Jack White Tour

Declaración de intenciones

12/17/2012P. O'Leary

Cuando uno accede a la página web oficial de Jack White III y lo primero que se encuentra, justo encima de la portada de su álbum debut en solitario Blunderbuss, son críticas negativas (las únicas malas que ha recibido, imagino); uno puede pensar que está tratando con un excéntrico o que constituye toda una declaración de intenciones. Podía haber elegido destacar cualquiera de las numerosas excelentes críticas que se ha granjeado en 2012 (no obstante, está nominado a los Grammy en tres categorías, "Mejor Álbum del Año" entre ellas) pero no sería su estilo. Jack White es cualquier cosa menos un artista convencional.


Muchos de sus fans más fieles postulan que, probablemente, es el músico más infravalorado de nuestra época; otros, sin embargo, opinan que todo lo contrario cuando lo suyo tampoco es para tanto, y los últimos piensan que sí disfruta del crédito que se merece. Sin entrar en juicios personales, curiosamente este tipo de valoraciones "metafísicas" sobre la repercusión de su música, al igual que otras muchas cuestiones relacionadas con él, se dirimen siempre en un entorno muy localizado. De hecho, normalmente están restringidas a los países anglosajones y, sobre todo, a EEUU. Parece lógico que, en España, polemicemos sobre los artistas nacionales y, allí, hagan lo propio. Pero el quid radica en que el alcance de la música de Jack White, desde mi humilde punto de vista, merecería trascender todas las fronteras. Su talento es innegable, sobre todo comparado con otros artistas internacionales de gran calado, y el acercamiento que hace a su trabajo (así lo denomina él) es tan honesto y tan auténtico que da miedo.

Si el común de los mortales (cualquiera de los que se desgañitan coreando, en un campo de fútbol, el "lolololololooolooooo" de su Seven Nation Army) tuviera la más mínima noción de sus aptitudes y actitudes musicales, sería inexplicable que, en el tour que le ha traído el pasado Septiembre a Madrid y Barcelona, hubiese tocado en recintos con un aforo que apenas superaba las 3000 personas. Tres semanas después, llenaba dos noches consecutivas el Madison Square Garden en NYC.

Si es por desconocimiento, bien porque su género musical no es precisamente el más popular en este país; porque no le pinchan en la radio o no programan sus vídeos en la TV; o porque todo lo que canta y dice, y se dice sobre él, es en inglés y "fíjate tú qué acento, que no se le entiende nada"... sirva este blog para arrojar un poco de luz. Si el motivo es que su música simplemente no gusta, pues... a otra cosa.

Críticas negativas de Blunderbuss

Linda dice "Sus canciones son frecuentemente poco más que blues sin garra, les falta pasión y ese carácter real, añejo, que hace que este género le llegue a tanta gente".

Brittanie añade: "La última vez que le vi tocar fue probablemente hace 10 años... Pero por toda la habilidad que ha exhibido, en bandas como Dead Weather y Raconteurs, ha perdido ese toque de crudeza que hizo que los amantes de la música, como yo, fuésemos fans suyos en un primer momento".

Por ultimo, Josh twitea: "Solía desear que Jack White tuviese una banda 'real' tras él, pero ahora echo de menos a The White Stripes. Me gusta su otro trabajo pero de todas formas". 

Tambien Te Puede Interesar

0 comentarios

Formulario de contacto