Estuve Allí Jack White

'Creo en Jack White' visita Nashville...

6/15/2013P. O'Leary

Como avisé ya estoy de vuelta de mis vacaciones estadounidenses que, como muchos adivinasteis, incluían una breve visita a Nashville. Demasiado breve. Inicialmente ni siquiera estaba incluida en mi itinerario pero no podía permitirme psicológicamente estar a una hora en avión de la ciudad (es lo que se tarda desde Chicago) y no dejarme caer por allí. Lamentablemente no he tenido la suerte de encontrarme con su ciudadano más ilustre pero, aún así, Third Man Records Store bien vale una visita. 


La tienda de discos está algo alejada del downtown de la ciudad (en una zona fundamentalmente industrial) y el caminito hasta allí, bajo un sol de justicia y a 93ºF (unos 34ºC), no tuvo desperdicio. Tal y como os he comentado alguna vez, el local no debe tener más de 9 o 10 metros cuadrados. Está dividido en dos salas, la primera, según se entra, tiene un par de mostradores de cristal llenos de merchandising de TMR y otras chucherias (peppermint candies -los legendarios caramelos no podían faltar-, una pantalla táctil para registrarte, tarjetas de White Swirl -la prueba definitiva de que el "propietario" apuesta por los coleccionistas-, y un mueble donde están los vinilos disponibles para la venta. A la derecha de esta sala, hay una segunda donde Jack tiene expuestos todos los artefactos que tanto se preocupa por restaurar y mantener vivos para el público: la famosa cabina para hacerse fotos (la misma que se usa, por ejemplo, en el vídeo de "Hang You From Heavens" de The Dead Weather), la Scopitone (que es como una jukebox pero con películas  -en este caso, los vídeoclips de las bandas de White- en lugar de discos), otra máquina que te permite obtener una réplica de la mítica guitarra Airline que usaba en White Stripes, la banda de monos que toca una canción secreta (normalmente de artistas relacionados con la discográfica),... 


Lo mejor, desde mi punto de vista son todas las fotografías inéditas y vinilos únicos que adornan las paredes de la misma. Por ejemplo, en el pasillo que conecta con las oficinas -a las que no se puede acceder, aunque las eché un ojo mientras las dependientas (por cierto, todas muy guapas [los chicos también] y en su mayoría pelirrojas... ejem, ejem) salían y entraban- están colgados los discos de oro y platino (algunos dobles y hasta triples) que Jack White ha conseguido con The White Stripes y con Blunderbuss.


También que fuera del local, justo al lado de la puerta, estaba aparcada la Rolling Record Store. TMR ya había anunciado que estaría toda la semana en las proximidades del cuartel general aprovechando que iba a dar comienzo el festival de Bonnaroo 2013 que se celebra en Manchester (TN), a pocos kilómetros. Allí estaban vendiendo nuevas copias de la Edición Limitada del 10º Aniversario de Elephant y t-shirts de pasados tours de White Stripes que ya no se pueden encontrar en ningún sitio [...y que no me compré porque me había pasado sobradamente del presupuesto].

Como ya he comentado, el destino no quiso que me encontrara con Mr. White... Mala suerte. Un par de personas que conozco estuvieron en la tienda el sábado 1 de Junio y, en 20 minutos, coincidieron con él y con Ben Blackwell. Esa noche asistieron al concierto de Pokey LaFarge en el venue de Third Man (está en la parte de atrás de la tienda) y tuvieron la oportunidad de hablar un rato con él. También estaba Alison Mosshart, según me comentaron. Coincidir con el músico es la guinda del pastel para todos sus fans, claro está. Además a Mr. White le divierte jugar. Un par de días después de mi visita a la ciudad, desde la página de TMR en Instagram alguien posteaba la foto, que compartí con vosotros en mi página de FB, en el muro del blog de una fan al azar. En la misma, se puede ver al artista y debajo informa que en ese momento Jack estaba actuando, junto con Daft Punk, en un conocido restaurante de Nashville... Por supuesto, la noticia corrió por la red como la pólvora y los que estaban en los alrededores se presentaron allí en cuestión de minutos.

Bueno, ya tengo en mente el plan B pero habrá que esperar unos meses. Lo que siempre está ahí es la música y me he traído un montón, en los próximos días iremos viéndola. No es el premio de consolación, es lo mejor de todo. Imaginad entrar en esa tienda en la que os lo compraríais todo, TODO. Me fue muy difícil elegir, ¡mucho!

Tambien Te Puede Interesar

3 comentarios

  1. Enseguida! En la próxima entrada :)

    ResponderEliminar
  2. Guau! Que envidia!! Algún día haré un viaje similar. Queremos saber más!!!

    ResponderEliminar

Formulario de contacto