su producto sino un recordatorio constante de que, aún con toda la tecnología del mundo a tu servicio, no puedes superar el talento natural y el verdadero amor por la creación musical. Que, con frecuencia, pequeños errores o restos de "suciedad" del proceso creativo se muestren en el resultado final es otro síntoma indudable de que White es consciente de que el sentimiento de una canción, el estado de ánimo que provoca, son factores más determinantes en el proceso artístico que el hecho de limar hasta la última impureza de una canción que es, al final, el espíritu de la música.

Esto es a lo que mucha gente se refiere simplemente como "integridad", y es el principal motivo por el que, personas que no se declaran fans de su marca musical, son capaces de valorar lo que él significa como artista. Probablemente nunca el talento y la importancia de Jack White han sido tan obvios como en la película documental "It Might Get Loud", en la que le puedes ver trabajar al lado del dios de la guitarra, Jimmy Page, y de The Edge, de U2. A pesar de que los otros dos guitarristas gozan de mucha mayor experiencia que él, White no solo encajaba perfectamente sino que sus críticas y sugerencias daban completamente en el blanco y, en la mayoría de los casos, sus 'socios' musicales le prestaban toda su atención.

La realidad es que comúnmente se señala que el panorama musical actual carece de una "voz generacional", a diferencia épocas anteriores, con nombres consagrados. Con frecuencia se hacen afirmaciones, a la ligera, sobre la ausencia de talento o entendimiento de la música como expresión artística. Es desconcertante ver cómo tanta gente está dispuesta a subirse a ese carro cuando, en honor a la verdad, existen muchos candidatos, más que cualificados, para alzarse con ese título. Aún así, debido a la pureza del arte que ha desplegado durante más de una década; y a su incansable cruzada por procurar a las masas un acercamiento y conocimiento más profundo de todas las formas musicales, no necesitas ser fan del sonido de Jack White, para poder decir que se trata, sin duda, del músico más importante de su generación".

Fuente: deadandtaxes. "Jack White: where 'real' sound tops the 'right' sound" by Joel Freimark.

Tambien Te Puede Interesar

0 comentarios

Formulario de contacto