Jack White Media

Una hora con Jack White (4)

4/11/2013P. O'Leary

Antes de seguir adelante con la animada conversación que nos ocupa esta semana, quiero mencionar que hoy es un día especial para "Creo en Jack White". Celebramos la entrada número 100 del blog. Ningún mérito por mi parte, en todo caso es de Jack y, por encima de todo, vuestro: ¡gracias a todos por animarme con vuestras visitas y amables comentarios! Como siempre, cualquier sugerencia y/o crítica constructiva es bienvenida. 


Retomamos desde el punto en el que lo dejamos en la última entrada para seguir saciando nuestra curiosidad...

P: ¿Qué es lo que te hizo elegir Nashville? ¿El rojo estado de Tennessee? [haciendo alusión al voto republicano del estado en las dos últimas elecciones norteamericanas] Me resulta un poco confuso... ¿es por la música?
JW: Creo que es un poco por todo, siempre me he sentido cómodo en el sur. Cada vez que bajaba con las giras me sentía tan a gusto como en casa. Entonces me encontré a mí mismo trabajando por aquí en todo el tiempo: hicimos "White Blood Cells" en Tennessee, grabamos en disco de Loretta Lynn aquí en Nashville, mezclamos 'Satan' ["Get Behind Me Satan"] en Memphis. Pensé por qué vengo a Tennessee constantemente, por qué no vamos a Chicago, está mucho más cerca de Detroit. Pero me rendí, al final tuve que mudarme. Tuve que rendirme y hacerlo [risas].
P: ¿Eres feliz viviendo aquí?
JW: Sí, sí. Soy muy feliz. Me encanta todo esto. [Sí, bueno, parece que no le va mal allí, jaja...]



P: Estás aquí para siempre, eso parece.
JW: Sí, tenía que invertir en algo sólido y este sitio era perfecto, no demasiado grande, no demasiado pequeño. Respetan a la música y a los músicos muchísimo. Todo el mundo está metido en el negocio de la música así que conocen, de algún modo, cómo funciona todo. Si estás en ciudades más pequeñas o lugares como Nueva York o LA, es difícil no ser pisoteado o absorbido por otras cosas o personas que no están, en realidad, de tu parte, tienen una 'agenda secreta'. Nadie la tiene aquí, es completamente pública. ¿Entiendes a que me refiero? A nadie le importa en absoluto estar en el anuncio de un autobús o en un cartel por aquí, no vas a herir sus sentimientos.
P: ¿Sueles salir? ¿Vas a ver a otras bandas?
JW: Lo hago a veces, pero no estoy demasiado involucrado en la comunidad del rock. Lo estaba en Detroit y era lo único que hacía. Comer, dormir, pensar y beber. Está bien si no alcanzas el éxito, pero si subes al siguiente nivel entonces solo te crea problemas. Así que es duro. Y lo odio porque quiero ir a cada concierto, me inspira mucho. Me gustaría poder disfrazarme y entrar, pero es complicado.
P: La gente ¿suele molestarte?
JW: Sí, pero no demasiado aquí. Es mejor.
P: Eso había pensado. Hay muchos músicos, aquí debería ser más fácil.
JW: Solo quiero poder pasarme por algún sitio, especialmente ahora con Internet... Echar un vistazo a algún grupo. Pero si lo hago, de repente, se convierte en una promoción. Aunque simplemente esté echándoles una ojeada.
P: Estás en un sitio muy diferente, es un lugar muy interesante. Además creo que estás en un nivel exclusivamente tuyo, nadie más está haciendo lo que tú haces al mismo nivel que tú lo haces. ¡Debe ser estupendo! ¿Estás satisfecho con tu vida?
JW: Sí, me siento como si estuviese haciendo lo que se supone que debía hacer.
P: Es maravilloso. Tienes el mejor sentido del humor del mundo.
JW: ¿Eso crees? ¿Qué te hace pensar eso?
P: ¡Tus letras!
JW: Ah, vale. ¡Ese "sentido del humor"! [risas]
P: Sí pero siempre hay algo profundo entre líneas también ¿sabes? Hay distintos niveles y cada uno puede escuchar cosas diferentes en función de cual interprete. Lo que es genial, es fantástico.
Bueno, quizás no debería seguir robándote más tiempo porque, además, he llegado bastante tarde.
JW: ¡No! Sigue adelante con lo que sea que tengas que hacer. No hay necesidad de abreviar por culpa de la maratón.

P: [risas] De acuerdo. ¿Recuerdas el momento en que sentiste por primera vez que te ibas a dedicar a la música? O es algo innato y pensaste que ibas a ser músico desde siempre. O ser tapicero era un objetivo con el que comenzar.
JW: No, la tapicería era algo a lo que simplemente me había resignado porque las cosas son así. No iba a conseguir ir a ningún sitio con la música en Detroit. La ciudad era, cuando era un adolescente... ¡Olvídalo! Simplemente no iba a ocurrir. Incluso cuando The White Stripes empezaron a dar conciertos, aún creía que, obviamente, a la gente no podía importarle menos este tipo de música. Una banda de blues compuesta por hermano y hermana, vestidos de rojo, blanco y negro; con un caramelo de menta pintado en la batería y comportándose como niños pequeños. Estaba dirigido a una audiencia muy limitada. Había 50 personas en cada población a las que les pudiera gustar esto, ¿sabes? Pensamos -Está bien. Si podemos permitirnos no  tener que hacer un trabajo convencional, no está mal-. No demasiado ambicioso, pero realista. Quizás ese fue el motivo de que las cosas acabaran sucediendo del modo que lo han hecho. Quizás fue esa actitud, la Ley de Murphy... Como no lo quieres, te lo vamos a dar. O, bueno, no es que no lo quieras, es más bien como estas siendo tan pragmático...



P: ¿Qué hay de tu autoestima? Es buena, ¿no?
JW: Um, sí. Creo que es algo que genera malentendidos. Tengo un enorme deseo por hacer las cosas que hago, esa confianza resulta tan intimidatoria a las personas que tengo alrededor que, a veces, se convierte en algo negativo, lo ven como egoísta o arrogante. Pero no hay mucho que pueda hacer para evitarlo. No podría pararlo aunque quisiera. Me paso el tiempo diciendo -lo siento- o -tiene que suceder-. Lamento que hiera los sentimientos de alguien, trato de ser educado desde cualquier otro ángulo. Cuando estaba de gira con The Raconteurs, le dije a uno de los chicos -La gente me ve en el escenario y les gusta, disfrutan de la energía que pongo ahí arriba, voy a por ello y doy el 100%, nada está escrito en ningún trozo de papel, puedes notarlo. Pero no quieren vivir con un tío así, no quieren desayunar con un tío así. Sólo quieren verle ahí arriba porque es algo curioso de observar- [¿De qué habla? Yo me apuntaría a un desayuno con él, a eso de las 6 de la mañana. Horario White].


La próxima será la última entrega, ¡caiga quién caiga!

Tambien Te Puede Interesar

4 comentarios

Formulario de contacto