Jack White Media

Jack White: The Hollywood Reporter (2)

2/08/2013P. O'Leary

Seguimos con el artículo que The Hollywood Reporter ha dedicado a nuestro músico favorito, Jack White. No lo he mencionado aún pero el contenido, que estoy "amablemente" traduciendo para vosotros, es en absoluta primicia porque no se pondrá a la venta hasta el próximo 15 de Febrero. Si os perdisteis la anterior entrega, esta es la primera parte de la entrevista.


[Es irónico que el centro de operaciones, casi exclusivamente analógicas, de White haya acabado instalándose en Nashville, una ciudad que presume de haber hecho la conversión de las grabaciones a formato digital mucho antes que ciudades como Los Ángeles o Nueva York. Él "no es de por aquí" como reza el dicho sureño. Pero, de entre todos los inmigrantes, White es el que más ha contribuido a que la 'Ciudad de la Música' haga verdadero honor a su nombre y no viva simplemente de las rentas del Country. La ciudad le ha acogido desde que el músico dejara Detroit y estableciera su tienda allí en 2009. Según el alcalde Karl Dean: "Cada vez que hablo de la pluralidad de la música que puede encontrarse en Nashville y de la creatividad que existe en esta ciudad, sale el nombre de Jack White. Jack fue la primera persona a la que la ciudad otorgó su premio de Embajador de la Ciudad de La Música, en 2011, porque representa, mejor que nadie, el clima creativo único de esta ciudad y su diversidad musical, y ha llevado este mensaje por todo el mundo".

White, de 37 años, creció como el 10º hijo -el "séptimo hijo (varón)" como inmortalizó en la canción de "Ball and Biscuit"- de un matrimonio formado por un padre, dedicado al mantenimiento, y una madre que hacía las labores de secretaria para la Arquidiócesis Católica de Detroit. Antes de crear su imperio discográfico, Third Man era el nombre del negocio de tapizado de muebles, en el que trabajaba a mediados de los 90 en Michigan. Aunque, sus excéntricas tendencias -solía escribir poesías en el interior de los muebles que tapizaba y hacía los recibos con ceras de colores- no tuvieron la buena acogida que, posteriormente, tendrían en el negocio de la música.
Formó The White Stripes en 1997, una banda con reminiscencias de blues compuesta por él mismo y Meg White ('esa extraña pareja'). Durante años, hasta su disolución en 2011, insistió en que era su hermana, aún cuando los paparazzi habían revelado que era su ex-mujer. Ese es el tipo de 'proyecto artístico' que es capaz de desplegar para proteger su intimidad y desviar cierto tipo de atención. Los periodistas que han tenido la oportunidad de entrevistarse con él a lo largo de los años, siguen divididos entre los que opinan que se trata de la persona con más capacidad para auto-mitificarse que han conocido y los que opinan que es el prototipo de persona honesta y realista en la que solo los dioses del rock y los héroes de la guitarra pueden convertirse. (En realidad White no se lo pone demasiado fácil a la prensa, dejando caer de cuando en cuando auténticas 'perlitas' tan absurdas como perfectamente estudiadas...)

Después de que los Stripes alcanzaran el éxito en el circuito comercial, en 2003, con "Seven Nation Army" (...) White entró en conflicto directo con los 'guardianes' de la escena indie de Detroit. Sintiéndose permanente acusado de máxima traición allí, pronto dirigió su mirada hacia Nashville. "Fue un movimiento de pura supervivencia por mi parte. Me encontraba en una situación realmente problemática" explica, cuando su ciudad natal se vio profundamente dividida por este motivo. "¿Dónde se supone que debía ir? No me gustan las grandes ciudades. No me gusta París, Tokio, Nueva York... no puedo existir en las grandes ciudades; me producen claustrofobia y me hacen sentir sin ningún valor". Tampoco era precisamente fan de Tinseltown y la atención mediática que atrajo mientras estuvo saliendo con Renée Zellweger, alrededor de 2004.
"Mi personalidad y las cosas que me propongo conseguir a diario no serían posibles, creo, en uno de esos pequeños pueblos americanos de 3000 habitantes que tanto me gustan. En Nashville, podía tener a mis hijos conmigo y podía ofrecerme lo que necesitaba, musicalmente hablando. Una vez que Third Man se materializó, supe que no podría haber existido en ningún otro lugar. Cuando Karen y yo nos mudamos, no teníamos ningún amigo aquí, no conocía a nadie del panorama musical tampoco. Todo era completamente nuevo. Ahora parece que lleve viviendo aquí 50 años. Viviré aquí siempre".
Se está refiriendo a Karen Elson, la cantante-modelo con la que se casó en 2005, seis años después emitieron un comunicado de prensa en el que declaraban que iban a organizar una fiesta conjunta para celebrar su divorcio (parece haber sido amistoso ya que los discos de Elson siguen ocupando un lugar prominente en la tienda de Third Man). Tienen dos hijos... con los que White pasa mucho tiempo a pesar de su actividad empresarial y musical. "Cuando tienes hijos, piensas -Oh no, no voy a tener tiempo para nada más nunca más-. Pero no es cierto. Cuando vuelvo de un tour, todavía paso 10 veces más tiempo con mis hijos que el que mi familia me dedicaba a mi, y todos tenían trabajos de 9 a 5 y vivíamos juntos. Es gracioso: realmente hay tiempo para todo].

Mañana última entrega...

Tambien Te Puede Interesar

0 comentarios

Formulario de contacto