Jack White Media

Una hora con Jack White (3)

4/09/2013P. O'Leary

Tercera parte de la entrevista entre Miss Pam y Jackie White (ya es como de la familia). Seguro que alguno piensa ¿tercera? Es que ¡¿va a haber más?! Pues 'lamento' informaros de que, al menos, habrá una cuarta y quinta entrega y, eso, siendo optimistas y sintetizando al máximo. Una hora de conversación da para mucho. Os dejo enlaces directos a las entradas anteriores por si os incorporáis ahora: primera y segunda parte.

P: ¿Cuáles son tus creencias?, ¿fuiste criado de manera religiosa?
JW: Católico. Con todos esos niños [refiriéndose a sus nueve hermanos], ¡tienes que ser católico!
P: Sí, me lo imaginaba. ¿Fuiste monaguillo?
JW: Sí, fui monaguillo en una película llamada Los Crímenes del Rosario, tenía 10 años, con Donald Sutherland y Charles Durning.
P: ¿Cómo ocurrió?
JW: Vinieron a grabar a mi iglesia, en mi escuela. La escuela a la iba era un complejo enorme y el escritor del libro vivía en mi vecindario, en el suroeste de Detroit. 

P: Y eras tan mono que te eligieron, ¿verdad?
JW: [risas] ¡No sé por qué me eligieron! Había unos 100 monaguillos, no sé por qué me quisieron a mí. Pero había otro monaguillo que dejó caer la cruz sobre el sacerdote. Se quedó dormido y dejó caer la cruz sobre él, deseaba ser ese niño con todas mis fuerzas. De hecho, entre las tomas cuando gritaron -corten- me acerqué, recogí la cruz y la sostuve; el director vino hacía mí y me dijo -no, no, no puedes hacer eso; ya tenemos a otro niño haciéndolo- y le dije -oh, pensé que podríamos hacer turnos y el que mejor lo hiciese, saldría en la película-. El mundo del espectáculo, ya el mundo del espectáculo.
P: ¿Por qué querías hacerlo? ¿por el aspecto dramático?
JW: El otro niño era una parte activa de lo que estaba ocurriendo. Estaba creando, yo solo era un espectador inocente que sostenía una vela cerca. La verdad es que nunca había hablado sobre esto. Ni siquiera había pensado en ello hasta ahora.
...


P: Dios, estás haciendo exactamente lo que deberías estar haciendo. ¿Sabes que eso puede sentirse en algunas personas? Estás totalmente alineado con lo que se supone que has venido a hacer a este mundo. Esa es la impresión que das.
JW: Gracias. Eso me hace sentir muy bien.
P: Y este sitio.. ¡Es alucinante!
JW: ¿Qué opinas? Estamos terminando de construirlo.
P: Debes estar emocionado. El dueño de tus propios dominios.
JW: Sí, estoy intentando hacer un lugar único donde todo pueda pasar. En cierto modo, me tropecé con el edificio y pensé que era lo suficientemente grande para acoger todas esas cosas que tenía en mente. Es genial porque cuando era más joven quería ser director de cine o arquitecto. Luego en el taller de tapicería, me encantaban los muebles, escuchaba a arquitectos como Jacobsen o Eero Saarinen. Ahora voy a ser capaz de usar algo de ese diseño. Lo estaba utilizando para las portadas de los álbumes pero nunca he podido realmente incorporarlo porque no podía permitirme los materiales o un sitio para llevarlo a cabo. Es una bendición, tener esta oportunidad. 
P: Sí, ahora puedes integrar todo eso. ¿Quién es ese? (señalando una foto gigantesca en la pared de su oficina).
JW: Es Charley Patton, el cantante de blues. Antes de Son House, antes de Robert Johnson, él es el padre. Y esta es la única foto que hay de él. Encontraron una versión de cuerpo completo. Esta sentado y está tocando la guitarra con lo que parece una navaja. No se ve muy bien. Pero parece como si tuviese un cuchillo debajo del dedo.
P: Mira su expresión. 
JW: Sí y además parece casi como si fuera blanco, sus rasgos. Howlin' Wolf dijo que era medio cherokee.  Hay toda una historia. Él y Son House condujeron hasta Wisconsin para grabar, y Son House le robó a su chica. Se sentó con ella en el asiento de atrás y la tomó allí mismo, mientras conducía.
P: Guau, menuda banda sonora.
JW: Y al día siguiente van y se ponen a grabar juntos.

[Os dejó con una entrevista en la que podéis escuchar a Jack preaching the word sobre Charley Patton, V.O.]


P: Así que, obviamente, te encanta la Historia Musical. ¿Lees muchas biografías y eso?
JW: Lo hago, a veces, y me asusta. Son el tipo de libros que me gustan, sobre hechos reales, cosas que han tenido lugar. Al mismo tiempo me dan miedo. Me pasa lo mismo con los discos. No tengo una colección demasiado grande. Me asusta porque me podría meter de lleno en ello y acabar teniendo cien mil. ¿Sabes a que me refiero? Sería en típico tipo con anteojos encerrado en el sótano. 
P: Te robaría demasiado tiempo.
JW: Sí, igual con la producción de los álbumes. No quiero saber todo lo que se hace en una mesa de mezclas porque podría caer en ello y convertirlo en un proceso mecánico. Así que evito las biografías, leo historias breves... Muchas veces me pasa que estoy a la mitad de un libro y tengo que dejarlo. Por ejemplo el libro de Dylan, no podía con él. Me sentía demasiado reflejado en él. 
P: ¿"Crónicas"? Oh, me encantó.
JW: A mí también me encantó, es precisamente lo que quiero decir. Me encanta y lo siento tan cercano a mí que no puedo, es como -vale, no quiero saber lo que va a pasar en el siguiente párrafo-. 
P: ¿Lo haces?
JW: No puedo, no puedo... es como abrir la Caja de Pandora [...]
P: Eres increíblemente sensible.
JW: Quizás sea eso. Algunas personas, como Charley Patton, es como si nunca hubiesen existido así que me resulta más fácil leer sobre ellos. 

Tambien Te Puede Interesar

0 comentarios

Formulario de contacto